Despliega el menú
Zaragoza

Ayuntamiento de Zaragoza

La recaudación por la plusvalía se desplomó un 41% en 2020 y suma cuatro años de caídas

El Ayuntamiento dejó de ingresar 19 de los 50 millones previstos. La baja actividad por la covid, las bonificaciones y las pérdidas de valor, principales causas del descenso.

Instalaciones del servicio de recaudación de tributos del Edificio Seminario.
Instalaciones del servicio de recaudación de tributos del Edificio Seminario.
José Miguel Marco

De ser un impuesto que, fruto de la burbuja y la revisión catastral de 2013, parecía no tener techo, la plusvalía está en una senda descendente en la que no se ve el suelo. La recaudación del segundo tributo en importancia del Ayuntamiento de Zaragoza registró en 2020 una caída del 41%, que se suma al retroceso que viene acumulando desde que en 2016 alcanzara su máximo histórico. En cuatro años, los ingresos se han desplomado casi un 60%.

Este es uno de los datos más significativos del último informe de la ejecución presupuestaria, a la espera de la liquidación del ejercicio. La plusvalía grava cualquier operación de compraventa de una propiedad inmobiliaria, pero también si existe una donación, una herencia o un usufructo. En total, se giraron recibos de por valor de 31 millones de euros, frente a los 53 del año 2019.

La cifra supone un roto de 19 millones de euros respecto a lo previsto en 2020 (el presupuesto estimó 50 millones) y queda por debajo de los 48 que se recaudaron en 2013, el primer año en el que se notó el impacto de la revisión catastral. Para 2021, Zaragoza ha reducido sus previsiones hasta los 36 millones de euros.

Loading...

El fuerte retroceso que está experimentando la plusvalía obedece a múltiples factores. Por un lado está la pandemia, que bloqueó las transmisiones inmobiliarias y por tanto la generación del impuesto. También atascó el trabajo en los servicios municipales, por lo que han quedado pendientes de trámite plusvalías de 2020.

Además este tributo se vio afectado por una elevada litigiosidad, dado que con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria se seguía cobrando pese a que los precios de la vivienda se estaban hundiendo. Esto se zanjó cuando el Tribunal Constitucional anuló en 2017 la plusvalía si había disminución de valor. Estos casos el Ayuntamiento ya no los cobra, circunstancia que ha mermado la recaudación y ha reducido el número de pleitos.

Por último, en los últimos años se han incrementado notablemente las bonificaciones a la plusvalía por heredar, que en algunos casos llegan al 95%. No obstante, a la vista del descenso que está experimentando el impuesto, el Ayuntamiento ha decidido no incluir ningún cambio en la recaudación de este tributo.

La concejal de Hacienda, María Navarro, dijo que las minusvalías y la pandemia han sido determinantes en la merma recaudatoria. Destacó que la previsión de ingresos cae de 50 millones a 36 y anunció cambios en materia de gestión. "Zaragoza es la que más bonifica la plusvalía por heredar en Aragón y nos gustaría ir más allá en 2022", declaró.

El IBI resiste y el IAE cae

El año 2020 fue duro en materia fiscal, por el impacto que tuvo la pandemia en la recaudación. Sin embargo, el principal impuesto que recauda el Ayuntamiento, el que grava los bienes inmuebles (IBI), resistió el golpe y alcanzó los 161,8 millones de euros, dos más que el ejercicio anterior. El aumento del parque de viviendas es la clave de la subida, dado que el tipo impositivo no se incrementó.

Peor suerte corrió el Impuesto sobre las Actividades Económicas (IAE) que perdió casi dos millones de euros en 2020. Algo parecido le pasó al Impuesto sobre las Construcciones, Instalaciones y Obras, que fruto del frenazo del sector de la construcción pierde otros dos millones (de 14,9 a 12,9). Por su parte, el impuesto de la circulación se mantuvo estable (30,8 millones, 278.000 euros menos).

La recaudación por el recibo del agua cayó casi un millón de euros, hasta los 29,2 millones, por la suspensión del cobro a determinados establecimientos durante el estado de alarma. También bajan la basura (15,1 millones frente a los 16,5 del año pasado) y las licencias urbanísticas (de 4,3 a 2,8 millones).

Etiquetas
Comentarios