Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

Una nueva mirada para encontrar joyas ocultas en las calles de siempre

Muchos residentes en la capital aragonesa se han animado a redescubrir su ciudad. Ayer, una veintena de personas participaron en una ruta turística por el Casco Histórico

"No hace falta irse muy lejos, ni visitar Roma ni Florencia. Hay muchas cosas que descubrir aquí". Con este espíritu, dispuestos a conocer los entresijos que esconde el Casco Histórico, a aprender sobre su historia y a fijarse en todo aquello que, por tener siempre al alcance, a veces pasa desapercibido, una veintena de zaragozanos aprovecharon la mañana de este sábado para ser turistas en su propia ciudad y participaron en una ruta guiada a pie por la zona más antigua de la urbe. "Me está encantando", atestiguó Eva Trullén que, tras dejar atrás la plaza de San Felipe y adentrarse en la calle de Alfonso I, hacía hincapié en la necesidad de aprender a mirar con otros ojos: "No te das cuenta de los tesoros que hay aquí hasta que empiezas a investigar".

Han sido muchos los que, ante la imposibilidad de viajar a otras ciudades, se han animado a contratar alguno de los servicios de Zaragoza Turismo como un formato de ocio alternativo y seguro ante la covid. Un 41% de las consultas de este año han sido hechas por los propios zaragozanos. Y todavía ahora, pese a la relajación de las restricciones, sigue siendo una opción. Aunque hay quien ya lo tenía por costumbre incluso antes de la pandemia.

"Cada año venimos, excepto en 2020. La gente ha salido muy poco de casa y ya teníamos muchas ganas", explicó, bajo el torreón de La Zuda, José Antonio Martínez, justo antes de emprender la marcha. En este caso, todo el grupo formaba parte de la Asociación de Alumnos y Exalumnos de la Universidad Popular. "Somos un grupo de mayores y cada semana hacemos una cosa, también pintura, poesía...", resumía.

Ayer, como añadió a su lado José Luis Villanueva, al tiempo que contemplaba la estatua de César Augusto y el Mercado Central, optaron por convertirse en turistas. "Algunas cosas te las explican y no las sabías. Creo que estas visitas son imprescindibles cuando quieres conocer bien tu ciudad", apuntaba un rato después, en la plaza del Justicia, al tiempo que alababa la fachada de la iglesia de Santa Isabel de Portugal, conocida también como San Cayetano.

Guiados por la informadora turística, observaron el Pablo Gargallo, recorrieron algunas de las calles del Tubo, descubrieron los secretos de la Seo y conocieron al detalle la historia de la basílica del Pilar. También quedaba sitio para el asombro, por ejemplo, al imaginarse frente a la Torre Nueva, el gran edificio mudéjar de 80 metros de alto que acabó derribado: "¡Tenía que ser impresionante!".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión