Despliega el menú
Zaragoza

ayuntamiento de zaragoza 

Comienzan los trabajos para reparar el digestor de la depuradora de La Almozara que reventó hace tres años

La acumulación de toallitas higiénicas en las tuberías provocó el fallo, que costará a las arcas municipales 1,4 millones de euros

Un robot teledirigido colgado de una  gran grúa perfora la cúpula del digestor primario de la depuradora de La Almozara. Las obras para reparar la avería que causó la acumulación de toallitas y otros materiales hace ya tres años encaran por fin su fase final. El Ayuntamiento de Zaragoza invertirá, a través de Ecociudad, 1.432.000 euros (1,7 millones con IVA) en arreglar de forma definitiva el fallo provocado por el desecho incorrecto de residuos higiénicos. Así lo ha recordado este miércoles la concejal de Infraestructuras, Patricia Cavero, que ha acudido a comprobar el desarrollo de los trabajos y ha adelantado que en un periodo de aproximadamente 5 meses se podrá empezar con el llenado de la estructura. 

Los operarios trabajan ahora, tal y como ha explicado la edil, en la demolición de la cúpula de acero y hormigón armado y la parte superior del muro. Previamente, ha sido necesario abrir dos puertas de acceso en la estructura y construir un vial para el paso de la maquinaria. "Es un trabajo de gran complejidad", ha apuntado Cavero, que ha añadido que esta rehabilitación forma parte del plan de inversiones que este año llevará a cabo la sociedad municipal por un valor de 9,9 millones de euros. En concreto, de este presupuesto, 6,3 millones irán destinados a modernizar los sistemas de depuración y mejorar las instalaciones tanto de esta planta y como de la ubicada en La Cartuja. 

Una vez finalice la primera fase, de la que se está encargando un equipo de diez profesionales especializados, además del personal de la EDAR, se iniciarán las labores de rehabilitación. En ese momento intervendrán alrededor de 25 personas, que se encargarán de reconstruir el muro dañado (el último metro del fuste del digestor) y de instalar una nueva cubierta. Estará formada por una lámina de pvc mucho más resistente que actuará como encofrado y que se irá hinchando como si fuera un globo mediante unos sopladores de aire que crearán presión en el interior hasta que adopte su forma definitiva.  Sobre ella se volverá a colocar el acero y hormigón armado. 

Al tiempo que se llevan a cabo estas labores, se debe poner especial cuidado para garantizar el funcionamiento ordinario de la depuradora. "La complejidad está en que la demolición hay que hacerla de una manera muy especializada, con equipos que no supongan un riesgo ni para el personal ni para la instalación", ha explicado Manuel del Rincón, jefe de la unidad de depuración de Ecociudad. Según ha indicado, una vez finalice la rehabilitación, aproximadamente en junio, comenzará la puesta en marcha del digestor, una operación que podría demorarse cuatro meses. 

Además, esta reforma estructural va a ir acompañada de diferentes medidas para mejorar la seguridad y evitar malos olores. Se instalarán, por ejemplo, sistemas de medición y control que ayuden a prevenir atascos y evitar nuevos accidentes. 

Etiquetas
Comentarios