Zaragoza
Suscríbete

tribunales

Condenado a 18 años de cárcel el padre que degolló a su hija de 3 años en Zaragoza

El tribunal deja pendiente la decisión de enviarlo a un psiquiátrico penitenciario o a una prisión normal para cumplir la condena. 

El acusado, durante una de las sesiones del juicio celebrado en la Audiencia.
El acusado, durante una de las sesiones del juicio celebrado en la Audiencia.
Agencia EFE

El nigeriano Nossa Churchill Osarenmwida ha sido finalmente condenado a 18 años de cárcel por asesinar a su hija de tan solo 3 años. La sentencia era la esperada, pues era la que había solicitado la Fiscalía y la acusación particular, ejercida por la abogada Patricia Chueca, y con la que se había conformado la abogada del acusado, Carmen Sánchez, una vez que su cliente admitió ser el autor de tan execrable crimen.

Osarenmwida fue declarado por un jurado culpable de asesinato, con las agravantes de alevosía y parentesco, por acabar a cuchilladas con la vida de la niña cuando dormía en su habitación junto a su hermano, de 2 años, el 14 de septiembre de 2020, en su casa de la calle de Domingo Ram.

La cuestión ahora es saber si la pena de prisión la cumplirá en un centro penitenciario normal o en uno psiquiátrico, como el de Fontcalent (Alicante), que acoge a los reclusos que presentan trastornos mentales. El magistrado-presidente del jurado, José Ruiz Ramo, explica que tomará esta decisión, durante el trámite de ejecución de la sentencia, una vez que escuche a las partes y a los médicos forenses, dado que le ha sido aplicada la eximente incompleta de trastorno mental.

El acusado, según los forenses, era objeto de "diferentes estresores psíquicos, consumo crónico y elevado de cannabis, problemas laborales, dificultades económicas, posible conflicto de pareja y antecedentes psiquiátricos". La suma de todos ellos pudieron suponer "una afectación de sus capacidades volitivas y cognitivas" en relación al "control de los impulsos" y a "comprender totalmente las consecuencias de cumplir las órdenes que le daban las voces".

No obstante, reconoció haber ido con el cuchillo a la habitación donde dormían su hija de 3 años y su hijo de 2 y haber cogido a la niña. Para los médicos, esto indica una "capacidad electiva" por lo que es "asumible" que Nossa Churchill tuviera mermadas sus capacidades en "grado medio"

Esta apreciación obligó a la Fiscalía a aplicarle la circunstancia eximente incompleta de trastorno mental y a reducir la petición inicial de prisión permanente revisable a una condena de 18 años. Además, el magistrado le impone cinco años de libertad vigilada cuando cumpla la condena y el pago de una indemnización de 100.000 euros a la madre y al hermano pequeño de la criatura asesinada.

En cuanto a la responsabilidad civil, el acusado no podrá hacer frente a ella puesto que es insolvente, aunque la familia podría solicitar la ayuda a víctimas de delitos violentos que prevé la ley y obtener alguna compensación económica. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión