Zaragoza
Suscríbete

sucesos

Cinco detenidos en Zaragoza por patear a dos amigos y dejar grave a uno para robar un móvil

Una de la víctimas sufrió un traumatismo craneal a causa de un fuerte botellazo y tuvo que ser trasladada al hospital Clínico. La Fiscalía pidió ayer prisión provisional para los agresores, pero quedaron en libertad.

Dispositivo de la Policía Nacional por las 'no fiestas' del Pilar 2021
Dispositivo de la Policía Nacional por las 'no fiestas' del Pilar 2021
Oliver Duch

Las madrugadas de la llamada semana cultural del Pilar siguen dejando episodios violentos. Y aunque afortunadamente son los menos, para la gran cantidad de personas que está saliendo a la calle, lo cierto es que algunos están revistiendo cierta gravedad. Por ejemplo, el que se produjo sobre las 4.00 del pasado 13 de octubre a las puertas de un bar del Casco Viejo de Zaragoza y del que fueron víctimas dos amigos, ambos de 29 años y vecinos de Calatayud.

Los dos jóvenes salían del bar Tony Wilson, en el cruce de las calles Temple y Contamina, cuando uno de ellos notó que alguien le introducía una mano en el bolsillo del pantalón con intención de hurtarle la cartera. Al girarse para ver quién era y pedirle explicaciones,  se dio cuenta de que los rodeaba un grupo de cinco individuos, a los que al parecer después se sumaron muchos más. En cuestión de segundos, ambos amigos estaban en el suelo recibiendo una lluvia de patadas y puñetazos, la mayoría en la cabeza. De hecho, a uno de los jóvenes le agredieron con una botella de cristal de litro provocándole una traumatismo craneal del que tuvo que ser asistido en el hospital Clínico.

No sin dificultad, puesto que se encontraban malheridas y prácticamente en estado de shock, las víctimas lograron huir y llegar hasta la plaza de San Felipe, donde distinguieron enseguida a varios agentes de uniforme. Se trataba de una patrulla de la Unidad de Intervención Policial (UIP), que precisamente controlaba la zona de madrugada para evitar incidentes. Y no eran los únicos, puesto que otra pareja de funcionarios de paisano del Cuerpo Nacional que también vigilaba el entorno se percató de la presencia de estos dos jóvenes ensangrentados y acudió también a auxiliarlos.

De entre 16 y 19 años

El herido más grave se quedó con los agentes de la UIP a la espera de la llegada de una ambulancia, mientras que los otros agentes regresaron con la otra víctima al lugar de los hechos para intentar localizar y detener a sus agresores.  El joven les dijo que podría identificarlos sin ningún problema y eso fue lo que hizo, ya que seguían en la calle del Temple.

De los cinco detenidos, dos resultaron ser menores, de 16 y 17 años, domiciliados en sendos centros de acogida de Zaragoza. Los adultos fueron identificados como Jaber S., Kheiddine B. y Mohamed M., de entre 18 y 19 años. El último dio en principio un nombre falso, pero una vez en comisaría se descubrió su verdadera identidad, lo que permitió averiguar que a lo largo de este año había sido arrestado en otras tres ocasiones: una por tráfico de drogas y dos por robos con fuerza.

Ninguno de los detenidos portaba el teléfono móvil que habían robado a uno de los agredidos. Sin embargo, el terminal le fue intervenido poco después a un menor que fue interceptado por la Policía Local. Una patrulla lo vio correr, mirando todo el tiempo hacia atrás y le dio el alto. Al cachearlo, casualmente, comprobaron que llevaba el teléfono del agredido en el Casco.

Los tres mayores de edad pasaron ayer a disposición judicial, negándose todos ellos a declarar.Dada la gravedad de los hechos, la Fiscalía pidió prisión provisional para todos, pero la jueza entendió que no estaba justificada y acordó su puesta en libertad.

Otras tres agresiones

La juez de guardia dejó también ayer libre a Álvaro G. G., el joven de 19 años detenido en la madrugada del miércoles en el distrito universidad por romper una copa de cristal en la cabeza a otro, causándole una brecha en la frente. La defensa, a cargo de la letrada Marina Ons, solicitó su puesta en libertad y la magistrada aceptó. Por otro lado, la Policía Local y la Nacional tuvieron que intervenir también ayer en las calles de Conde Aranda y Burgos por sendos episodios violentos de madrugada que se saldaron con otros dos detenidos. El primero por robo y el segundo por lesiones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión