Zaragoza
Suscríbete

sucesos zaragoza 

"Sale más barato agredir a un policía que cometer una infracción de tráfico"

La Policía Local se suma a la queja del CNP y Guardia Civil y exige más plantilla y medios contra los ataques a los agentes de los distintos cuerpos. 

La agresión sufrida por un inspector de policía durante la semana del Pilar en Zaragoza puso en marcha un movimiento de indignación y protesta entre los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que cada día va a más. Este martes  fue la Policía Local de la capital aragonesa la que, convocada por todos sus sindicatos, se concentró delante del cuartel de la calle de Domingo Miral para condenar estas reacciones violentas contra las que creen que hay "poca respuesta" judicial y poca exigencia de la Fiscalía.

El delegado de Comisiones Obreras en la sección sindical de la Policía Local del Ayuntamiento, Javier López, explicó que se ha detectado un "cambio de hábitos sociales", especialmente en el ocio nocturno, por parte de una "pequeña parte" de la ciudadanía, que se comporta de manera "inusualmente violenta e incívica". Ese cambio no ha ido acompañado de las decisiones políticas adecuadas que permitan afrontar esta nueva situación. 

Demandan una nueva estructura organizativa de unidades "que ya estaba programada pero no se ha hecho"– que se adapte al número actual de agentes que forman la plantilla. "Mantenemos la estructura de la Expo de 1.300 policías cuando estamos 920", señaló López, que pidió más personal, mayores medios materiales y formación". "Necesitamos cámaras policiales, vehículos adecuados, defensas y medios intermedios para intervenir", enumeró.

Los manifestantes no estuvieron solos. Compartiendo los mismos problemas y reivindicando idénticas soluciones, policías nacionales y guardias civiles los acompañaron en la protesta.

"Sale más barato pegar a un policía que cometer una infracción de tráfico", afirmaba Antonio Alijarde, de Jupol. "La gente no tiene miedo de desafiar la orden de un policía. Saben que no irán a prisión. No temen el castigo", añadió. "Se ha perdido el principio de autoridad. Hay que atajar los atentados a funcionarios públicos en acto de servicio con todos los mecanismos que tiene el Estado de derecho, modificar el Código Penal y dotar de más medios a cuerpos policiales", subrayó Ángel Mena, del SUP. Raúl Moral, guardia civil secretario de Jucil, explicaba que la semana pasada dos patrullas fueron atacadas en Muel por cuatro varones que salieron con llaves inglesas al verlos llegar para atender una llamada de auxilio por violencia de género. Los cuatro, que al final fueron detenidos, llegaron a agredir a los funcionarios. 

También mostraron su apoyo, que fue acogido con agradecimiento, la delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano, y la concejal delegada de Policía Local del Ayuntamiento de Zaragoza, Patricia Cavero, entre otros ediles. Igualmente estuvo presente el súperintendente de la Policía Local, Antonio Soriano, y el intedente principal, Juan Manuel Maroto. 

Rosa Serrano reiteró su apoyo a la labor de los agentes y los felicitó por la detención del agresor del inspector. Patricia Cavero remarcó que el trabajo de la Policía Local es "impecable" y añadió que ante cualquier agresión estarán a su lado y frente a los agresores. Ambas destacaron que afortunadamente son actos minoritarios.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión