Zaragoza
Suscríbete por 1€

deportes

Celebrar tu 50 cumpleaños corriendo 50 kilómetros

Este es el reto que se planteó el ultrafondista Juan Romero para este domingo. Una tradición que lleva repitiendo nueve años.

Juan Romero celebrando su cumpleaños por adelantado
Juan Romero celebrando su cumpleaños por adelantado
HA

¿Qué mejor que celebrar el día de tu cumpleaños que haciendo lo que más te gusta? Esta es una de las premisas que llevó al ultrafondista Juan Romero a plantearse este reto por vez primera cuando cumplió 42, hace nueve años. "Dije: 'por qué no correr una maratón para celebrarlo'", rememora. Y, dicho y hecho, y con el mismo escenario -el Parque Grande José Antonio Labordeta de la capital aragonesa- comenzó lo que no sabía que acabaría convirtiéndose en una tradición.

La salida tenía lugar este domingo, 11 de julio -aunque su cumpleaños es el día 13- a las 7.30 de la mañana desde la primera parada del tren del Parque Grande. La carrera terminaba en torno a las 12.30 -tan solo media hora más tarde de lo que tenía previsto- y como cada año, Romero invitaba a quienes quisieran a acompañarle en alguno de los tramos. "Nunca corro solo, siempre hay quien se ha animado a acompañarme, incluso el año pasado con la pandemia. Al final hoy se han acercado hasta el parque en torno a unos 60 corredores, ha ido todo fenomenal", afirmaba Romero nada más llegar a la meta. Cada vuelta tenía una distancia de unos 6 km.

Lo que siento es mucho agradecimiento, sobre todo por tener la salud suficiente para poder seguir haciendo estas cosas”, reflexiona. Además, durante la mañana se le han acercado varias personas a darle las gracias por promover este tipo de iniciativas, entre ellas un corredor que le ha dicho que era como una suerte de “apóstol del running”. Sin duda, el mejor regalo de cumpleaños para este auténtico apasionado de este deporte.

Una fiesta de cumpleaños muy especial que cada año el corredor relata a través de su blog personal, ‘Aprende a correr’, desde el cual también ofrece consejos a runners de todos los niveles. Aunque actualmente es profesor de economía en un colegio, también da clases de atletismo a niños en varios colegios y es entrenador de un grupo de corredores de la capital aragonesa. “Para mí el reto sigue siendo demostrar a los más pequeños que correr no es un castigo. Nadie ha salido jamás a correr un día diciendo al llegar a casa que se haya arrepentido”, asegura.

Y eso que Romero sabe muy bien de lo que habla. Valenciano de nacimiento, llegó a Zaragoza en 1995 por amor. Siendo el tercero de seis hermanos, desde que era muy pequeño tenía muy claro que lo que realmente quería era correr. Algo que parece venirle de familia ya que, de los seis, cinco de ellos han terminado una maratón, y la que queda, Marta, cumplirá el sueño el próximo mes de diciembre en la de Valencia: “De hecho, esa carrera hemos decidido que la haremos los seis juntos”.

Ya que no pudo debutar hasta cumplir los 18 años, el corredor ya celebró su mayoría de edad compitiendo en esta misma cita, pero en el año 1990. “Salir a correr es provocar esa soledad buscada. Para mí, no hay nada más creativo que las pulsaciones altas y el contacto con la naturaleza”, afirma. ¿Por qué? En su opinión, correr permite a cualquier persona poner a prueba su cuerpo y su mente, conocerse mejor, aprender a adaptarse al medio -más en un lugar como Zaragoza donde, climáticamente, no hay día ni malo ni bueno, bromea- y conocer cuáles son sus límites.

Algo que también demostró el 23 de marzo de 2019, en las instalaciones del colegio Montearagón, donde trabaja, cuando corrió durante 24 horas llegando a recorrer una distancia de más de 170 kilómetros: "Tan solo paraba para lo mínimo indispensable, beber agua o ir al baño. Era un reto que quería ponerme a mi mismo hacía mucho tiempo".

"Provocar esa soledad buscada"

"Independientemente del nivel, todos los corredores sentimos las mismas cosas: fuerza, ligereza y libertad", reivindica. En los últimos años se ha producido un gran incremento de seguidores y amantes de este deporte. Y aunque la pandemia también ha tenido algo que ver, asegura que el ‘boom’ viene de antes. "Es un deporte muy barato, para el que necesitas pocas cosas y en el que el único reto eres tú mismo. Todo el mundo corre por huir de alguna manera o en busca de algo", admite.

Y es que, como explica, la pandemia nos ha demostrado muchas cosas, entre ellas que, curiosamente, aquellas disciplinas tradicionalmente relegadas a un segundo plano -como el arte o el deporte- han sido las que verdaderamente nos han salvado durante las peores semanas de la crisis sanitaria. “Es curioso, pero durante el estado de alarma todos recurrimos a la pintura, a la música o a hacer ejercicio en nuestras casas”, destaca. Empezando por él mismo que, durante 48 días, corrió 20 kilómetros diarios en la terraza de su casa de apenas 20 metros.

¿Cómo celebrarías tu 90 cumpleaños?

Tanto en la prueba de este domingo como en la vida, Romero reconoce que el tiempo o las marcas ya no suponen un quebradero de cabeza para él. “Correr es un ansiolítico natural. No solo mejora tu estado anímico y tu autoestima, sino que, además, te empodera y te permite conocer gente. Creo que el reto para muchas personas hoy en día es aprender a vivir el presente”, asevera.

Eso sí, a la pregunta de cómo celebraría su 90 cumpleaños, Romero lo tiene muy claro. “Si puedo y el cuerpo lo permite…, lo haré corriendo o, aunque sea, andando. Pero terminaré el reto que me he planteado”, concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión