Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

tribunales

El relato que llevó a la Audiencia de Zaragoza a condenar por abusos no le vale al TSJA

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón acaba de anular la condena de dos años de prisión impuesta a un zaragozano al apreciar "relevantes lagunas" en la declaración de la víctima, de 13 años.

El acusado, cuando se celebró el juicio en mayo de 2020 en la Audiencia de Zaragoza.
El acusado, cuando se celebró el juicio en mayo de 2020 en la Audiencia de Zaragoza.
HA

La jurisprudencia  dice que es posible condenar a un acusado por abusos sexuales con      el testimonio de la víctima como única prueba de cargo, ya que se trata de delitos que habitualmente se cometen en un ámbito privado y sin testigos. Y eso fue lo que hizo la Audiencia de Zaragoza el pasado mes de junio, cuando impuso a Gabriel Vargas Patacho una pena de dos años de prisión y otros tres de libertad vigilada por aprovechare sexualmente de una menor de 13 años en una vivienda de San José. Sin embargo, el recurso de la defensa obligó al Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA)a revisar la grabación del juicio y volver a escuchar a la denunciante. Y lo que bastó a los magistrados de la Sección Primera para considerar probado el delito, ha resultado ahora insuficiente para la sala de lo Penal del TSJA, que ha revocado el fallo y absuelto al investigado.

Según la primera sentencia, sobre las 21.00 del 2 de julio de 2019, con la excusa de que le ayudara a doblar la ropa, Gabriel Vargas se quedó a solas con la chica y terminó abusando de ella. Decía el fallo que el hombre apagó la luz y, pese a la «oposición explícita» de la menor, comenzó a acariciarla por debajo de la camiseta, besarla y mordisquearla por el cuello. Pero el TSJA no tiene tan claro que las cosas sucedieran así. Y como no ha encontrado prueba suficiente para demostrarlo, tal y como pedía el abogado Marco Antonio Navarro, ha optado por anular la condena.

Recuerdan los magistrados que    la declaración de una víctima solo puede ser prueba de cargo suficiente para desvirtuar la presunción de inocencia siempre que se den unos requisitos que, en este caso concreto, dice que no se dan. Porque la Sala de lo Penal echa en falta un relato «lineal y espontáneo» de lo sucedido por parte de la chica y aprecia «relevantes lagunas» en su declaración durante la vista. De ahí que    el TSJA atienda la petición de la defensa y se decante por la absolución.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión