Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Una mujer enfrenta a 3 años y medio de cárcel por estafar 44.000 euros a un conocido con falsas inversiones

La acusada, que se valió de la confianza de la madre #del denunciante, prometía beneficios en muy poco tiempo.

Juzgados de Zaragoza en la Expo.
Juzgados de Zaragoza en la Expo.
Guillermo Mestre

La Fiscalía solicita una pena de tres años y medio de cárcel para una zaragozana que presuntamente estafó 44.000 euros al hijo de una conocida al que convenció de que trabajaba para una multinacional de inversiones. La encausada, Gloria J., conocía a la madre de la presunta víctima ya que había sido su asesora cuando trabajaba en la sucursal bancaria donde tenía sus ahorros. Esta relación generó la confianza suficiente para que su hijo decidiese participar en una propuesta de inversión con unos beneficios rápidos y seguros.

Convencido de que pronto recuperaría su dinero más un extra, el denunciante, Roberto, hizo una entrega de 30.000 euros en efectivo a Gloria, que a través de un contrato rubricado el 24 de abril de 2014 se comprometió a retornar la misma cantidad junto a unos intereses de 430 euros pasados dos meses. Así lo cumplió.

Una vez ganada su confianza, la procesada habría contactado de nuevo con él, proponiendo la misma operación, pero poniendo sobre la mesa una rentabilidad muy superior: 3.000 euros. Eso sí, en el contrato debía figurar una cantidad menor a la verbalmente acordada. Tres meses después, en lugar de devolver la inversión, habría propuesto colocarla en nuevos nichos de rápido beneficio, ofrecimiento que, entiende el Ministerio Público, fue aceptado.

Así se fueron suscribiendo sucesivos contratos de préstamo-inversión, con intereses de entre 50 y 3.000 euros, a los que la acusada siempre hizo frente.

Fue en marzo de 2015 cuando el denunciante reclamó por primera vez recuperar parte de los fondos. Ante su insistencia, Gloria «redobló la ficción», según señala el escrito de la Fiscalía, prometiendo mayores rentabilidades, lo que convenció a la víctima, que tras rubricar varios nuevos contratos y siendo siempre satisfechos los compromisos, acabó por invertir un capital de 44.000 euros de los que ya no volvió a saber nada.

Finalmente denuncia

El Ministerio Público sostiene que «la acusada hizo caso omiso a las peticiones de que devolviera el dinero alegando variadas excusas no aceptadas por el perjudicado, motivo por el que le fue haciendo entrega de pequeños importes para acallar sus demandas, hasta que finalmente denunció en febrero de 2020». El fiscal le imputa un delito continuado de estafa y otro de apropiación indebida.

La acusación particular, representada por la letrada Eva Parra, solicita para una pena de 4 años de prisión, una multa de 10 euros diarios durante diez meses y una indemnización de 36.450 euros.

Etiquetas
Comentarios