Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

Condenado a 33 años de cárcel el pederasta de Calatorao, que pasará un máximo de 18 en prisión

El hombre, de 72 años, reconoció haber abusado de seis niñas, de las que se aprovechaba a cambio de regalos.

El pederasta de Calatorao, durante la primera sesión del juicio.
El condenado, durante la primera sesión del juicio.
Guillermo Mestre

Melchor Serrano Marco, el septuagenario que confesó haber abusado sexualmente de seis chicas menores –la más joven, de 12 años– en Calatorao, ha sido condenado por la Audiencia de Zaragoza a 33 años de prisión. El hombre, que compraba los favores sexuales a cambio de regalos o pequeñas cantidades de dinero, no cumplirá más de 18 años en prisión en base al artículo 76 del Código Penal, que establece que no se puede exceder del triple del tiempo que imponga la más grave de las penas.

En este caso, el fallo condena al procesado a nueve años por dos delitos continuados de abusos sexuales a menores de 16 años, quince años y medio por seis delitos de inducción a la prostitución y corrupción de menores, cinco años y medio por un delito de pornografía con menores y otros tres años de prisión por delinquir contra la salud pública, ya que también facilitó hachís a algunas de las jóvenes.

Dada la gravedad de los hechos, la Fiscalía propuso inicialmente una condena de 57 años, la mayor que se recuerda por abusos y corrupción de menores en Aragón. Sin embargo, el septuagenario, defendido por el abogado Javier Osés, acabó pactando la confesión de los delitos por los que se le condena para no acabar su vida entre rejas.

El condenado se acercaba a las puertas de los institutos de los municipios del entorno para captar a sus víctimas. Les ofrecía pequeñas cantidades de dinero, distintos regalos e, incluso, hasta una simple hamburguesa. A cambio de estos pagos lograba convencer a las víctimas para que accediesen a las prácticas sexuales, manteniendo relaciones completas y hasta un trío. Si una de las menores se mostraba reticente, el condenado se ‘conformaba’ con una felación o con que le pasaran fotos o vídeos desnudas.

Aunque los investigadores lograron identificar solo a seis víctimas, él mismo aseguró durante la vista que lo intentó con más.

Indemnizar a las jóvenes y dejar el pueblo

Una de las niñas está internada y en tratamiento psicológico por «trastorno disruptivo del control de impulsos y de la conducta». Además de las penas de cárcel, el hombre ha tenido que indemnizar económicamente a las jóvenes con 46.000 euros. El tribunal también le prohíbe residir en las localidades de Calatorao, Alpartir y Morata de Jalón.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión