Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

pilar 2021

El rincón favorito de Ángel Dolado: "En Santa Isabel me encuentro bien, a gusto, la gente me conoce y me respeta"

En estos momentos de la vida de Ángel Dolado, Justicia de Aragón, el zaragozano barrio de Santa Isabel acapara todas sus querencias.

Plaza Mayor del zaragozano barrio de Sant Isabel
Plaza Mayor del zaragozano barrio de Sant Isabel
José Miguel Marco

En la memoria de Ángel Dolado, Justicia de Aragón, permanecen inalterables pretéritos rincones de su infancia, como las piscinas del emblemático castillo Palomar, desaparecido en 1970, epicentro de las tardes de aquellos tórridos veranos. Pero, ahora, en estos momentos de su vida, el zaragozano barrio de Santa Isabel acapara todas sus querencias. "Un barrio –señala–, potenciado por familias jóvenes con hijos, que urbanísticamente es todo un modelo residencial". Aquí, en Santa Isabel, se ubican sus principales zonas de ocio: "Mis referencias con todo el entorno del río Gállego, con sus maravillosos paseos, y también hacia Movera; aquí tengo mi campo de fútbol, mis bares favoritos, esa hermosa plaza Mayor, con su iglesia, sus quioscos, sus pastelerías...", afirma. Y, lo más importante, aquí es donde "me encuentro cómodo, me siento a gusto y bien, porque la gente me conoce y me respeta, en el sentido de que no me abordan por la calle; y eso, en el centro de la ciudad, es mucho más complicado". Para Ángel Dolado, otro de los alicientes es que disfruta de la compañía de vecinos como Víctor Bravo, amigo desde la infancia y entrenador del CD Teruel, "con el que mis hijos se han criado en el barrio de Santa Isabel".

Por Antón Castro

Si buscas Santa Isabel lo mejor que puedes hacer es tomar el puente de Hierro y salir a la avenida de Cataluña. Cruzas el río Ebro, piensas en la margen izquierda y buscas la ribera del Gállego. En apenas diez minutos, o quizá más, tras dejar atrás ese territorio que antaño fueron torres, campos de cereal y casi un páramo, llegas a la rotonda: sigue recto y avanza. En Santa Isabel hay nombres muy queridos: el poeta José Antonio Rey del Corral da nombre a una residencia de ancianos; la Biblioteca Pública rinde homenaje a Inocencio Ruiz Lasala, que fue librero de viejo en la calle Libertad y la calle Cuatro de Agosto y escribió libros sobre impresores e imprentas, Blasco Ibáñez y Goya; el pabellón deportivo se denomina Fernando Escartín, como el bravo ciclista de Biescas que fue tercero en el Tour y ganó una etapa en 1999. De Santa Isabel es el bailarín Miguel Ángel Berna, que mezcla la jota y el flamenco, y ha recordado a menudo sus inicios como cantador de antes de ser bailarín.

Ya estás ahí, en este barrio que pertenece a Zaragoza. Tras callejear un poco, si te apetece, aparca y acércate a la plaza Mayor: grande, llena de árboles, con bancos y esas caprichosas manchas de luz y de sombra que dejan las distintas horas del día, con la iglesia, las pastelerías, los pequeños comercios. Siéntete cómodo. Aquí serás bien recibido: Santa Isabel es un barrio pero tiene alma de pueblo donde todos se conocen. Y no solo eso: se sienten vecinos y convecinos y casi familiares.     

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión