Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

Denuncian la paliza de una niña de 12 años a otra menor en Zaragoza para colgar el vídeo en redes sociales

La Policía investiga la agresión, ocurrida el lunes a la salida de un centro escolar, y no descarta un caso de ‘bullying’. El colegio habría expulsado a la atacante durante 20 días.

Sala del CIMACC (091) de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Aragón. Foto de recurso, agentes de Policía.
Sala del CIMACC (091) de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Aragón.
Toni Galán

El Grupo de Menores de la Policía Nacional investiga la paliza que sufrió el pasado lunes una niña zaragozana de 13 años, presuntamente a manos de una compañera de clase de un año menos. La supuesta agresora habría pedido a un amigo que grabase en vídeo los golpes para después subirlo a Instagram, una de las redes sociales con más usuarios, según recoge el atestado policial. En él se explica que la atacante comenzó a seguir a la otra niña a la salida del centro escolar, ubicado en el distrito Universidad de la capital aragonesa, y que habría comenzado a increparla gritándole que estaba "diciendo cosas malas" de ella, algo que la chica negó.

Ante su indiferencia, la agresora "cogió del pelo" a la víctima y "la tiró al suelo para seguidamente pegarle cinco puñetazos en la cabeza". Después de que un viandante intentara separarlas, la menor arremetió de nuevo y le habría propinado "una patada en la cara". A la llegada de otros estudiantes del centro, la denunciada, que 2le decía sin parar a un amigo que grabara la agresión", habría salido corriendo.

La grabación fue compartida horas después en un directo –una emisión que desaparece en cuestión de minutos–, pero otras alumnas del centro escolar la guardaron y se la facilitaron a la familia de la agredida, que a su vez la trasladó a la Policía Nacional en una ampliación de la denuncia.

La niña fue atendida en un centro hospitalario por los golpes, que le han dejado como secuelas distintos dolores en el cuello y la espalda. "No puede ni dormir por las noches", relata su madre, quien lamenta que su hija ahora tenga "miedo de salir a la calle". Durante la paliza también se rompieron las gafas de la niña.

Los agentes investigan los hechos como un presunto caso de acoso escolar. Al parecer, según la denunciante, la compañera comenzó a meterse con ella el curso anterior, llegando incluso a "amenazarla diciendo que le iba a pegar o decir cosas de ella que no eran verdad como que andaba difamando a otros alumnos". Finalmente, acabó por bloquear su número de teléfono para no recibir más mensajes.

El presente curso lo comenzaron sin problemas aparentes, pero "pasado un tiempo, una tercera niña le preguntó si la había acusado de robanovios", algo que habría afirmado la agresora. Desde ese día, "empezó a recibir amenazas de que le iba a pegar". Una intimidación que se habría materializado esta semana.

"Que no lo sufra nadie más"

La madre de la víctima agradece al colegio "el decidido apoyo" que les está brindando. El centro, tras una reunión del consejo escolar, habría expulsado a la agresora durante veinte días, lo que al parecer ha motivado la aparición de pintadas en una de las fachadas y en el propio patio.

"Lo que yo quiero es que lo que ha sufrido mi hija no lo sufra nadie más. Esta chica ya ha pegado e intimidado a otras niñas. No se puede tolerar que haya niñas que vayan a clase con miedo", lamenta la progenitora. Los alumnos del curso de las menores, sexto de Primaria, recibirán una charla policial sobre ‘bullying’.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión