Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

tribunales 

Juzgan a un joven por perseguir a menores en Zaragoza para abusar de ellas en los ascensores

El imputado intentó llevarse a una de las víctimas cuando la encontró jugando en un parque cerca de la ribera del Ebro.

Parque San Pablo
Parque San Pablo de Zaragoza, donde se produjo uno de los abusos
Gmaps

Francisco M. V. tiene solo 20 años pero, a pesar de su juventud, está acusado de intentar abusar sexualmente de tres chicas menores de 16 años y exhibirse y masturbarse delante de una cuarta. Salvo a una de ellas que la abordó en un espacio público, al resto las siguió por la calle hasta los ascensores de sus respectivas viviendas, donde presuntamente consumó los delitos.

La Policía lo detuvo a principios de 2021, cortando de esta manera una espiral de abusos que presuntamente había comenzado en el mes de diciembre cuando hacía poco que había llegado a la capital aragonesa y no tenía domicilio conocido. De hecho, dejó sus pertenencias en el centro de consigna de San Blas.

El juicio contra él se celebró ayer en la Audiencia Provincial de Zaragoza a puerta cerrada para proteger la identidad e intimidad de las víctimas menores de edad. La Fiscalía solicita para él una pena de cinco años de cárcel por tres delitos de abusos sexuales y otra de un año de prisión por otro delito de exhibicionismo.

Según pudo saber este diario, los hechos se cometieron entre el 15 de diciembre y mediados de enero de 2021, cuando fue arrestado tras ser identificado por las víctimas y testigos, los cuales impidieron que se llevase a una menor del parque de San Pablo, situado junto a la orilla del Ebro en el paseo de Echegaray y Caballero, cerca del puente de La Almozara.

Allí abordó a una niña que estaba jugando con la nieve, ya que coincidió con los días de enero en que la borrasca Filomena había dejado una gran nevada en la ciudad. Presuntamente, Francisco M. V. se acercó a la chica, la manoseó, le tocó los pechos y los glúteos e intentó llevársela de allí. La menor se resistió y comenzó a gritar, lo que alertó a personas que estaban cerca y que, al ver lo que ocurría, acudieron en su ayuda e impidieron que cumpliera su propósito.

En los otros tres delitos de abuso actuó de manera diferente. En esas ocasiones, siguió a las menores hasta los portales de sus domicilios, accedió con ellas hasta los ascensores y allí las sometió a tocamientos y se masturbó delante de una de las víctimas.

Uno de los hechos se produjo en un edificio del camino de Torrecillas, en el barrio de la Jota, otro en la calle de San Victorián, en Las Fuentes y un tercero cerca de la plaza de José María Forqué, en el Casco Histórico. En algún caso, la menor plantó cara al agresor, que terminó huyendo.

Además de las penas de prisión, la Fiscalía solicita una indemnización de 1.000 euros para tres de las víctimas y de 2.000 para la que sufrió tanto los abusos como el exhibicionismo.

También pide medidas de alejamiento y la prohibición de comunicarse o acercarse a las menores de edad durante tres años, así como seis de libertad vigilada. Al parecer, el acusado, que no tiene antecedentes penales, ha negado los hechos en todo momento. En estos momentos se encuentra en prisión provisional por estos hechos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión