Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

Solidaridad en Las Fuentes: "A raíz de la covid muchas personas llegan a la asociación con lo puesto"

El proyecto de Alimentos Solidarios lleva 13 años en marcha y los responsables aseguran que el perfil de las personas atendidas ha variado y que la pobreza se cronifica.

Reparto de alimentos de la Asociación Civitas en Las Fuentes.
Reparto de alimentos de la Asociación Civitas en Las Fuentes.
Heraldo

El proyecto de Alimentos Solidarios de la Asociación Civitas del barrio de Las Fuentes ha entregado este año -desde enero y hasta finales de septiembre- 124.857,50 kilos de alimentos entre 1.800 familias con dificultades y en riesgo de exclusión. Una cifra que sin duda no deja de aumentar cada día ya que se siguen repartiendo lotes todas las semanas.

Estos lotes suelen incluir productos de primera necesidad como leche, legumbres, pan, arroz, pasta, algo de fruta, fideos, pero también material escolar y productos de higiene y de limpieza. Los alimentos son aportados por el Banco de Alimentos de Zaragoza, FEGA Gobierno de Aragón, Mercadona, así como bares, restaurantes y vecinos del barrio. También provienen de campañas solidarias del AMPA Obra Diocesana Santo Domingo de Silos y de entidades deportivas Montecarlo U.D. y A.D. Lepanto.

El presidente de la Asociación Civitas, Laureano Garín, destaca que Las Fuentes “siempre ha sido un barrio solidario” y esta esencia no solo no se ha perdido en el último año, sino que ha aumentado con la pandemia. Destaca que en 2021 se han “triplicado” las cantidades que han recibido lo cual les “ha permitido llegar a más gente y continuar realizando labores de mejora social”.

Los alimentos son recogidos y preparados en lotes por un centenar de voluntarios altruistas, si bien “habitualmente son alrededor de 30, de los cuales algunos son también beneficiarios”, explica Garín. “Hemos apostado por un perfil de voluntarios que no tengan papeles o estén en paro, porque ayudan además de ser ayudados”, cuenta.

Civitas cuenta con un listado de 1.800 familias a las que se va llamando periódicamente para entregarles lotes de productos. Para ser beneficiarios, “tienen que cumplir ciertos requisitos como estar en el paro o presentar un certificado de que no cobran o no tienen pensión”, detalla Garín. “Cuando los llamamos, se les hace una pequeña entrevista para conocer su situación y evaluar si esta ha mejorado”, explica. Aunque admite que “pocos salen de estas circunstancias porque muchos son parados de larga duración y son situaciones que tienen a perpetuarse”, se lamenta. Destaca que, sin esta ayuda que ellos aportan, muchas familias “no tendrían nada que llevarse a la boca”.

La crisis producida por la covid-19 ha hecho que en la asociación se encuentren con “múltiples tipos de casos”: familias con todos los miembros en paro, gente que tenía un trabajo fijo y estable en hostelería y que lo ha perdido todo, “hasta el punto de tener que acudir a nosotros porque no tenían nada que dar de comer a sus familias”. Destaca también que "se dan muchos casos de personas que llegan a la asociación con lo puesto”.

El presidente de la Asociación se muestra preocupado por el cambio en el perfil de las personas a las que atienden. “Cuando comenzamos en 2008 con un comedor social, la situación de quienes acudían a nosotros era mayoritariamente transitoria”, explica. Sin embargo, asegura que ese elemento de transitoriedad ha desaparecido hoy en día: “En la actualidad tenemos personas de todas las edades cuya situación se alarga mucho en el tiempo y, cuando se cronifica una situación de pobreza, de desempleo y exclusión, hace mucha mella y la gente se pierde”, expone Garín preocupado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión