Despliega el menú
Zaragoza

Las obras del Pabellón Puente entran en la recta final con el objetivo de reabrir a finales de año

La reforma se ha ejecutado al 80%, faltan remates y abrir los respiraderos previstos en las fachada. Ibercaja ajusta ahora la propuesta expositiva por la covid y prevé iniciar el montaje en mayo.

Obras en el Pabellón Puente.
Obras en el Pabellón Puente.
Toni Galán

La reforma y cerramiento del Pabellón Puente ha entrado en la recta final tras más de un año de trabajos, que se han visto afectados tanto por la pandemia como por las propias vicisitudes de una intervención en la que están implicadas media docena de empresas al mismo tiempo. Si no surgen nuevos contratiempos, la pasarela peatonal diseñada por Zaha Hadid estará lista a lo largo del mes de marzo y se entregará a la Fundación Ibercaja para su adecuación como sede del Mobility City, lo que permitirá su reapertura a finales de año o, en el peor de los casos, a principios de 2022.

Fuentes oficiales de la sociedad pública Zaragoza Expo Empresarial aseguraron a este diario que las obras están ejecutadas al 80% y los gremios están ya con los remates. No obstante, indicaron que solo falta que la adjudicataria de los respiraderos (exutorios) previstos en las fachadas, encargados a Colt España, inicie en los próximos días el último lote de la de la actuación.

En total, se van a instalar catorce de estos elementos en la cubierta que está compuesta por 26.550 piezas triangulares de hormigón reforzado y fibra de vidrio (GRC). Y otras siete irán en los lucernarios que se han recubierto con vidrio.

Las citadas fuentes de Expo Empresarial aseguraron que no se apreciará la diferencia, dado que los exutorios se igualarán con la estructura a modo de ventanas. De hecho, la solución pactada con la empresa establece que su estructura sobresaldrá «lo mínimo necesario» y finalmente quedará oculta por el revestimiento de chapa interior «lacado del color actual de la estructura».

Hasta una treintena de operarios han llegado a trabajar en el interior del Pabellón Puente, al que solo le restan por instalar algunos vidrios especiales y las grandes puertas correderas de cristal previstas en los extremos, de cuatro metros de altura y otros tantos de anchura, para que muestre su aspecto definitivo desde ambas riberas. Semejante tamaño en los cierres acristalados está justificado por la exigencia del servicio municipal de Bomberos, que incidió en la necesidad de poder entrar con sus vehículos en caso de siniestro. Su montaje se ha dejado para el final con el objetivo de que no sufran desperfectos.

La coordinación ha sido esencial para sacar adelante la actuación, que se dividió en cuatro lotes a cargo de seis empresas por un coste superior a tres millones de euros: el de mayor cuantía corresponde a los cerramientos (1,12 millones), seguido por la obra civil (946.132 euros), las instalaciones (800.406) y los exutorios (228.410).

Ahorro económico

A diferencia de lo que suele ser habitual en la obra pública, y a pesar de los contratiempos, la reforma del Pabellón Puente no solo no ha sufrido una desviación presupuestaria, sino que incluso se ha recortado la factura en unos 200.000 euros, según manifestaron desde Expo Empresarial.

La actuación de mayor calado han sido los cerramientos, con la instalación de 500 metros cuadrados de muro cortina de cristal para sellar los miradores situados en las fachadas este y oeste. Y en la cubierta se acabaron de montar el pasado verano los cristales en los 953 lucernarios, con 16 formas trapezoidales distintas.

Los futuros visitantes verán unos acabados muy superiores a los que tuvo la pasarela peatonal para la Expo 2008. Para ello, se ha rehecho el recubrimiento de pladur a lo largo de sus 260 metros y se ha levantado el suelo de hormigón a lo largo de 7.000 metros cuadrados, que se rematará con tres capas de resinas para darle su aspecto definitivo. «Esta regeneración profunda y masiva no estaba prevista», añadieron.

Las instalaciones también han entrado en la recta final y se han ejecutado a la medida del proyecto expositivo de la Fundación Ibercaja, que en cuanto le entreguen la pasarela deberá acometer el montaje en un plazo de entre seis y ocho meses. Desde la institución destacaron la «implicación» del Gobierno de Aragón e indicaron que ahora se está ajustando la propuesta por la covid, que estará lista en unas semanas para poder así licitar antes de primavera y comenzar los trabajos a lo largo de mayo. La intención es que el contenido sea igualmente tecnológico, de experiencia y juego, con el que se siga interactuando con las pantallas. Ahora se recurrirá al uso del móvil, «a modo de mando a distancia del museo».

Los responsables han estudiado las distintas soluciones tecnológicas existentes en el mercado y únicamente resta cerrar el presupuesto definitivo.

Etiquetas
Comentarios