Zaragoza
Suscríbete

Campo de cariñena

La disolución de la sociedad municipal de Aguarón deja en el aire el cambio de alcalde

El actual regidor (CHA) llegó a un acuerdo con los concejales del PP para alternar dos años en el puesto.

Calle de Aguarón.
Calle de Aguarón.
Laura Uranga

El cambio de alcalde previsto en el Ayuntamiento de Aguarón entre Chunta Aragonesista (CHA) y Partido Popular (PP) que ya tendría que haberse producido en junio está rodeado de incertidumbre. Tras las elecciones de 2019, el actual regidor, Alberto Ruesca (CHA) llegó a un acuerdo para recabar el apoyo de Juan Carlos Bernal y otros dos ediles del PP para alternarse dos años en el mando y desplazar al socialista Lucio Cucalón, que tiene otros dos compañeros de filas.

Sin embargo, en la actualidad no está claro que Bernal tome el bastón de mando a raíz de las discrepancias entre los actuales socios de gobierno sobre el proceso de disolución y liquidación de la Sociedad de Desarrollo de Aguarón. Los populares acusan al regidor de no facilitarles toda la información sobre este proceso, un extremo que el alcalde niega.

Se trata de una entidad municipal que comenzó a operar en agosto de 2006 con el objeto social de realizar desde estudios y la adquisición y explotación de fincas hasta su urbanización, construcción y alquiler. Su creación llegó bajo mandato del propio Cucalón para el desarrollo del polígono industrial local, para el que se compraron 49 hectáreas al pie de la carretera que une La Almunia y Cariñena. Quince años después sigue sin ni siquiera urbanizarse. Antes de los comicios los populares, en un comunicado, denunciaron que la deuda de la sociedad superaba el millón de euros, una cantidad que ahoga las cuentas del Consistorio.

"En el acuerdo de gobierno está la liquidación. Empezamos a moverlo en octubre de 2019, se paralizó con la pandemia y hace un año pedimos un informe a un abogado. Hace unas semanas, cuando le comenté al concejal del PP que asumiera la función de secretario, la rechazó diciendo que tiene muchos cargos", argumentó el regidor. Por eso le ofreció el puesto al socialista Cucalón y, afirmó, que le recordó a este que faltaba para un mes para el cambio de alcalde.

Hay un pleno extraordinario convocado para el 14 de julio que lleva como primer punto del día el informe de alcaldía sobre el relevo. El regidor afirmó que aún no ha tomado una decisión sobre el traspaso de funciones y que cuenta con el respaldo de su formación. "Lo tengo que pensar y todo se sabrá con seguridad en el próximo pleno", emplazó.

Mientras, el que debería tomar el relevo, Bernal, mostró su "decepción", criticó que no se ha producido "ningún diálogo" y que no han atenido acceso a la información "en igualdad de condiciones".

"En una comisión de gobierno pedimos datos y no se nos dieron, por lo que tuve que mandar un burofax a los anteriores gestores. Además se reunió una vez con el abogado que nos lleva todo el asunto y lo hizo en solitario, antes de que acudiésemos nosotros", le reprochó el popular.

Asimismo, apunta que en el posterior encuentro que se celebró, cuando ya concluía, le dijo que tenía que asumir la secretaría de la sociedad "y eso no son formas". Además, el edil del PP subrayó que tuvieron que insistir para que se hiciese "una auditoría de cuentas para que constase en acta antes del pleno". "Es algo que nos olíamos, porque nos dio largas cuando le preguntamos, no por ansiedad de poder, si no por organizar cuándo sería el cambio", concluyó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión