Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

tribunales

"Al intentar huir, tiró de mi cabeza, la puso entre sus piernas y empezó a cortarme el cuello"

La joven a la que un conductor de Avanza salvó la vida en Zaragoza cuando su exnovio intentaba degollarla ha revivido este lunes la dramática experiencia durante el juicio contra el agresor, que se enfrenta a 14 años de prisión.

El acusado durante la primera sesión del juicio celebrada este lunes en la Audiencia de Zaragoza.

La joven a la que un conductor de la línea 53 salvó la vida in extremis el 6 de mayo de 2019 cuando su exnovio intentaba degollarla en el barrio de Miralbueno de Zaragoza ha conseguido recordar este lunes en la Audiencia de Zaragoza, con la respiración entrecortada pero enorme entereza, la dramática experiencia. Lo ha hecho durante la primera sesión del juicio contra Fabio Colón Castillo, el hombre para el que la Fiscalía pide ahora una condena de 14 años y medio de prisión por una tentativa de asesinato y un delito de lesiones (de este último fue víctima el chófer del autocar). 

“Al quitarme el cinturón y abrir la puerta del coche para intentar huir, me cogió del pelo, puso mi cabeza sobre sus piernas y empezó a cortarme el cuello”, ha conseguido contar la Raquel al tribunal haciendo un relato de lo sucedido que ha resultado estremecedor. “Empujé la puerta con las piernas y empecé a patalear a ver si alguien me veía. Con la mano izquierda también conseguí tocar el claxon”, ha recordado la chica. Y lo cierto es que este acto reflejó podría haberle evitado la muerte, ya que el conductor del autobús vio que algo extraño estaba pasando, detuvo el autocar y acudió presto al rescate.

“Desde el puesto del conductor no podía ver lo que ocurría dentro del coche que estaba parado en doble fila. Llegué a pensar que a alguien le estaba dando un ataque epiléptico. Pero al plantarme allí me encontré con un hombre rebanándole el cuello a una chica”, ha recordado el conductor de Avanza. “Lo primero que se me ocurrió fue agarrarla de los tobillos y tirar fuerte hacia fuera. Y así conseguí sacarla a la calle”, ha añadido. Pero ni siquiera entonces el agresor decidió parar. Porque como ha explicado la víctima, en el momento en el que la rescataban, su expareja siguió clavándole el cúter en la espalda.

Afortunadamente, ayudado por otro conductor y varios transeúntes, el chófer de la línea 53 logró inmovilizar al agresor hasta que llegó la Policía. “Creo que alguien le pisó la mano, porque no había forma de que soltara el cúter”, ha relatado el testigo. “Fue una situación muy angustiosa -ha apuntado-, porque él -por el acusado- me pedía que lo matara y ella -la víctima- no dejaba de repetir que se moría”. Por suerte, una enfermera que pasaba por allí prestó una primera asistencia a la chica y logró taponarle las heridas hasta que llegó la ambulancia.

Durante su declaración, Fabio Colón ha asegurado que nunca ha sido una persona violenta. “Y nunca tuve voluntad de matar a Raquel ni a nadie. Sé que no es una excusa, pero yo no era consciente de lo que hacía. Y visto lo visto, voy a poner remedio para que jamás se repita algo así. Pido disculpas a todos los involucrados”, ha dicho el agresor.

Un mes de acoso constante

La relación sentimental entre acusado y víctima duró dos años y medio. Y aunque nunca llegaron a convivir, Raquel ha dejado claro que pasaba más tiempo en casa de Fabio que en la suya. Sin embargo, su entonces novio era una persona bastante “obsesiva y controladora”, y aquello empezó a convertirse en un serio problema. “Al final siempre consigue lo que quiere”, ha dicho la chica, dejando entrever que muchas veces tenía que armarse de paciencia para evitar la ruptura.

"Es una persona obsesiva y controladora. Al final, siempre consigue lo que quiere"

La alerta se disparó en 2018, cuando el ahora encausado protagonizó el primer episodio violento. “Tuvimos una discusión en una comida y me marché. Cuando fui a devolverle el casco de la moto, me quitó el móvil para ver con quién había hablado. Luego me agarró del cuello y me tiró al suelo. Tuve que refugiarme en una peluquería y pedir ayuda”, ha recordado. Pese a ello, la joven prefirió no denunciar y dar otra oportunidad a su novio.

La pareja retomó la relación hasta abril de 2019, cuando ella decidió romper. Pero él no aceptó la ruptura y estuvo todo un mes acosándola a través del móvil, con decenas de mensajes y llamadas con las que intentaba convencerla para que volvieran. Fabio Colón no logró su propósito, pero sí que ella cediera y aceptara reunirse con él para recoger sus cosas. Raquel no podía imaginarse ni remotamente lo que iba a suceder, pero lo cierto es que aquella cita estuvo a punto de costarle la vida.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión