Despliega el menú
Zaragoza

Los municipios del Manubles vuelven a hacer frente común contra la mina de Borobia

Dudan de la fiabilidad del estudio de impacto ambiental  y piden al Gobierno aragonés que vaya al Contencioso Administrativo.

Sondeo en la mina de Borobia
Sondeo en la mina de Borobia en una imagen de archivo
Mariano Castejón

Asociaciones y ayuntamientos del valle del Manubles, con el apoyo de plataformas y entidades ecologistas, vuelven a hacer frente común contra la explotación de una mina de magnesitas en la localidad soriana de Borobia. Si hace tres años su coordinación intentó frenar sin éxito la instalación, ahora el objetivo pasa por impedir que se materialice el proyecto de ampliación presentado por la firma Magnesitas y Dolomías de Borobia. "Es una cuestión que afecta a este valle, al del Ribota, pero también al Aranda y al Parque Natural del Moncayo", sintetiza Antonio Royo, miembro de la Asociación ¿Por qué no en Torrijo? y portavoz del grupo.

"Pretenden cargarse el acuífero del Moncayo, desviar el agua y trabajar en seco y eso afecta muy gravemente al sistema de acuíferos de esa zona que está interconectado con un montón de manantiales", describe Royo. En este sentido, subraya que uno de sus principales argumentos es "que parte de las afecciones están en Aragón y ahí la Junta de Castilla y León no es competente, lo es el Ministerio para la Transición Ecológica porque afecta a dos comunidades autónomas". Así, esas repercusiones, según Royo, se dejarán notar "en la calidad del agua, tanto de boca como de riego, y dificultarán la alimentación de la fauna de ribera".

Entre las razones que esgrimen también están los continuos incumplimientos de la directiva del marco del agua y sobre las medidas de impacto ambiental (por las que ya se multó a la empresa) y los problemas con vertidos ilegales y de turbidez en el agua del río. "Nos chirría que quien pide la autorización es una empresa, pero quien la ejecuta es otra. Y esto suena a Inquinosa o a Aznalcóllar: si ocurre algo quebrará una empresa y no indemnizarán", explica Royo, que recuerda la ayuda del hidrogeólogo Jesús Mateos.

Valoran llevar el proceso al Contencioso Administrativo, "si económicamente" pueden, y consideran "fundamental que lo haga el Gobierno de Aragón". Institucionalmente, Podemos-Equo presentó alegaciones basándose en un estudio de la Universidad de Zaragoza que considera los efectos de la mina como "graves e irreversibles". En la oposición al proyecto también se sitúan la Plataforma Aguas del Moncayo, la Plataforma en Defensa del Agua y de la Tierra y asociaciones sorianas como la Hacendera.

Royo también señala los "efectos negativos sobre el sector frutícola, por dejar un caudal ecológico ridículo y de baja calidad" y recuerda que "la promesa de puestos de trabajo en Borobia acaba siendo un espejismo". El plazo para recoger alegaciones sigue abierto hasta el 11 de marzo y desde redes sociales como las del proyecto de cooperación Fruta del Manubles se facilitan formularios para presentarlas de forma individual o colectiva.

Las Cortes de Aragón aprobaron el pasado martes una iniciativa parlamentaria contra la ampliación de Borobia, con los votos a favor de IU, PSOE, Podemos, CHA y Partido Aragonés, mientras que PP, Ciudadanos y Vox se abstuvieron. En el mismo sentido se han ratificado mociones en la DPZ y en el Ayuntamiento de Tarazona.

Etiquetas
Comentarios