Despliega el menú
Zaragoza

borrasca filomena

Rescates tras horas aislados en la nieve: "Cuando nos vieron llegar, la madre del bebé rompió a llorar"

Los bomberos de la DPZ y de Zaragoza y los agentes de la Guardia Civil han trabajado con ahínco para ayudar a las personas atrapadas por la nieve caída este fin de semana y solventar las incidencias.

Los bomberos de la DPZ David Martínez, derecha, y Eduardo Pérez en el parque de bomberos de La Almunia.
Los bomberos de la DPZ David Martínez, derecha, y Eduardo Pérez en el parque de bomberos de La Almunia este martes.
E. P.

Carreteras aisladas, coches atrapados en la nieve, pueblos incomunicados... Muchas son las incidencias que ha dejado este fin de semana la borrasca Filomena a su paso por Aragón y que se han vivido con gran preocupación entre los bomberos y los Cuerpos de Seguridad del Estado que han trabajado día y noche en solucionarlas. "Son días muy ajetreados. Las inclemencias tan grandes ocasionan muchos problemas en carretera", apunta Eduardo Pérez, bombero de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) en el parque de La Almunia de Doña Godina desde hace 17 años.

El pasado sábado, este bombero estaba de guardia junto a su compañero David Martínez, también con 17 años de profesión a sus espaldas. Toda la mañana estuvieron abriendo paso con la quitanieves en las carreteras provinciales en la zona de Daroca. "Hubo muchas salidas de vía; había tanta acumulación de nieve que llegó un momento en que no podían continuar. A la vez que íbamos con el quitanieves, tirábamos de la gente atrapada", recuerda. 

Una vez regresaron ya de noche al parque de bomberos para repostar el camión y hacer varios trabajos, recibieron un aviso en Torralbilla de una familia de cinco personas -entre ellos una niña de un año- aislada por la nieve dentro de un coche. "Antes de llegar nos avisaron vía emisora de que había una patrulla de la Guardia Civil aislada al ir al rescate de esta familia. Cuando llegamos, nos encontramos con que eran dos los vehículos del Instituto Armado atrapados por la ventisca. Hacía una noche horrible", cuenta.

Entre 4 y 5 horas aislados

También les sorprendió que la familia, que venía de Zaragoza y quería llegar a Mainar,  estaba desde las 16.30 atrapada en la carretera."Llevaban entre 4 o 5 horas aislados. Cuando nos vieron llegar con la quitanieves, la madre de la criatura rompió a llorar; me imagino que del mismo nerviosismo. Te ves con un bebé aislado, la noche que se ha echado encima, el frío... Te dan las gracias mil veces. Son caras de satisfacción y de alegría; de que no te ves solo", dice este bombero, que señala que remolcaron su vehículo hasta la A-23. "Los acompañamos hasta que estuvieran en un sitio seguro".

Por su parte, David Martínez destaca que gracias al camión quitanieves los pudieron rescatar. "Como todo el mundo, he vivido el temporal con preocupación. Por un lado es una experiencia bonita porque el hecho de colaborar y ayudar a la gente cuando te necesita, te gusta", afirma.

De Moyuela al Servet por un fuerte dolor en el pecho

Un poco antes del servicio de Torralbilla, los Bomberos de la DPZ fueron requeridos para trasladar hasta el Hospital Miguel Servet de Zaragoza a un vecino de Moyuela con un fuerte dolor en el pecho, que podía deberse a una patología cardiaca. Florencio Pascual -jefe de intevención de la zona centro de los Bomberos de la Diputación- fue quien estuvo al tanto de todo el operativo desplegado el sábado. "Teníamos que ir a buscar a la ambulancia del 061 a Belchite, abrile camino hasta Azuara, coger al médico de guardia y dirigirnos con él a Moyuela. La ambulancia tuvo un problema con las cadenas y se quedó tirada. Salimos dos vehículos: una quitanieves -que fue abriendo paso porque no paraba de nevar- y un vehículo de intervención rápida (VIR)", explica.

Una vez en Moyuela, el médico decidió que había que llevar "sí o sí" a este vecino hasta el hospital y todos ellos pusieron rumbo a Zaragoza en el VIR. El servicio duró en total, tal y como indica, alrededor de seis horas: más del doble de lo que cuesta habitualmente. "Aunque se había pasado con las quitanieves, no dejaba de nevar. En media hora y una hora se vuelve a cubrir de nuevo la carretera", afirma Pacual, quien resalta la tranquilidad que dan a las personas que van a ayudar. "Cuando te ven llegar y que, además, lo vas a evacuar, les trasmitimos una tranquilidad increíble", añade.

"Cuando te ven llegar y que, además, los vas a evacuar, les transmitimos una tranquilidad increíble"

El jefe de intevención de la zona centro de los Bomberos de la DPZ hace un balance "positivo"del trabajo desarrollado por todos los compañeros durante la borrasca Filomena. "A pesar de que -como es conocido en la Diputación- los medios son últimamente muy escasos y está muy poca gente, a base de personas que estaban de fiesta y que fue activada con cáracter excepcional para cubrir el temporal, conseguimos tener una plantilla mínima", subraya. "Con el esfuerzo y el compromiso de todos compañeros y teniendo los medios mecánicos necesarios, conseguimos dar solución a la mayoría de las situaciones que se dieron. Las urgentes se cubrieron todas con total normalidad. Y se limpió el 85%-90% de las carreteras competencia de la DPZ  que teníamos que limpiar", concluye.

David Galve, jefe de intervención de los Bomberos de Zaragoza, junto al alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón.
David Galve, jefe de intervención de los Bomberos de Zaragoza, junto al alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón.
Daniel Pérez

También David Galve, jefe de intervención de los Bomberos de Zaragoza, se muestra satisfecho por como ha funcionado todo el operativo puesto en marcha desde el Ayuntamiento ante la borrasca Filomena. "Ha sido muy positivo el trabajo de coordinación con todos los servicios municipales a tiempo real y, a la par, un trabajo muy intenso ", cuenta.

Los puntos clave de Zaragoza

Galve forma parte del gabinete de crisis del plan de emergencia municipal por el temporal y ha coordinado los medios y también las intervenciones propias de los Bomberos. "En los primeros momentos, se priorizaron los puntos clave de la ciudad: los cinturones, las avenidas principales... Se resolvió una malla básica para permitir una circulación de urgencia. Se potenciaron los servicios públicos, que el transporte público estuviera funcionando, se coordinaron con Policía, servicio de limpieza, infraestruturas... Fue una coordinación importante. Contratamos muchísimos medios y reforzamos bomberos, ambulancias y el puesto de mando para una buena gestión del plan de emergencia", dice.

"Ha sido muy positivo el trabajo de coordinación con todos los servicios municipales del Ayuntamiento de Zaragoza a tiempo real y, a la par, un trabajo muy intenso"

Para él, ha sido una experiencia "muy positiva" y hace hincapié en el "gran esfuerzo" que han hecho para solventar las situaciones ante la gran nevada."Se ha dado un paso más adelante con la aplicación informática. En tiempo real conocíamos dónde estaba trabajando todo el mundo y lo podíamos redireccionar a los sitios más clave. Seguro que todavía se puede sacar más jugo a las herramientas de gestión", asegura.

EN VÍDEO: Imágenes de alguna de las intervenciones de los bomberos de la Diputación de Zaragoza por la borrasca Filomena.

Rescate de la Guardia Civil de Utebo

Por otro lado, la Guardia Civil también ha tenido que intervenir en distintos rescates de personas en la Comunidad. Una de las actuaciones tuvo lugar el sábado por la noche en el camino de la  paridera de Casellas, frente a Arcosur en el término municipal de Zaragoza. Tal y como explica Jairo Núñez, del puesto deUtebo y que intervino junto a su compañero Pedro Aparicio, acudieron a auxiliar a un matrimonio con dos niños pequeños que estaban bloqueados en dicho camino debido a que la furgoneta en la que viajaban quedó atascada por la nieve.

"La mujer estaba muy nerviosa. Llevaban mucho rato ahí y su servicio de asistencia de carretera no se hacían cargo. Cuando nos vieron se pusieron muy contentos. Nosotros intentamos remolcar la fugoneta con nuestro vehículo, pero al final no pudimos. Los llevamos a su casa, en Garrapinillos, en nuestro coche oficial. Al tratarse de niños más pequeños, aún es más reconfortante; fue más alegría", señala Núñez, que también han tenido mucho trabajo este fin de semana ayudando a gente atascada en la carretera.

Mientras tanto, el bombero Eduardo Pérez pide prudencia a los ciudadanos ante el peligro que supone ahora el hielo acumulado en calzadas y vías. "Hay unas placas de hielo muy grandes por las carreteras y calles de los pueblos. Que la gente mayor no salga de casa porque lo más normal es que haya caídas", avisa.

Consulta aquí toda la información sobre los efectos de la borrasca Filomena y el frío polar

Etiquetas
Comentarios