Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

Zaragoza iniciará a final de año las obras para crear una plaza en la calle de Estébanes

Se invertirán 130.000 euros que deberán asumir los propietarios del espacio del Tubo, ahora ocupado por terrazas hosteleras.

Una de las terrazas ubicada en el solar a reformar de la calle de Estébanes, en el Tubo
Una de las terrazas ubicada en el solar a reformar de la calle de Estébanes, en el Tubo
Toni Galán

Hace más de una década que el solar ubicado en plena calle de Estébanes, en el corazón de la popular zona gastronómica del Tubo, debería haberse convertido en una plaza. Sin embargo, sus propietarios no han emprendido ninguna acción al respecto. Ahora está ocupado por terrazas de negocios hosteleros, pero el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) contempla el cambio desde 2010. Por eso, el Ayuntamiento ha decidido emprender la regeneración de este espacio, y prevé iniciar los trabajos a finales de 2021. Supondrán una inversión de 130.000 €, que luego repercutirá en los dueños.

El gobierno de Zaragoza aprobó el expediente para impulsar la configuración definitiva de esta histórica vía. En concreto, se actuará en un espacio de 499 metros cuadrados situado entre Libertad y la confluencia con Cinegio y Ossau. El objetivo es crear una nueva plaza abierta que permita esponjar la calle y ganar anchura de forma «sustancial» en la mayor parte de su trazado. También se ganarán dos parcelas de uso residencial a los lados, lo que, además de "regenerar" la zona, servirá para cerrar las medianeras y patios interiores que se ven de las edificaciones de entorno.

La ejecución de las obras se iniciará tras la redacción del proyecto que, como informaron fuentes municipales, se encuentra "muy avanzada", y después de la licitación pública. La previsión es que sea antes de que acabe el año y, pese a que el Ayuntamiento asumirá en un principio el gasto, posteriormente se repercutirá sobre los propietarios. "Son quienes deben soportarlo aunque no hayan mostrado interés en impulsar el desarrollo en los últimos diez años", aclaró ayer el edil de Urbanismo, Víctor Serrano, que explicó que es "una actuación por sustitución".

Según destacó el concejal, la iniciativa "contribuirá a una mejora sustancial en la puesta en valor del patrimonio cultural",  ya que el espacio a adecuar forma parte del entorno del Bien de Interés Cultural de la iglesia de San Gil y, asimismo, la plaza permitirá poner a la vista el edificio catalogado de Interés Arquitectónico que se sitúa en el lindero norte del ámbito.

Bares y vecinos

Desde Bodegas Almau, uno de los bares que ahora ocupa el solar, se mostraron tranquilos. "Tenemos permiso de explotación desde 2007 y, cuando se construya la plaza, se volverá a solicitar. Además, como ha pasado tanto tiempo tenemos derechos adquiridos", explicó Noé Almau. El único inconveniente será el tiempo que se prolonguen los trabajos.

Eso, como hosteleros, porque como vecinos la situación cambia. "Nos preocupa", aseguran. Creen que las molestias que suelen provocar algunos clientes de un local de ocio nocturno ubicado enfrente podrían desplazarse a la plaza, que temen que acabe convirtiéndose en un "botellódromo".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión