Zaragoza
Suscríbete

entrevista

Fernando Beltrán: "¿Gratis? Los disturbios del Casco Viejo pueden costarle a alguno 5 o 6 años de cárcel"

El subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Fernando Beltrán, cree necesario evitar los alarmismos, pero es sensible al incremento de la agresividad en las calles de la capital y advierte de las graves consecuencias penales.

El subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Fernando Beltrán, durante la entrevista.
El subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Fernando Beltrán, durante la entrevista.
Oliver Duch

El Pilar 2021 deja más de 150 detenidos, cargas policiales de madrugada, varias agresiones graves, no solo a ciudadanos sino también a policías... ¿Entiende que la gente se sienta insegura?

La seguridad ciudadana tiene un aspecto cuantificable que viene dado por la tasa de criminalidad, que mide los delitos por cada mil habitantes. Afortunadamente, en Aragón, la tenemos diez puntos por debajo de la media nacional. La de España es del 39,2%, mientras que aquí estamos en el 29,2%. Con los números en la mano, se puede decir que este es un territorio seguro. Y Zaragoza ciudad también lo es, lo que no quita que en momentos puntuales se hayan producido episodios violentos.

Pero los graves disturbios del Casco Viejo abrieron telediarios.

Desafortunadamente, se importó el modus operandi visto en otras grandes ciudades españolas de recibir a la Policía a botellazos. La gran diferencia es que mientras en Madrid, Barcelona o Bilbao se produjeron dos o tres detenciones, aquí se practicaron 18. Y sin negar la realidad, fue una actuación muy eficaz por parte de Policía Nacional, que atajó de raíz el problema en una noche.

Los sindicatos policiales lamentan que estas acciones acaben saliendo gratis. Y lo cierto es que    el juez dejó en libertad a todos los detenidos.

De entrada, eso llama la atención. Lo que no llega al ciudadano es que la causa judicial sigue adelante. Pero que a nadie se le olvide, los disturbios del Casco no saldrán gratis. A alguno de los    trece mayores de edad detenidos les puede costar penas de cinco o seis años de cárcel. Unos pensarán que es poco, otros que mucho. Pero, ¿gratis? Desde luego, yo creo que eso no es salir gratis.

La Policía Nacional prefiere no hablar del problema con la prensa. Pero, ¿qué le transmiten a usted los responsables de la Jefatura Superior? ¿Les preocupa ese repunte de la violencia?

Sí. Esa respuesta es clara y contundente. Se está viendo un punto más de agresividad en los robos con fuerza o intimidación, que han pasado a ser robos con violencia. Y efectivamente esa tipificación sí que se ha incrementado. Se ha respondido con más gente en la calle, intervenciones mucho más rápidas y una muy buena coordinación con la Policía Local de Zaragoza.

¿A qué creen que obedecen esas conductas más hostiles o violentas por parte de la gente?

Sí que hemos observado como un fenómeno sociológico postpandemia la pérdida de respeto hacia los agentes de la autoridad. Y no hablo solo de policías, sino también de sanitarios, educadores, etc. No sé si se debe al año y medio que hemos estado sujetos a unas normas estrictas, los sociólogos nos lo explicarán.

¿Debería cambiar el escenario ahora que empiezan a desaparecer las restricciones de la pandemia? ¿Se irán disipando poco a poco los botellones?

Yo creo que sí. La previsión que tenemos con Policía Nacional es que este va a ser un fin de semana diferente a los anteriores. Se espera más gente en los locales –que podrán atender en la barra y disfrutarán de horarios más amplios– y menos en la calle.

No hemos hablado de las agresiones    sexuales, que parece que solo se visibilizan para el Pilar y se silencian el resto del año. Pero en el primer semestre de 2021    se han producido más de 200 delitos contra la indemnidad sexual en Zaragoza.

Hay que tener en cuenta que hablamos de investigaciones complejas que no se resuelven de la noche a la mañana y hay que valorar aspectos como una posible revictimización de la persona agredida o una alarma social innecesaria. Entiendo que haya una necesidad de inmediatez en la información, pero entiendan que nosotros, por responsabilidad, nos debemos a unos tiempos.

Y ¿qué pasa con las bandas latinas de las que tampoco le gusta hablar a la Policía? Se suceden las agresiones e incluso se investiga una violación grupal.

Claro que nos preocupa, porque se produjeron bastantes problemas en varios parques. Pero se trabajó con la Policía, se investigó y se detuvo a los cabecillas de la principal organización, los Dominican Don’t Play (DDP). Y sin atreverme a decir taxativamente que estamos a cero, sí cabe decir que, con el encarcelamiento de esta gente, el impacto de esta violencia ha disminuido de forma

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión