Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

guardia civil zaragoza 

La Guardia Civil elogia la lucha contra la pandemia en el día de su patrona en Zaragoza

Reconoce el esfuerzo de las instituciones y colectivos y resalta la capacidad de la Benemérita para afrontar situaciones como la vivida y garantizar la seguridad y los derechos de los ciudadanos 

El general Almiñana, en un momento del acto celebrado en el patio del Museo de Zaragoza
El general Almiñana, en un momento del acto celebrado en el patio del Museo de Zaragoza
Javier Belver

La Guardia Civil ha celebrado este viernes los actos para conmemorar a su patrona, la Virgen del Pilar, en un escenario hasta ahora inédito, como ha sido el patio del Museo de Zaragoza, donde tuvo lugar una parada militar con agentes de diferentes unidades y especialidades del Cuerpo.

La entrega de condecoraciones, con las que se ha reconocido méritos y servicios tanto de miembros de la Benemérita como del Ejército, la Policía Nacional, Local, instituciones y empresas, ha precedido los discursos del presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, que presidió el acto oficial, y del general Jefe de la 8ª Zona de la Guardia Civil de Aragón, Francisco Javier Almiñana. Ambos estuvieron acompañados por la delegada del Gobierno de España en Aragón, Rosa Serrano.

Lejos de enumerar estadísticas de servicios de los agentes, como suele ser habitual este día de celebración y felicitaciones, el general Almiñana ha hecho especial mención al trabajo prestado por la Guardia Civil durante la pandemia. Ha destacado que "cuando hay que afrontar hechos tan adversos que afectan a toda su población y que tanto sufrimiento y vidas se ha cobrado", es cuando sale a relucir “la solidaridad y el compromiso de las personas que asumen más allá de sus responsabilidades con una entrega y sacrificio individual dignas de elogio y reconocimiento", a las que ha trasladado su gratitud.

Francisco Javier Almiñana no solo ha elogiado el trabajo de los suyos, sino también de las personas que con sus “actitudes positivas" dan valor a los colectivos a los que pertenecen, bien sean administraciones, instituciones, organizaciones, servicios o empresas. El general ha extendido su reconocimiento a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sanitarios, servicios de emergencias, 112, Protección Civil, Bomberos, voluntarios.

Almiñana ha recordado que el amplio despliegue de la Guardia Civil en el territorio nacional contribuye de modo significativo a vertebrar el estado español con su cercanía, característica esta que comporta un “elevado compromiso personal y también familiar” de los guardias civiles en el ejercicio de su profesión. Ha destacado que en cualquier momento, lugar e independientemente de si hace calor o frío, en territorios despoblados, en el mar o la montaña o en el ciberespacio, la Guardia Civil “está presente”.

Javier Lambán cogió su testigo para resaltar el “vigor” y la “pujanza” del instituto armado, al que considera un pilar de la nación y animó a superar los complejos a la hora de reinvindicar nuestra historia. El presidente de Aragón ha explicado a los presentes que un proyecto de país se sustenta sobre el pilar de sus instituciones, “de aquellas a las que la antigüedad de las mismas dan un poso de indestructibilidad”.

 Una de ellas, ha dicho, es la Guardia Civil, ya que 175 años de historia “no es poca cosa” y auguró que todavía quedan muchos más por delante. Desde que se creó y se han convertido en un cuerpo “insustituible”, que tiene encomendado a través del artículo 104 de la Constitución proteger la “libertad y derechos” y garantizar su seguridad de los españoles, artículo que vinculó con el número 2, que habla de la “unidad indisoluble” de España, basada en la protección de los mencionados derechos.

Al comienzo de su discurso Lambán ha recordado a los “hermanos” de La Palma a los que ha transmitido la solidaridad de Aragón en estos momentos tan duros que están viviendo con la erupción del volcán.

Durante el acto se han impuesto una Cruz de la Orden de San Hermenegildo, 4 al Mérito Militar, 3 Cruces de Plata, y 36 Cruces del Mérito de la Guardia Civil con distintivo blanco a miembros del Cuerpo, de las Fuerzas Armadas y otros cuerpos de Seguridad, así como a personal civil, que ha destacado por sus servicios.

El general  tuvo la satisfacción de condecorar a su hijo, el teniente Armiñana. Asimismo, se ha hecho entrega de dos placas en recuerdo y agradecimiento por sus años de dedicación a los guardias civiles retirados, el sargento primero Santiago Pérez Moreno (1928), y el guardia Antonio Vallejo Amengual (1923). 

Además, estuvieron presentes el presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada; la consejera de Presidencia del Ejecutivo autonómico, Mayte Pérez, y el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, el presidente del TSJA, Manuel Bellido, o la fiscal Superior de Aragón, Asunción Losada, entre otros representantes civiles y militares.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión