Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ayuntamiento de Zaragoza

PP-Cs fía la solución del déficit de 2020 en Zaragoza a la mejora de los ingresos y a los fondos estatales

La izquierda carga contra "la mala gestión" del gobierno por cerrar el pasado ejercicio con 10,3 millones de agujero, mientras que Navarro lo achaca a la pandemia.

María Navarro, este martes, durante la comisión de Hacienda del Ayuntamiento de Zaragoza.
María Navarro, este martes, durante la comisión de Hacienda del Ayuntamiento de Zaragoza.
José Miguel Marco

De momento, esperar. La concejal de Hacienda del gobierno PP-Cs, María Navarro, no tiene previsto aplicar un recorte a corto plazo de 10,3 millones de euros para enjugar el déficit del año 2020. La solución será aguardar la evolución de los ingresos a lo largo de este ejercicio con el objetivo de cerrar 2021 con un remanente positivo que cubra el agujero del ejercicio anterior. La solución no ha convencido a la oposición, que ha cargado contra “la mala gestión” de Navarro por no haber equilibrado las cuentas.

La comisión de Hacienda ha dado cuenta este martes de la liquidación del presupuesto de 2020, que se cerrará en negativo: 10,3 millones de euros que Navarro achaca a la crisis derivada de la covid-19. La responsable municipal ha explicado que en 2020 se ha producido un bajón de los ingresos de 36 millones de euros en un contexto de “alta ejecución presupuestaria”, al que ha habido que sumar “el gasto extraordinario” de la pandemia.

“El otro día me reuní con los hosteleros y les dije que el remanente iba a ser de menos 10. Y ellos me decían que ojalá hubiera sido de menos 30”, ha afirmado Navarro. La concejal de Hacienda ha reprochado a la oposición que en las últimas comisiones de Hacienda insistiera en que el Ayuntamiento “era rico” y que el remanente de tesorería “iba a ser positivo” en 25 millones. “Y decían que si no dábamos ayudas directas era porque no nos daba la gana”, ha apuntado.

Navarro ha descartado recurrir a la deuda, dado que el Ayuntamiento incurriría en ahorro neto negativo, como advierte el tesorero. Ha puesto en duda que se puedan aplicar recortes en este momento y ha recordado la imposibilidad de reducir el gasto obligatorio. Otra opción es que el presupuesto de 2022 parta con 10,3 millones más de ingresos que de gastos.

Pero Navarro sostiene que “lo más prudente es esperar a ver cómo evoluciona el año”. “Sigo siendo optimista en que algo nos llegará”, ha confiado en relación a los fondos estatales o de la UE. “Eso, más la regularización de ingresos que va a haber en 2021, que esperamos que sea mejor que en 2020. Se va a equilibrar el presupuesto a final de año”, ha señalado.

La oposición, salvo Vox, ha sido muy crítica. “¿Diez millones de remanente negativo es una buena noticia? Estamos fastidiados. Este presupuesto aprobado hace unos días llega ya herido de muerte”, ha dicho la concejal socialista Ros Cihuelo, que ha insistido en que si se atiende al informe del tesorero, en el próximo pleno habría que aplicar un recorte de gasto o esperar a 2022 y aprobar un presupuesto con superávit.

Para Alberto Cubero, de ZEC, la liquidación del presupuesto confirma “la incapacidad de gestión” del gobierno PP-Cs. Ha asegurado que el problema deriva por la decisión de pagar 37 millones en facturas “más allá del 31 de diciembre”. “Si hubieran estado encima de las cosas el remanente hubiera sido positivo”, ha dicho Cubero, que además ha recordado que “hubo 53 millones de euros de inejecución presupuestaria en 2020”. Amparo Bella, de Podemos-Equo, ha lamentado “la falta de previsión” del gobierno después de “un año lloriqueando por la falta de ayudas” y “sin ejecutar el presupuesto”.

Julio Calvo, de Vox, ha señalado que el remanente negativo “era previsible” por los gastos extraordinarios de la pandemia y ha considerado que “no es fruto de la mala gestión”. Ha hecho hincapié en la deuda de otras administraciones, como el Gobierno de Aragón, y ha exigido al alcalde, Jorge Azcón, que “dé un golpe encima de la mesa”. En este sentido, Carmen Herrarte, de Cs, ha hecho una propuesta alternativa a las que plantea la ley de Haciendas Locales para estos casos: “Que el Gobierno de Aragón nos devuelva 10 millones de euros de los 50 que nos debe”.

María Navarro ha concluido recordando que la DGA cerró 2018 y 2019 con unos remanentes de tesorería negativos de 809 y 1.380 millones de euros. “Y este año, con pandemia, supongo que cerrará con más de 1.380 millones. Y ahí no gestiona PP y Cs. Y el Gobierno de Aragón sí que recibe fondos extraordinarios”, ha afirmado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión