Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza prepara el programa del Pilar más anómalo e incierto

El Ayuntamiento se reúne esta semana con la DGA para avanzar en la organización de actos seguros ante la covid. El aforo de la Ofrenda o los conciertos sigue en el aire mientras se estudia si habrá o no fuegos artificiales.

Mapa de las 'no fiestas' en Zaragoza
Mapa de las 'no fiestas' en Zaragoza
HA

La gran incógnita que se cernía sobre el mes de octubre ya ha sido desvelada: no habrá Fiestas del Pilar, aunque sí un programa de actos tradicionales y culturales adaptado a la pandemia. Pero todavía quedan unos cuantos interrogantes por resolver de cara a los días en los que, de no ser por el coronavirus, los zaragozanos vivirían sus festejos más señalados. Porque aunque estas celebraciones estén oficialmente suspendidas, el Gobierno de Aragón sí que permite, como se ha venido haciendo hasta ahora, la organización de actos si cumplen con la normativa sanitaria. Y en eso está el Ayuntamiento, que prepara el programa de las ‘no fiestas’ más anómalo e incierto hasta la fecha.

Lo ha repetido en innumerables ocasiones la vicealcaldesa y responsable de Cultura, Sara Fernández; pese a la incertidumbre, lo que siempre ha estado claro es que esta no será una semana del Pilar al uso. Ya hay varios actos a los que se ha renunciado, como el pregón (el futbolista Ander Herrera, que debería haberlo pronunciado, tendrá que esperar al año que viene), los pasacalles, las ‘food trucks’ o los conciertos en la plaza del Pilar, por su carácter masivo. Pero hay otros eventos tradicionales especialmente representativos de las fiestas y que, de momento, se mantienen en pie.

Un número reducido de oferentes podrá depositar su ramo a los pies de la Virgen, aunque con cita previa y tras una malla de ocultación, para que no haya público. Y también se prevé que las casas regionales lleven a cabo su Ofrenda de Frutos. Además, habrá un escenario al aire libre en el parque del Agua y los distintos promotores ya tienen preparada una considerable lista de conciertos en el Auditorio y el Príncipe Felipe. Pero es el dispositivo sanitario de seguridad lo que todavía está por perfilarse. También habrá entrega de la Medalla de Oro de la ciudad y las distinciones de hijos adoptivos y predilectos, otro de los actos tradicionales de las fiestas.

"Cualquier acto deberá adaptarse a la normativa, tanto los que programe el Ayuntamiento como los privados", reiteraron fuentes de la DGA, que recordaron que ya se han celebrado "eventos multitudinarios en Aragón, pero siempre sujetos a las normas". Esta semana comenzarán las reuniones entre las instituciones -que llevan desde junio intercambiando información- en las que tratarán de cerrar los múltiples frentes que hay abiertos, como si se podrán prender o no los fuegos artificiales.

Aunque para decidir todos los detalles habrá que esperar a comprobar cuál es la situación sanitaria de octubre. Solo se han previsto actos en los que se pueda controlar la afluencia de público para evitar aglomeraciones, por lo que sobre todo la gran pregunta ahora es cuántas personas podrán disfrutar de estas actividades.

Ni el Consistorio ni la DGA son capaces de responder aún a esto. La variable evolución de la covid, como indican las mismas fuentes, hace que no sea posible hacer planes a largo plazo. No obstante, si las restricciones se mantienen en el nivel 2 modulado, no podrá haber grandes alardes de afluencia. Por ejemplo, al escenario de la zona de la Expo, según calcula Fernández, no podrían acceder más de 500 personas, aunque la DGA puede elevar esa cifra.

Tensión y confusión

Pese al espíritu de colaboración, la incertidumbre de las ‘no fiestas’ del Pilar, ha suscitado estos días, aunque soterrada, algo de tensión política, además de confusión entre la ciudadanía. El presidente de Aragón, Javier Lambán, llegó a pedir al Consistorio que evite "dar mensajes de que por la puerta de atrás se van a hacer fiestas" y los grupos de la oposición llegaron a acusar a PP-Cs de querer celebrar unos festejos "encubiertos".

Sin embargo, desde el Consistorio se reitera una y otra vez que todo lo que se organice se va a hacer con el visto bueno de Sanidad y que si se están manteniendo actos es porque no les ha puesto inconveniente. Ambas partes hacen hincapié en que la situación epidemiológica es ahora mejor que la que había el año pasado por estas fechas, con la campaña de vacunación muy avanzada, pero todavía está lejos de la normalidad de 2019.

También hubo algo de fricción porque otras ciudades españolas, como Valencia, sí que han podido celebrar sus fiestas, aunque con restricciones como el toque de queda. Sobre la posibilidad de incorporar estas medidas para la semana del Pilar, desde la DGA explican que no se puede hacer de forma preventiva, sino solo si la incidencia es muy alta.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión