Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

tribunales en zaragoza

"No me aproveché de mi amiga en el taxi, todo lo que grabó la cámara fue consentido"

Los presuntos abusos sexuales a una chica durante las fiestas del Pilar de 2019 podrían costarle 3 años de prisión a un joven.

La agresión se produjo en un taxi tras abandonar el recinto ferial de Valdespartera
La agresión se produjo en un taxi tras abandonar el recinto ferial de Valdespartera
Raquel Labodía

El Juzgado de lo Penal número 5 de Zaragoza sentó ayer en el banquillo a Álex A. H., el joven de 19 años al que una amiga de la misma edad denunció durante las Fiestas del Pilar de 2019 por presuntos abusos sexuales. Los hechos se habrían producido cuando ambos regresaban juntos a casa en un taxi tras pasar la noche en el recinto ferial de Valdespartera. El novio de la chica viajaba también con ellos, pero ocupaba el asiento del copiloto y no fue consciente de lo que ocurría en la parte trasera. Sin embargo, el vehículo estaba equipado con una cámara de seguridad y fueron sus imágenes las que sirvieron a la víctima para apuntalar la denuncia que después presentó en comisaría.

El presunto autor de los abusos negó ante la juez haber forzado a su amiga y aseguró que fue ella quien le hizo «insinuaciones sexuales». De hecho, mantiene que estas se produjeron durante toda la noche e incluso en días anteriores. El joven no niega que tocara «el busto» a la denunciante, pero insiste en que «todo fue consentido». Es más, contó que, aunque ambos se sentaron al principio junto a las ventanillas, dejando un hueco en el medio, su amiga le pidió después que se acercara.

«Yo no me aproveché de mi amiga en el taxi, lo que grabó la cámara fue consentido», señaló el acusado para justificar las imágenes que la denunciante puso a a disposición de la Policía Nacional. El vídeo, que se reprodujo ayer en el juicio, dura apenas un minuto pero prueba que existió un contacto físico entre ambos.

Durante su declaración, la joven recordó que habían estado bebiendo durante toda la noche y ella estaba bastante afectada por el alcohol. «Supongo que reposé mi cabeza sobre él porque me estaba quedando dormida. Pero yo no consentí los tocamientos.Llegué a pensar que lo había soñado, pero al despertarme y verlo encima me quedé en estado de shock», declaró.

La chica se encontraba a apenas medio metro de su novio, pero fue incapaz de reaccionar y no le contó nada hasta que llegaron al camino de Las Torres y el acusado se apeó de taxi. La víctima, muy nerviosa, le explicó entonces que su amigo se había aprovechado de ella, tocándole los pechos y cogiéndole la mano para llevársela a la entrepierna. Todo esto se lo contó delante del taxista, que al escucharla le informó que contaba con una cámara de seguridad y podían extraer la grabación para llevársela a la Policía. Y eso fue lo que hizo.

El conductor del taxi corroboró ayer ante la juez que la denunciante se quedó paralizada y echó a llorar en cuanto su amigo se bajó del vehículo.

Tres denuncias aquellas fiestas

La defensa, a cargo de la letrada María Saiz Pérez, entiende que su cliente no cometió ningún delito, por lo que propuso su absolución. Sin embargo, tanto la Fiscalía como la acusación particular, a cargos de los letrados Marco Antonio Navarro y Carlos Álvarez de Eulate, mantienen que los hechos deben ser calificados como abusos sexuales.Sin embargo, mientras el Ministerio Público pide una multa de 20 meses –prácticamente, la pena mínima–, la denunciante solicita hasta tres años de prisión.

Fueron tres las denuncias por presuntas agresiones o abusos sexuales las que se tramitaron durante las Fiestas del Pilar de 2019. Y por ellas fueron identificados y detenidos cinco jóvenes. En el caso de Álex A.H., la Fiscalía llegó a hablar de coacciones y pedir el archivo de la causa, pero la instructora lo llevó finalmente a juicio.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión