Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

justicia

Bellido critica la "cogobernanza" durante la pandemia y lima asperezas con la DGA

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, Manuel Bellido, aprovecha la apertura del año judicial para destensar las relaciones con la DGA y criticar el bloqueo de la renovación del CGPJ.

La pandemia y sus enormes consecuencias sociales y económicas han marcado el acto de apertura del año judicial en Aragón, celebrado este viernes en Zaragoza. La crisis sanitaria ha otorgado a jueces y tribunales un papel protagonista, provocando algunas de sus resoluciones cierta tensión con el Gobierno aragonés, que no ha visto respaldadas siempre sus medidas para combatir la expansión del virus. De ahí que el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, Manuel Bellido, haya aprovechado su intervención para aclarar cuál ha sido el papel los jueces e insistir en que las relaciones entre estos y la DGA “han estado presididas por el respeto y la consideración mutuas, cumpliendo cada uno la función que le corresponde en este tiempo tan difícil y complejo”.

Bellido ha reconocido que la administración ha tenido que hacer frente a una situación realmente complicada. Sobre todo, por la inexistencia de normas que ayudaran a lidiar con una crisis sanitaria como la provocada por la Covid-19. “Resulta imprescindible que el poder legislativo redacte una nueva legislación de salud pública que permita afrontar este tipo de enfermedades infecciosas”, ha remarcado.

Pero el presidente del TSJA ha querido visualizar también la compleja labor del Poder Judicial. “Si no es sencilla la tarea del poder ejecutivo, tampoco lo está siendo la de los tribunales en el ejercicio de su función constitucional de controlar la legalidad de la actuación del poder político y de la administración, garantizando los derechos de los ciudadanos”, ha dicho. “En primer lugar -ha añadido-, porque, como ya he comentado, la existencia de una legislación sobre salud pública inadecuada, favorece las dudas e interpretaciones divergentes entre los tribunales, que en ocasiones generan confusión”.

Manuel Bellido ha recordado que para aclarar algunas de las dudas surgidas a la hora de dictar autos y sentencias, el TSJA no ha dudado en acudir al Tribunal Constitucional (TC). “Considero que este proceder pone de manifiesto el rigor de nuestros magistrados en la defensa de la legalidad”, ha apuntado. Bellido ha cuestionado especialmente la “cogobernanza” a la que se han visto abocados a la hora de tener que validar con carácter previo las medidas sanitarias de la DGA. Para Bellido, esta situación, de “discutible constitucionalidad”, afecta a la separación de poderes. De ahí que ahora espere la resolución del TC.

En cuanto al funcionamiento de los órganos judiciales, Bellido ha destacado el hecho de que, pese a la pandemia, Aragón se haya convertido en la excepción consiguiendo resolver tantos asuntos como ingresaron. “También es mérito, y así quiero agradecerlo públicamente, del Gobierno de Aragón, cuya Consejería de Presidencia, a través de su Dirección General de Justicia, se ha esforzado en proporcionar los medios necesarios para poder afrontar esta situación de grave crisis”, ha explicado.

Para concluir su intervención, el presidente del TSJA ha aprovechado la presencia en el acto de los representantes políticos para criticar el bloqueo de la renovación del Consejo General del Poder Judicial. “Esta actuación es una grave irresponsabilidad que mina la credibilidad que los ciudadanos tienen en sus instituciones, transmite una sensación de politización de la Justicia, perjudica la imagen de España en Europa y dificulta el funcionamiento del Consejo General del Poder Judicial”, ha concluído.

La Fiscalía hace balance

La fiscal superior de Aragón, Asunción Losada, ha comenzado su intervención recordando que hace apenas unos meses que accedió al cargo. Pero ello no le ha impedido hacer un balance del trabajo desarrollado durante el último año judicial, así como un diagnóstico de la situación actual del Ministerio Público en la Comunidad. De hecho, lo primero que ha reivindicado es “una mayor eficiencia y agilización” de las Fiscalías aragonesas, lo que entiende que se conseguirá con la definitiva implantación de la Nueva Oficina Judicial y una mejora de los expedientes procesales digitales a través del programa Avantius.

Losada recordó que la implantación del nuevo modelo de trabajo en los juzgados aragoneses es un viejo anhelo de la Fiscalía. “La Nueva Oficina Fiscal ha sido una aspiración de la Fiscalía desde 2011. Desde esa fecha, su implantación se ha tratado en las reuniones de la Comisión Mixta de Coordinación entre el Ministerio Fiscal y la Comunidad Autónoma de Aragón”, ha recordado. Sin embargo, ha dicho también, no fue hasta el pasado 2019 cuando la DGA dio el paso definitivo para transformar la estructura organizativa de la Fiscalía en Aragón. Y ha sido ahora, en julio de 2021, cuando se ha dictado la resolución que permitirá por fin llevarla a cabo.

“El día 15 de este mes se ha convocado el primero de los concursos, siendo este el de provisión de puestos de apoyo a las jefaturas. Finalizado el proceso, la Oficina Fiscal supondrá una mejora en el funcionamiento de las secretarias, la consolidación de las plazas de funcionarios de refuerzo como plazas definitivas de las secretarias de las fiscalías y la deseada creación en la Fiscalía de la Comunidad Autónoma de Aragón de una secretaria propia en la que tendrán su destino dos funcionarios del cuerpo de tramitación”, ha explicado la fiscal superior.

En cuanto al expediente digital y el desarrollo de las herramientas informáticas en el ámbito judicial, Asunción Losada ha querido destacar la “indiscutible funcionalidad y eficacia” de las nuevas tecnologías, que ahorran “tiempo y costes”. “Durante el estado de alarma, favoreció el despacho de procedimientos en las Fiscalías de Aragón, permitiendo la continuidad del trabajo de los fiscales en tan excepcionales circunstancias”, ha remarcado.

En lo que se refiere estrictamente a la actividad del Ministerio Público, Losada ha insistido en que el estado de alarma “en modo alguno” paralizó el trabajo de los fiscales. A modo de ejemplo, ha recordado que durante el año 2020 se incoaron 186 diligencias de investigación, se presentaron 4.944 escritos de calificación y se asistió a 3.292 juicios. No obvió Losada que la pandemia ha hecho disminuir algunos delitos, preocupándole el ligero repunte de los que afectan a la libertad sexual.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión