Zaragoza
Suscríbete

tribunales

Blanqueo investiga el posible intento de venta de la mansión caribeña de los Pinilla

Una información confidencial recibida por la Policía obliga a la Audiencia a pedir explicaciones a la exalcaldesa de La Muela, ya que la finca fue decomisada y no se puede vender. Busca evitar cualquier operación ilícita a las puertas del fallo del Supremo.

La finca de los Pinilla se encuentra en la urbanización Casa de Campo de La Romana.
La finca de los Pinilla se encuentra en la urbanización Casa de Campo de La Romana.
EFE

El culebrón del caso La Muela parece llamado definitivamente a su fin. Una denuncia interpuesta a finales de 2007 permitió destapar una de las tramas de corrupción política y urbanística más importantes investigadas hasta la fecha en Aragón. Sin embargo, casi 14 años después, todavía no hay una sentencia firme y la principal acusada, la exalcaldesa María Victoria Pinilla, sigue en libertad provisional haciendo uso las propiedades que le fueron embargadas.

Lo que no podían hacer la exregidora ni su familia es vender los bienes que les fueron decomisados por la Audiencia de Zaragoza, entre ellos, la mansión de lujo de la que disfrutaban en la República Dominicana. Sin embargo, según ha podido saber HERALDO, una información confidencial recibida este verano por el Grupo de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional ha puesto en alerta a la Fiscalía  sobre un posible intento de venta de    la finca, que tiene 2.300 metros cuadrados y se ubica en un exclusivo resort del municipio caribeño de La Romana.

El Tribunal Supremo ha señalado esta semana para el próximo 26 de octubre la vista del recurso en el que se decidirá por fin si María Victoria Pinilla regresa o no a la cárcel de Zuera para cumplir la pena de 16 años, un mes y un día a la que fue condenada. Los hay que aseguran que la decisión está tomada y que se trata de un mero trámite, pero lo cierto es que no será hasta después de esta sesión cuando la exalcaldesa conozca su destino.

La exalcaldesa de La Muela, María Victoria Pinilla.
La exalcaldesa de La Muela, María Victoria Pinilla, el día que acudió a la Audiencia de Zaragoza a escuchar su condena
José Miguel Marco

Lo que intentan evitar la Policía, la Fiscalía y la Audiencia de Zaragoza es que, antes del inminente pronunciamiento del Supremo, algún fleco suelto permita a la condenada o a su entorno vender la vivienda de la República Dominicana con fines espurios: dígase, preparar un colchón financiero con el que preparar una posible huida para evitar la cárcel. Porque todos los escenarios han de contemplarse. Y para conseguir que eso no pase, la justicia ha estado dando ya pasos.

Un falso cónsul de Liberia

Los rumores sobre posibles viajes de algún miembro del clan de los Pinilla al Caribe para vender la finca se remontan al pasado mes de febrero, cuando la Fiscalía de Zaragoza estuvo haciendo ya gestiones para comprobar si las autoridades de este país habían tramitado el correspondiente decomiso. Sin embargo, el temor a que la mansión pudiera acabar en manos de un tercero se acrecentó a finales de junio, cuando el Grupo de Blanqueo de Capitales recibió una información confidencial que aseguraba que la venta ya se había producido, siendo supuestamente Jorge y Víctor Embarba, hijos ambos de la exregidora, los encargados de rubricarla. El informante daba incluso el nombre y apellidos del hipotético comprador, Rafael M. T., un dominicano que al parecer se presentaba como cónsul de Liberia en el país caribeño.

La Policía no pudo constatar si la información era o no veraz, pero hizo gestiones y descubrió que existía una persona con el nombre del presunto comprador de la propiedad. Las pesquisas arrojaron incluso más luz, ya que permitieron saber que este individuo había sido detenido en octubre de 2020 en la República Dominicana por un delito de estafa. En concreto, por hacerse pasar por embajador de Liberia y, aprovechándose del falso cargo, ‘vender’ sus presuntas influencias.

A requerimiento de la Audiencia de Zaragoza, María Victoria Pinilla ha explicado que no tiene «nada que ver» con la finca de La Romana, ya que «nunca ha sido ni es» propietaria de la misma. Y lo cierto es que esta figura en los registros a nombre de su hijo Víctor Embarba Pinilla, de ahí que los magistrados se hayan dirigido también a este y a su hermano Juan Antonio –al que citaba el informador de la Policía– para pedirles también explicaciones y advertirles de que se abstengan de cerrar cualquier operación.

La urbanización de las 'celebrities'

El refugio caribeño del que disfrutaban los Pinilla antes de acabar detenidos durante la Operación Molinos se encuentra en suelo dominicano.En concreto, en la urbanización de lujo Casa de Campo, en el municipio de La Romana. Según el contrato de compra-venta, la finca fue adquirida en 2005 por 296.000 euros. Pero la cifra que aparece en la escritura se antoja ridícula, ya que se calcula que el valor real de esta residencia podría rondar hoy, como mínimo, el millón de euros. Como referencia, valga recordar que solo el coste mensual de mantenimiento de la casa era de 2.575 euros. Las exclusivas instalaciones y servicios del complejo, que cuenta con su propia marina, atrajeron a ‘celebrities’ de primer nivel. Y entre los vecinos de los Pinilla figuraban desde las cantantes Shakira o Gloria Estefan al expresidente norteamericano George Bush.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión