Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Día del Pilar

Todo preparado para una nueva estrategia de desarrollo urbano en Zaragoza

En un contexto de dificultad financiera y a la espera de los fondos europeos, la ciudad se prepara para definir una agenda urbana para los próximos diez años.

Vistas del Casco Histórico de Zaragoza.
Vistas del Casco Histórico de Zaragoza.
Laura Uranga

Zaragoza está en una fase de tránsito entre el modelo urbano que definió el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2001, sostenido por el crecimiento de la ciudad hacia el sur y en los barrios rurales, y uno nuevo que está todavía por escribir. Pero ya se apuntan algunos trazos que habrá que tener en cuenta de forma inevitable: la transformación de modelo energético, la sostenibilidad ambiental, la movilidad o la digitalización serán las bases que guiarán esta estrategia urbana.

Tras completarse el barrio de Valdespartera, la gran referencia del PGOU vigente, siguen pendientes de desarrollo grandes bolsas de suelo, como la de Arcosur, Miralbueno, avenida de Cataluña, huerta de Miraflores o barrio del AVE. En total, más de 68.000 viviendas a la espera de construcción, lo que garantiza un crecimiento sostenido de la oferta de vivienda nueva en los próximos años. Aunque nunca son bajos, Zaragoza ocupa el puesto 25 en precios de la vivienda.

Garantizado esto, nace como nuevo eje de la acción urbanística y de vivienda la recuperación de la ciudad interior, con nuevas y ambiciosas políticas de rehabilitación, un mecanismo de dinamización económica (por contar con aportaciones privadas) y de mejora de los barrios consolidados que ha ganado un gran protagonismo durante la pandemia. Prácticamente la mayoría de los principales ayuntamientos se han lanzado a esta estrategia, también el de Zaragoza, que ha dedicado en 2020 y 2021 un total de 13,9 millones de euros. La construcción de vivienda sobre suelo público para posibilitar el alquiler es otro reto.

La elevada capacidad residencial de Zaragoza ha llevado al gobierno municipal PP-Cs a descartar una revisión del PGOU, aunque el alcalde, Jorge Azcón, defiende la redacción de un documento de agenda urbana, cuyo contenido aún se debe concretar.

La capital espera el maná europeo para completar su transformación

Tras la Expo 2008, el mayor proceso de transformación vivido por Zaragoza desde la Hispanofrancesa de 1908, el Ayuntamiento de la capital inició una etapa de dificultades que, agravadas por la crisis financiera global que se produjo tras la muestra internacional, ha dejado notar sus efectos durante más de una década. La deuda, la escasa capacidad inversora y la insuficiente entrada de fondos de otras administraciones limitan las opciones de la ciudad de continuar con su proceso de transformación.

Los datos son crudos. Zaragoza no solo es la tercera ciudad más endeudada tras Madrid y Barcelona, con una losa más elevada que Sevilla o Valencia. Es también la primera si se analiza la deuda por habitante de las grandes urbes españolas. La caída de ingresos derivada de la crisis de 2008, las sucesivas captaciones de créditos para pagar a sus proveedores, la acumulación de sentencias judiciales (derivadas en gran medida de los impagos a las contratas)o el enorme pasivo que arrastra el tranvía de Zaragoza son algunas de las causas. Las cifras son mareantes: 701 millones de deuda a finales de 2020 (1.028 por habitante).

La elevada deuda, acompañada por un gasto corriente que devora el 70% del presupuesto, ha limitado las opciones de inversión en los últimos años: apenas se han reformado calles o levantado nuevos equipamientos, salvo excepciones como el Mercado Central. El estado de las calles, que ahora se empieza a revertir con nuevas inversiones en asfaltado y aceras, es un ejemplo claro de esta situación de debilidad.

Pero se vislumbra una esperanza: la recuperación económica y del empleo tras la fase dura de la pandemia y la llegada de fondos europeos (España tiene asignados 140.000 millones de euros). Aunque todavía hay dudas respecto a cuántos proyectos serán finalmente aceptados, en el Ayuntamiento prima el optimismo por las elevadas cuantías que hay reservadas para los municipios.

.

Solo en transporte, con proyectos como el de la compra de 68 autobuses eléctricos y dos tranvías, el Consistorio quiere lograr fondos por 49,1 millones. Además, se han presentado proyectos en materia turística por valor de 2,6 millones de euros Zaragoza sigue a la espera de que se concrete la llegada de mayores ayudas para afrontar la covid, así como de que se cierre finalmente el convenio bilateral de financiación con la DGA, pendiente desde hace cuatro años.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión