Despliega el menú
Zaragoza

La Muela recalifica 30.000 metros cuadrados para construir el nuevo colegio y otros equipamientos

Los terrenos para la futura escuela están al final de la calle de San Francisco de Asís. El alcalde espera zanjar la polémica sobre la ubicación del centro que se reivindica desde hace años.

Protesta llevada a cabo por familias de La Muela en uno de los solares en los que se ha planteado construir el nuevo colegio.
Protesta llevada a cabo por familias de La Muela en uno de los solares en los que se planteaba construir el nuevo colegio.
Heraldo.es

Tras años de retrasos y polémica sobre el lugar más adecuado para construir el nuevo colegio público de La Muela (Zaragoza), el reivindicado segundo centro educativo podrá levantarse en una parcela de más de 30.000 metros cuadrados. El Ayuntamiento ya ha logrado una autorización extraordinaria de la Dirección General de Urbanismo de la DGA para impulsar una modificación aislada del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y utilizar el terreno.

Las parcelas que se van a recalificar, todavía rústicas, están situadas junto casco urbano, a unos 500 metros del Ayuntamiento, al final de la calle de San Francisco de Asís y de la ermita de San Antonio. "Técnicamente las hemos considerado las más viables porque son llanas, sin pendiente y tienen acceso a los suministros de luz, agua y vertido", explicó el alcalde, Adrián Tello.

Los más de 30.000 metros cuadrados, señala el regidor, dan de sí para edificar la necesaria segunda escuela – el centro Gil Tarín, diseñado para 450 alumnos, acoge a 785– y otros equipamientos como el nuevo instituto ­–los estudiantes de bachillerato se tienen que ir fuera de la localidad– un futuro centro médico o el cuartel de la Policía Local.

"Así se cubre la necesidad que existía de suelo para equipamientos y creo que la solución va a satisfacer a una gran mayoría de agrupaciones y vecinos", señaló Tello. Y es que encontrar el terreno perfecto para la nueva escuela es un foco de controversias e iba camino de convertirse en misión imposible. El pasado diciembre el Ayuntamiento planteó una consulta vecinal, pero la situación ha dado un giro radical. Educación, que hasta ahora planteaba que fuera en el auditorio con la oposición de una parte de los vecinos, ya está al tanto de este emplazamiento que ve con buenos ojos.

El alcalde calcula que las obras del colegio, con cuya construcción ya se ha comprometido Educación con fondos de recuperación de la Unión Europea, podrían empezar en 2022. "Nuestro objetivo es poner los terrenos a disposición de Educación a lo largo de 2021, cuanto antes mejor", dijo.

Para ello, el Consistorio ya ha contratado los servicios de un arquitecto que está trabajando en la redacción del proyecto de la modificación aislada, que tendrá que ser aprobada por la Comisión Provincial de Urbanismo y luego por el pleno municipal. Además, una vez que se haya llevado a cabo la liquidación del presupuesto de 2020, se hará una modificación presupuestaria para utilizar 1,5 millones de euros del remanente de tesorería para comprar todas las parcelas posibles.

Etiquetas
Comentarios