Zaragoza
Suscríbete

tribunales

El juez procesa por tentativa de homicidio al joven que casi degüella a otro en Tauste

El encausado atacó con un cúter a la víctima y le hizo un corte de 10 centímetros en el cuello que le afectó a la yugular.

La Guardia Civil hizo un minucioso registro de la caseta de campo donde se produjo la tentativa de homicidio en Tauste.
La Guardia Civil hizo un minucioso registro de la caseta de campo donde se produjo la tentativa de homicidio en Tauste.
Guardia Civil

El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Ejea de los Caballeros ha decidido procesar por tentativa de homicidio a José Luis R. M. por los hechos ocurridos durante la madrugada del 6 de febrero de 2020 en una caseta  de campo ubicada a las afueras de Tauste. Tras dar por concluidas las pesquisas y valorar las pruebas que obran en la causa, el juez ha llegado a la conclusión de que el investigado intentó degollar a la víctima valiéndose de un cúter. De hecho, mientras la inmovilizaba sujetándola del cuello con el brazo derecho, le pasó la cuchilla que empuñaba en la otra mano por debajo de la barbilla, provocándole un corte de 10 centímetros que le alcanzó la vena yugular externa.

El agredido, J. M. M. L., fue traslado rápidamente al hospital Clínico de Zaragoza, donde, al ver que había perdido mucha sangre, tuvieron que hacerle una transfusión y operarlo de urgencia. Además de la grave herida del cuello, presentaba otros dos cortes en la oreja derecha que también precisaron de tratamiento quirúrgico. Según el informe médico, existió riesgo vital, de ahí que el instructor del caso haya procesado ahora al encausado como presunto autor de un homicidio frustrado. Por fortuna, el paciente evolucionó de forma favorable. Y aunque pasó por la uci y tardó más de tres meses en recuperarse, sus únicas secuelas son estéticas. Según los forenses, presenta una cicatriz en forma de «Y» –de 6 centímetros de longitud en cada rama– que valoran como perjuicio de «grado moderado».

Una posible venta de droga

Según el auto de procesamiento, José Luis R. M. acudió al lugar de los hechos acompañado de otras dos personas: un hombre identificado como José Luis C.G. y una mujer llamada Teresa H. J. Al llegar a la caseta, ubicada en el camino de Las Viñas, los tres accedieron al interior, donde se encontraba la víctima y otro hombre, de nombre Esteban A. G. La Guardia Civil cree que los primeros acudieron allí con intención de comprar droga, pero el juez no hace mención alguna a los motivos. Lo que sí considera indiciariamente probado es que el único agresor fue el investigado, puesto que así lo habrían puesto de manifiesto tanto el herido como su acompañante. Y lo cierto es que ningún delito se atribuye a la pareja que se desplazó con el encausado hasta el cobertizo.

Además de con el testimonio de los allí presentes, el juez ha contado con el informe elaborado por el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Zaragoza, que al inspeccionar la caseta halló un enorme rastro de sangre y logró recuperar el cúter con el que atacaron a la víctima. Circunstancias, estas, que avalarían su versión de los hechos.

El agresor fue detenido y enviado dos días más tarde al centro penitenciario de Zuera, donde todavía continua. De hecho, el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Ejea conectó el pasado 9 de julio con la prisión para practicarle la declaración indagatoria por videoconferencia. Dada la gravedad de los hechos, el juez ha resuelto que José Luis R. M., al que asiste la letrada Carmen Sánchez Herrero, siga en prisión provisional hasta que se celebre el juicio, para el que todavía no hay fecha. La Fiscalía tampoco se ha pronunciado todavía sobre la pena a imponer al agresor.

De momento, lo que sí ha hecho el instructor es imponerle una fianza de 13.462 euros para cubrir la responsabilidad civil que pudiera derivarse de una posible sentencia condenatoria.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión