Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Municipal

Los vecinos de la avenida de Cataluña plantean protestas tras el enésimo retraso de la reforma

Los residentes reclaman una obra integral que permita urbanizar los solares vacíos.

Los vecinos piden actuar en la avenida de Cataluña para "cerrar la cicatriz" y atraer viviendas
Los vecinos piden actuar en la avenida de Cataluña para "cerrar la cicatriz" y atraer viviendas
José Miguel Marco

Parece la eterna olvidada. Es como lo sienten los vecinos de la avenida de Cataluña, tras demasiado tiempo escuchando promesas de unos y otros gobiernos municipales que nunca han llegado a cumplirse. Hace años que el tejido asociativo del entorno lucha para que el vial deje atrás el aspecto de antigua carretera y se convierta en una zona en la que sea agradable pasear, más segura para peatones y vehículos, con mejor iluminación y aceras en buen estado. Pero, pese a haberla rozado con la punta de los dedos en más de una ocasión, la ansiada reforma aún no ha llegado a ejecutarse. Y este año parece que la historia se repite. Pese a estar contemplado en los presupuestos, la coalición PP-Cs no ha iniciado los trámites de licitación del proyecto y, de hecho, quiso pasar la partida a 2022. Las entidades vecinales ven "increíble" que vuelva a acabarse el calendario sin ningún paso adelante y se plantean movilizaciones para exigir una solución.

La transformación de esta arteria urbana, una de las principales de la ciudad con tres kilómetros de longitud, se ha incluido en las cuentas municipales en múltiples ocasiones, pero nunca se ha acometido. Los vecinos se llevaron la última decepción hace bien poco, cuando el gobierno incluyó el proyecto en su lista de obras que no se podían ejecutar, en el paquete de recortes que propuso aplicar para cubrir el agujero presupuestario de 8,7 millones. En esto chocó con Vox y acabó retirando su plan.

Pero, aunque todavía existe la partida, no parece que vaya a gastarse antes de que acabe el año. En esta ocasión, se contemplaban 550.000 euros para iniciar las obras, que se calcula que en total costarán 4,3 millones. Otros 2,8 se preveían gastar en 2022 y un millón de euros más en 2023. De hecho, el presupuesto para este año iba a ser de 200.000, pero se incluyeron 350.000 más a petición de la formación de extrema derecha. Y el grupo socialista también pidió, antes de la aprobación de las cuentas, destinar 1,2 millones.

La historia de la avenida de Cataluña es larga. En 2018, el anterior gobierno de ZEC llegó a reformar un tramo en sentido entrada a la ciudad. Fueron solo 350 metros, una pequeña parte de los 1.500 que necesitan obras, pero los trabajos sirvieron para insuflar esperanza a los vecinos. La diferencia de la parte nueva respecto al triste decorado que vestía la zona era enorme. Entonces se calculaba que hasta 2021 no se habría actuado de forma integral en toda la vía. Pero desde aquel momento las máquinas no han vuelto a remover la tierra. Más tarde se marcó una nueva meta, 2022, pero ya es demasiado tarde también para este plazo.

Propiedad de Fomento

La transformación de la avenida estuvo años encallada porque pertenecía al Ministerio de Fomento. Su cesión completa al Ayuntamiento de Zaragoza no solo era una reivindicación histórica, sino un paso previo indispensable para su desarrollo urbanístico. No llegó hasta 2019. Y para entonces, la lista de deficiencias era ya muy larga. En la asociación de vecinos de La Jota se la saben de carrerilla. La calzada está plagada de grietas en determinados tramos, las aceras son pequeñas, están en mal estado y con el paso cortado por farolas y otros elementos. Además, hace falta instalar un carril bici e incrementar la vegetación y las zonas de sombra y paseo.

Y no solo eso. Según explica el presidente de la entidad, Juan Antonio Andrés, "no es una obra normal", sino que además "hay que cambiar todo el vertido". "Hay que renovar todo y mientras no se realice no se va a poder construir", incide. En definitiva, resume, lo que los residentes de la zona demandan es una renovación completa que sirva para "cerrar la cicatriz" y que facilite la urbanización de numerosos solares que ahora están vacíos, en estado de abandono y llenos de maleza. "Esta es una zona muy atractiva que está cerca del centro y al final la gente se está yendo a otros barrios. No lo entendemos", lamenta el representante vecinal.

Otras se desbloquean

Sobre todo, Andrés hace hincapié en que todavía se muestran más incrédulos al comprobar cómo otros grandes proyectos que, igual que la avenida de Cataluña, llevaban tiempo atascados, comienzan a desbloquearse. Está ocurriendo, por ejemplo, con la prolongación de Tenor Fleta, que el Ayuntamiento culminará a principios del año que viene y que supondrá un cambio muy relevante para la movilidad en la ciudad. Pero también con otra de las más reivindicadas, la avenida de Navarra, que ya tiene listo el proyecto de su primera fase. En este caso, el Ayuntamiento prevé iniciar las obras el año que viene, como parte de la denominada Operación Calles, que rehabilitará de manera integral seis vías más. De nuevo, ninguna de ellas la avenida de Cataluña.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión