Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TENDENCIAS

La zaragozana Julia Romero se alza con el primer puesto del ‘Waackcarrá’ imitando a La Carrà

El Waacking es una disciplina de baile urbano surgido en los clubs LGBT de Los Ángeles en los años 70. Se distingue por sus característicos movimientos rotacionales de brazos y el énfasis en la expresividad.

Julia Romero, con el resto de participantes en el concurso.
Julia Romero, con el resto de participantes en el concurso.
Heraldo

Quién no recuerda a la mítica cantante italiana Rafaella Carrà con temas como ‘En el amor todo es empezar’, ‘Fiesta’ o ‘Hay que venir al sur’. Seguramente, tampoco olvidarán sus características coreografías. Este fin de semana, un grupo de bailarines rendía homenaje a la artista en una competición de Waacking, una disciplina de danza urbana creada en los clubes LGBT de Los Ángeles durante los años 70, en plena era disco. Este estilo se distinguía, sobre todo, por sus característicos movimientos rotacionales de los brazos, una exagerada postura y el énfasis en la expresividad.

Precisamente, en honor a esta figura y como tributo a la artista y a esta danza urbana minoritaria, hace unos días se celebraba en Barcelona la primera edición de ‘Waackcarrá’ en La Muriel. Una competición en la que contaron con ocho bailarines invitados de la escena española entre los que se encontraba la zaragozana Julia Romero quien, finalmente, se alzó con el primer puesto. “Para mi ha sido una alegría y un gran honor. Sobre todo, porque la Carrà ha sido uno de mis referentes desde que era muy pequeña”, admite.

Además, el formato de competición -se trataba de una ‘battle’ o batalla- permitió que disfrutara “como nunca” de una cita de estas características. “En estas competiciones es todo improvisado, dependes de tu base, de la técnica, y de la capacidad que tengas para ponerlo en marcha en ese momento”, explica. Los nervios suelen jugar malas pasadas en este tipo de citas. “Para mí el reto era pasarlo bien. Solo me preocupé de disfrutar de cada instante y eso, al final, se ha notado”, añade la joven.

La zaragozana Julia Romero se alza con el primer puesto del ‘Waackcarrá’ imitando a La Carrà

En cuanto al jurado, también fue muy peculiar pues era el propio público quien, a través de gritos y aplausos, debía elegir a la persona ganadora de cada una de las tandas, las cuales se disputaban por parejas. “Yo oía que me animaban mucho y todavía me entregaba más”, admite.

La zaragozana eligió un atuendo rojo, un mono ajustado, muy parecido al que la artista italiana llevaba en el videoclip oficial de ‘Hay que venir al sur’, que acumula más de siete millones de reproducciones en Youtube.

A sus 24 años, Romero estudia tercero de coreografía en el Conservatorio Superior de Danza de Barcelona, aunque reconoce que, de niña, aprendió parte de lo que hoy sabe viendo VHS de Rafaella Carrà en casa una y otra vez. “Mi madre ha sido bailarina y es algo que llevo en la sangre. Cuando me invitaron a participar en este evento me hizo una ilusión tremenda. Era como volver a vivir esas tardes de niña en el salón de mi casa frente al televisor, soñando que era bailarina”, rememora.

“Hubo un momento en el que decidí irme por la vía del diseño de moda, pero pronto vi que no podía compaginarlo con la danza y decidí entregarme a ella por completo”, advierte Romero. En su caso, se confiesa una gran amante del arte, en todas sus facetas: “Todo el tiempo busco expresarme de la forma que sea. Amo las artes plásticas y las practico en mi tiempo libre, pero creo que encontré en la danza todo lo que necesitaba”.

Experimentar como aprendizaje

Estudió danza clásica y contemporánea en el Conservatorio Profesional de Danza de Zaragoza, así como con maestros como Ángel del Campo, Antonio Almenara, Antonio Ayesta o Ingrid Magrinyá. También fue becaria de la Compañía LaMov durante un año, al tiempo que continuaba adentrándose en el mundo de las danzas urbanas y la cultura underground el cual reconoce, “es una de mis grandes pasiones”. “Pasé por una escuela de Zaragoza, Resisdance, donde me formé en estilos como el hiphop, el popping o el vogue. Hace un par de años decidí trasladarme a Barcelona, donde sigo mi carrera en el Institut del Teatre”, prosigue.

Por eso, a pesar de que se encuentra en un momento de aprendizaje y de desarrollo de este lenguaje, este tipo de premios no dejan de ser alicientes para seguir creciendo. “Bebo de muchas disciplinas diferentes por lo que mi movimiento no se ciñe a una técnica concreta, sino que me gusta experimentar para encontrar mis propios caminos con las herramientas de todo lo que sé hacer y de lo que aprendo cada día”, concluye.

-- 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión