Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

universidad de zaragoza

Muere Ricardo Lozano Mantecón, catedrático de Cirugía: "Lo llamábamos 'el jefe' y es el mejor profesor que he tenido"

Descendiente de una ilustre familia de médicos aragoneses -su padre da nombre al Hospital Clínico Lozano Blesa-, falleció este lunes en una clínica de Marbella, donde estaba ingresado por problemas de salud. 

Ricardo Lozano Mantecón, cirujano del Hospital Clínico Lozano Blesa, en una imagen de archivo (2011).
Ricardo Lozano Mantecón, cirujano del Hospital Clínico Lozano Blesa, en una imagen de archivo (2011).
Oliver Duch

Ricardo Lozano Mantecón (Zaragoza, 1941), descendiente de una saga de cirujanos aragoneses, entre los que figuran su padre (Ricardo Lozano Blesa) y su abuelo (Ricardo Lozano Monzón), ha muerto a los 80 años en una clínica de Marbella, según han confirmado fuentes de la Universidad de Zaragoza

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de Zaragoza en 1965, estuvo al frente del servicio de Cirugía del Hospital Clínico de Zaragoza desde el año 77 hasta que se jubiló, en 2011. Ocupó también la cátedra de Cirugía de la Facultad de Medicina de Zaragoza, lugar en el que lo recuerdan como "uno de los mejores" profesores que han pasado por ella. "Aquí todo el mundo lo conoce como 'el jefe'. No ha habido otro y probablemente no lo habrá en nuestra facultad. Yo lo conocí de estudiante, cuando estudiaba Medicina en Zaragoza, y casi puedo decir que es el mejor profesor que he tenido. Fue una suerte poder contar con él, y este sentimiento que tengo hacia él lo compartían todos los alumnos. Sus clases eran buscadas, nadie faltaba a ellas y eran de las mejores que había en la facultad. Era un gran profesor y transmitía muy bien todos los conocimientos", recuerda el también cirujano Antonio Güemes, jefe de sección en el Hospital Clínico Universitario y sucesor suyo en la cátedra de Cirugía de la Universidad de Zaragoza

Güemes confiesa que fue el profesor Lozano Mantecón quien despertó en él su vocación quirúrgica gracias a las "magníficas clases" que daba en la facultad. "Me formé con él a finales de los 80. Él me enseñaba a operar y le ayudaba también por las tardes en la privada. Por la mañana operábamos en el Clínico y tres o cuatro tardes a la semana en su clínica de la calle Lagasca", cuenta este doctor. 

Ricardo Lozano Mantecón fue la tercera generación de una saga de médicos -cirujanos y catedráticos de la Universidad- que compaginaban su labor en la Sanidad pública con su trabajo en una clínica privada en un edificio situado en la calle Lagasca, donde tenían también su casa. "Su abuelo y su padre trabajaban mucho allí, y también en la antigua Facultad de Medicina de la plaza de Aragón. Después Ricardo se pasó al Hospital Clínico Universitario, el actual, que se inauguró en 1975. Ahí empezó con su padre, cuando su abuelo ya había fallecido, y estuvieron trabajando juntos unos pocos años antes de jubilarse. Desde el año 77 hasta que se jubiló, en 2011, estuvo al frente del servicio de Cirugía del Clínico y ocupó también la cátedra de Cirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza, de la cual soy sucesor", explica Güemes.

En sus clases de Medicina, Lozano Mantecón tenía siempre muy presente a su padre y a su abuelo, que fue el primero en "inaugurar" esta saga de médicos. "Él siempre hablaba de su padre, que era un grandísimo cirujano de categoría internacional. Su abuelo era el mejor de todos, porque empezó de cero. Venía de un pueblo de Daroca. El padre de este no tenía relación con la Medicina, lo mandó a estudiar a Zaragoza y enseguida destacó. Trabajó muchísimos años en Alemania y Estados Unidos, donde a día de hoy es reconocido como uno de los mejores cirujanos del mundo", subraya Güemes.

Una persona "enormemente culta"

Para Rogelio Altisent, profesor titular de Bioética de la Facultad de Medicina, y exalumno suyo de la facultad, el catedrático Ricardo Lozano Mantecón era "un hombre brillantísimo, que daba lecciones magistrales, hijo de otro catedrático legendario", como fue el también cirujano aragonés Ricardo Lozano Blesa, quien da nombre al actual Hospital Clínico Universitario de Zaragoza. 

Su sucesor en la cátedra de Cirugía, el doctor Antonio Güemes, relata con motivo de su fallecimiento algunas anécdotas que siempre recordarán en su círculo de compañeros y amigos. "Aquí cuando alguien oía 'el jefe', era el profesor Ricardo Lozano. Nadie más se va a llamar así jamás. Era una persona enormemente culta, hablaba seis idiomas y no solo eso... En Alemania decían que hablaba el alemán mejor que el 95% de los alemanes. Conoció a los grandes cirujanos de la historia de la cirugía de los últimos 50 años, fue pionero en la cirugía hepática cuando se estaba iniciando en nuestro país y bajo su auspicio se puso en marcha el programa de trasplantes", apunta este catedrático, quien destaca también la influencia que dejó su padre. 

"El Hospital Clínico de Zaragoza lo consiguió él, y por eso lleva su nombre. En aquella época contaban la anécdota de que el Ministerio de Sanidad tenía un hospital para hacer en Andalucía o no sé dónde, pero por problemas burocráticos no se pudo realizar, aunque tenían el dinero para ello. Ricardo Lozano Blesa consiguió que esos fondos fueran para el Clínico Lozano Blesa. Y, en defitiniva, el hospital se debe a una gestión personal de este médico aragonés", detaca Güemes.

La biblioteca de textos médicos

"Nombraba mucho a su abuelo y a su padre... Tenían probablemente una de las mejores bibliotecas de textos médicos de Europa" 

Además de por su trayectoria, el doctor Ricardo Lozano Mantecón, fallecido en Marbella a los 80 años de edad, destaca por sus conocimientos humanísticos. Quienes lo conocían aseguran que tenía una de las "mejores bibliotecas" de textos médicos de Europa en su casa de la calle Lagasca. Así lo indica su sucesor, el doctor Antonio Güemes, quien mantenía todavía contacto con el que fuera su mentor. "Gran parte de mi vocación se la debo a él. Lo tuve de profesor a finales de los 80, y después hice la residencia en su servicio y terminé siendo especialista. Más allá de la cirugía compartíamos también alguna afición: la historia europea, las guerras… Él era tremendamente humanista, se apasionaba por todo. Todo le interesaba: los coches, la cultura, los idiomas, los libros... Era un entusiasta", afirma.

El doctor Ricardo Lozano Mantecón, en una imagen de archivo.
El doctor Ricardo Lozano Mantecón, en una imagen de archivo.
HERALDO/Luis Correas

La última vez que que ambos coincidieron fue poco después de su jubilación. Güemes reconoce que iba a verlo de vez en cuando y si no, se escribían por carta. "Estaba bien. Hacía ya por lo menos año y pico que no lo veía, pero más o menos respondía a los correos y llamadas de teléfono. Recuerdo que en su biblioteca de Zaragoza tenía un libro de Anatomía y Medicina que perteneció al rey Francisco I de Francia. La biblioteca la tienen guardada, no la han dividido todavía. La tenían en su casa, que es la clínica de la calla Lagasca, y era problamente de las mejores bibliotecas de textos médicos de Europa", puntualiza. 

Según han confirmado fuentes de la Universidad, el catedrático de Cirugía murió este lunes en una clínica de Marbella, donde permanecía hospitalizado con un "delicado estado de salud". Fuentes cercanas a él han apuntado que hace unos años sufrió un ictus que le dejó algunas secuelas y mermó su capacidad de hablar y de moverse. "Ahora estaba ingresado en una clínica en Marbella, donde pasaba grandes temporadas. Últimamente estaban más tiempo allí que en Zaragoza", afirma su compañero de profesión, el doctor Güemes, quien confía en que la situación les permita despedirlo con honores a la vuelta de las vacaciones. "El problema es que ahora mismo faltamos muchos y hacer algo en estos momentos sería injusto para su memoria, porque estaría todo el mundo fuera. No sabemos todavía lo que quiere la familia, pero su secretario me ha dicho que quieren que sea algo íntimo y que esperarán hasta septiembre para ver si desaparecen las restricciones de la covid para hacer un funeral como él se merece", concluye el doctor Güemes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión