Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza inicia un protocolo para aunar seguridad y confort térmico en aulas

El Ayuntamiento de Zaragoza inicia un protocolo para aunar seguridad y confort térmico en aulas que permitirá que en cada clase se renueve el aire suficientemente, pero sin pasar más frío del necesario.

Visita del consejero de urbanismo del ayuntamiento al Colegio Tenerías
Visita colegios Ayuntamiento de Zaragoza
Daniel Marcos/Ayuntamiento de Zaragoza

El área de Urbanismo y Equipamientos del Ayuntamiento de Zaragoza ha emprendido un programa para que los colegios públicos de la ciudad cuenten con un protocolo que haga compatibles la calidad del aire para evitar contagios de covid-19 y el confort térmico en las aulas.

Para ello, se distribuirán en los centros sensores de CO2 y temperatura, se formará a los equipos educativos y de mantenimiento y los datos serán monitorizados por el Laboratorio de Investigación en Fluodinámica y Tecnologías de la Combustión de la Universidad de Zaragoza, que colaborarán para que cada colegio tenga su propio protocolo.

En declaraciones a los medios en una visita al Colegio Tenerías, el primer centro al que han llegado estos medidores, el consejero municipal de Urbanismo, Víctor Serrano, ha apostado por acudir "a los que saben", en referencia a los científicos, para abordar este año "complicado" en términos de confort térmico en las aulas.

Optimizar la ventilación para que sea viable

El catedrático de Mecánica de Fluidos de la Universidad de Zaragoza, Javier Ballester, ha explicado que la idea es optimizar la ventilación para que esta sea viable.

Esto es, que en cada clase se renueve el aire suficientemente, pero sin pasar más frío del necesario.

Ballester ha señalado que la cantidad de CO2 que se considera adecuado en un espacio cerrado es de 700 partes por millón y que no se debe superar las 800.

A partir de ahí, la cantidad y el modo de ventilación dependerá de las condiciones de cada aula y de la meteorología.

Por ejemplo, mientras los días más tranquilos hará falta una mayor ventilación, si hace viento es más probable que con aperturas más pequeñas sea suficiente.

Ha asegurado que son muy pocos los espacios donde una buena ventilación no pueda evitar los contagios por aerosoles, pero siempre tiene que haber algo abierto.

En este sentido, ha recomendado lo que llama "ventilación cruzada distribuida", que implica abrir tanto ventanas como puertas y que las zonas abiertas estén repartidas por todo el espacio y no concentradas en una misma zona.

Una rutina "no muy difícil"

Una vez analizados los datos de cómo se acumula en CO2 en función de la ocupación del aula o de la ventilación, la rutina a seguir por los profesores "no es muy difícil", ha aseverado.

El consejero, por su parte, ha insistido en que lo más importante es que los centros sean capaces de "protocolizar" para compaginar la seguridad con el confort térmico y que esto no quede "al albur de lo que haga cada colegio de manera aleatoria".

Los medidores han llegado ya a entre el 55 y el 60 por ciento de los colegios y se irán moviendo una vez se pueda elaborar el protocolo en cada uno de ellos. Así, Serrano ha confiado en que todos los protocolos puedan estar listos en 15 a 20 días.

Se comienza por aquellos centros que no cuentan todavía con medidores, ya que en algunos ya se habían implantado por parte del profesorado o la comunidad educativa, si bien en estos últimos también se harán los protocolos.

Serrano ha destacado también que tanto los centros educativos como los niños han sido "ejemplo de responsabilidad" durante la pandemia y que por ello "se han hecho las cosas especialmente bien".

A ello ha sumado que el Gobierno de la ciudad ha sido "responsable" en cuanto a la gestión de los centros que son de su competencia, con más de 3,5 millones en mantenimiento y 1,8 en obras en los distintos colegios públicos zaragozanos.

Ha reconocido que este año la calefacción va a suponer un coste añadido importante debido a que han coincidido las peores condiciones meteorológicas "en un siglo" y la mayor factura de gas y electricidad de la historia reciente de España.

"Nosotros lo vamos a atender igual", ha recalcado el responsable municipal de Urbanismo, quien ha recordado que se encendieron las calefacciones con 72 horas de antelación con la llegada de la borrasca Filomena y que todo ello va a suponer una cantidad récord en consumo energético y mantenimiento.

En cuanto a las administraciones, ha apuntado que les ha tocado gestionar momentos "extraordinarios", pero ha apostado por dejar algunas cuestiones en manos de la comunidad científica.

Etiquetas
Comentarios