Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

tribunales en zaragoza

Una mujer de 53 años acusa de abusos a los dos primos con los que compartía piso en Zaragoza

Los acusados aseguran que la supuesta víctima los denunció porque la echaron de la vivienda por no pagar el alquiler. Las defensas se aferran a los trastornos psiquiátricos de la denunciante para pedir la absolución. 

Los dos acusados, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza.
Los dos acusados, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza.
Guillermo Mestre

La expulsión de una mujer de 53 años de un piso compartido por el supuesto impago del alquiler de su habitación acabó convertido en sendas denuncias por abusos y agresión sexual contra dos primos de origen paquistaní, que este miércoles se han sentado en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial. Los hechos se produjeron el 12 de abril de 2018 en un edificio del barrio de Jesús de Zaragoza, al que acudió la Policía Nacional a requerimiento de la supuesta víctima. En un principio, esta contó a los agentes que al llegar a casa se había encontrado todas sus cosas en el rellano y la cerradura cambiada. Sin embargo, la mujer terminó denunciando los presuntos abusos de los que había sido víctima la madrugada anterior por parte de Abu S., el hombre con al que tenía subarrendado el cuarto. Y no solo eso, acusó también a su primo, Noor M., de haberse metido también en su cama el mes anterior.

"Nunca tuve ningún problema con esta señora. Los problemas empezaron cuando dejó de pagar la habitación"

Los acusados han negado ante el tribunal cualquier tipo de abuso o agresión sexual. “Nunca tuve ningún problema con esta señora. Los problemas empezaron cuando dejó de pagar la habitación”, ha declarado Abu S., para el que la Fiscalía solicita diez años de prisión: siete por la agresión sexual y otros tres por las lesiones. Porque la mujer asegura que no solo se metió por la noche en su habitación para abusar de ella, sino que utilizó un objeto punzante para hacerle varios cortes en los pechos y en los muslos. “Lo hizo para forzarme a abrir las piernas”, ha declarado la denunciante tras un biombo.

La causa se tramitó inicialmente como dos supuestos casos de abuso sexual, ya que la mujer manifestó ante la Policía que ninguno de los dos hombres la penetró. Sin embargo, casi dos años después, cuando las pesquisas ya estaban avanzadas, la señora declaró ante el juez instructor que Abu S. le había introducido también un dedo en la vagina. Y ello es lo que ha obligado a calificar estos hechos como violación y a juzgarlos en la Audiencia Provincial. En cuanto al segundo encausado, Noor M., la denunciante mantiene que abusó de ella y eyaculó sobre su cuerpo. Por estos hechos, el Ministerio Público solicita para él una condena de tres años de cárcel.

Durante la vista, que continuará este jueves, ha comparecido también la hija de la supuesta víctima, quien ha recordado que su madre tiene diagnosticado y está siendo tratada un trastorno de la personalidad desde el año 2001. De hecho, esta ha confesado que un primer momento dudó de la versión de lo sucedido de la mujer. Las defensas, a cargo de los letrados José Antonio Soriano y María León Gargallo, también albergan bastantes dudas sobre los hechos. Es más, el primero ha mencionado este miércoles un informe psiquiátrico del Gobierno aragonés en el que se describen otros trastornos de la denunciante que cree que podrían haber condicionado su relato sobre lo sucedido.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión