Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

sucesos

Acusan a un vecino de La Muela de abusar de una niña de 12 años

El hombre, que había estado bebiendo con la madre de la menor, niega los hechos. La chica asegura que se aprovechó de ella dos veces el mismo día.

Audiencia Provincial de Zaragoza.
Audiencia Provincial de Zaragoza.
Guillermo Mestre

Los presuntos abusos a los que sometió a una niña de 12 años, hija de una amiga, sentaron ayer en el banquillo de los acusados de la Audiencia de Zaragoza a Gian Pierre S. R., un informático de origen peruano afincado desde hace algún tiempo en La Muela. La víctima asegura que el hombre se propasó con ella dos veces el mismo día, primero, dándole un «lengüetazo» en la oreja, y después, tocándole los pechos y los glúteos. Sin embargo, el encausado niega cualquier abuso y mantiene que lo único que hizo fue dar un abrazo a la menor. De ahí que rechazara el acuerdo que le ofreció la Fiscalía y prefiriera afrontar un juicio que podría costarle año y medio de prisión.

Los hechos se produjeron sobre las seis de la tarde del pasado 6 de enero en el propio domicilio de la chica. La madre de esta última reconoció que había estado tomando algo con el acusado en varios bares y acabaron en su casa. «Pero cuando se produjeron los supuestos abusos yo estaba en el baño y a mí mi hija no me comentó nada», declaró la mujer. Tanto esta como la menor admitieron que la relación entre ambas no era buena. Es más, la defensa, a cargo del letrado Rafael Ariza, sostiene que no hubo ningún tocamiento y que la chica presentó la denuncia con el único fin de llamar la atención.

"Me preguntó si podía darme un beso"

«No me inventé nada. Cuando me iba del bar, al despedirme, me preguntó que si podía darme un beso, pero lo que hizo fue darme el lengüetazo. Y después, en casa, se le fue la mano y me tocó las partes íntimas. Desde luego, a mí me pareció que lo hacía de forma intencionada», indicó.

En lo único que coincidieron acusado y víctima fue en la gran cantidad de alcohol que había consumido el primero. «Yo iba muy tomado, pero nunca he abusado de nadie», insistió el hombre, que parece que ese día celebraba su cumpleaños. A preguntas del propio presidente de la Sección Sexta, la chica reconoció también que el amigo de su madre había bebido «bastante». La menor no le contó nada de lo sucedido a su madre, pero sí lo hizo a una amiga, de su misma edad. De hecho, fue la madre de esta última quien terminó llamando a la Guardia Civil. Según esta mujer, la chica le pidió después perdón confesando que «se lo había inventado todo». Algo que ahora la niña niega.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión