Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

El padre del agresor alertó a la mujer asesinada en Zaragoza del peligro que corría

Katia, de 35 años, murió en el barrio de Las Fuentes presuntamente a manos de su pareja, al que ya había denunciado con anterioridad.

Lugar donde ocurrió el crimen
Lugar donde ocurrió el crimen
Guillermo Mestre

La víctima y el padre del hombre que presuntamente mató a su pareja el pasado sábado en Zaragoza, que es el propietario de la vivienda en la que ocurrió el supuesto homicidio, mantuvieron una conversación a través de una aplicación de mensajería el sábado por la tarde. Ella le dijo que iba a acudir al inmueble a ver a su hijo y el progenitor le advirtió de la peligrosidad de la situación y le pidió que tuviese cuidado.

La víctima, que había denunciado con anterioridad al que había sido su pareja, había rechazado todos los recursos de protección en materia de violencia de género que se le habían ofrecido desde las instituciones. Ninguno de los dos llevaba pulsera de geolocalización que se emplea en situaciones de esta naturaleza. En la última revisión de su caso no se decretó riesgo alto, según indicaron. 

Katia fue asesinada a cuchilladas en la madrugada del sábado al domingo, presuntamente por su expareja, Rubén C., en la vivienda en la que este último vive en la calle de Leopoldo Romeo, en el corazón del barrio de Las Fuentes. El supuesto homicida trató de quitarse la vida momentos después saltando desde el balcón del 5º C, pero una furgoneta blanca aparcada justo debajo amortiguó la caída e impidió, según fuentes sanitarias, que muriera en el momento. El varón, de nacionalidad española y que cumplirá 32 años próximamente, se encuentra hospitalizado en la uci, donde una dotación policial lo custodia ya que está arrestado.

La víctima tenía 35 años y deja huérfano de madre a su hijo de 12 años en su país natal, Nicaragua, donde su familia quiere repatriar los restos mortales. Katia y su agresor estaban en el mismo inmueble, donde vivía él, pese a que una orden de alejamiento impedía que Rubén se acercara a ella. La fallecida envió un mensaje al padre del agresor para decirle que iba ir a la vivienda, y él trató de disuadirla y le dijo que tuviera "cuidado". La Justicia había decretado con anterioridad medidas similares contra el detenido, solicitadas tanto por Katia "como por otras mujeres", según indicaron fuentes policiales. Y hasta tenía prohibido acercarse a su propio padre, al que habría propinado una paliza en el pasado. Al parecer, el hombre había incumplido estos requerimientos en repetidas ocasiones. La víctima había descartado los recursos que se le ofrecieron desde las instituciones, incluido entrar en el sistema de seguimiento integral en los casos de violencia de género (Viogen). En la última valoración policial no se decretó riesgo alto de su caso y ninguno de los dos llevaba pulsera de geolocalización.

El hombre habría agredido mortalmente a su expareja con un arma blanca, supuestamente un cuchillo de cocina de grandes dimensiones, que al parecer le clavó "varias veces". El grupo de Homicidios de la Policía Nacional se hizo cargo de las investigaciones para esclarecer los hechos y la autopsia se llevará a cabo a lo largo deeste lunes en el IMLA.

Concentración a las puertas de la Delegación del Gobierno en Zaragoza
Concentración a las puertas de la Delegación del Gobierno en Zaragoza
@DelGobEnAragon

A primera hora de este lunes, una concentración a las puertas de la delegación del Gobierno en Aragón ha recordado a Katia con un minuto de silencio. La delegada, Pilar Alegría, ha presidido el acto junto al Justicia de Aragón, Ángel Dolado.

Minuto antes, la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, consideraba en una entrevista en la Cadena SER que tras los asesinatos machistas de la última semana es "el momento de controlar más a los agresores".

También el barrio de Las Fuentes se desencajó este domingo de dolor. Y la comunidad nicaragüense. Y las mujeres. Y todos los zaragozanos. Más de doscientas personas  abarrotaron la fuente de las Aguadoras para lanzar un grito unánime y rotundo contra la violencia machista. Y para hacer saber a la familia de Katia y a todas las que por desgracia están sufriendo "una terrible lacra que no deja de cobrarse vidas" que "no están solas". Sobre todo, para expresar su más firme "condena y repulsa" ante un nuevo asesinato.

Las llamadas de auxilio se disparan

Las víctimas de violencia machista atravesaron un auténtico calvario en los meses más duros de la pandemia, cuando se vieron obligadas a convivir con su maltratador. Una conyuntura que multiplicó las llamadas de auxilio al teléfono del Instituto Aragonés de la Mujer (IAM) para denunciar tanto agresiones físicas y psicológicas. Entre el 1 de enero y el 1 de septiembre de 2020, se registraron 1.830 peticiones de auxilio, lo que supone un 51% más que en mismo periodo del año anterior, cuando fueron 1.194.

En contra de lo que se pueda imaginar, estos contactos telefónicos no se tradujeron en denuncias en la misma medida. De hecho, los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) reflejan que en 2019se registraron 878 casos de malos tratos a mujeres que llegaron a la fiscalía, mientras en 2020 fueron 725. Estas cifras suponen un descenso del 17,4% que convierten a la comunidad en la segunda española donde más disminuyó la cifra, solo por detrás del País Vasco (21,9%).

Con una pandemia y un confinamiento de por medio hay que valorar con cautela esta reducción de las denuncias. La delicada situación económica provocada por la crisis económica también está causando que muchas mujeres se retraigan a la hora de acudir a la policía o al juzgado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión