Despliega el menú
Zaragoza

comarcas

La nueva sede de la Asociación Alto Jalón ultima su apertura y busca financiación

El Silo, semillero social, se ubica en el antiguo granero de Ariza y su reforma se inició el pasado octubre.

Sergio Enguita e Isabel Renieblas, en una de las salas habilitadas en la nueva sede.
Sergio Enguita e Isabel Renieblas, en una de las salas habilitadas en la nueva sede.
JMACIPE

Centro de tiempo libre infantil, apoyo escolar para niños de primaria y secundaria, apoyo a personas adultas, talleres para mayores. Todas estas propuestas van a tener un techo común en Ariza: El Silo, semillero social que será la nueva sede de la Asociación socio-cultural Alto Jalón. Se trata de una parte del antiguo granero del silo con el que contaba la localidad a los pies de las vías del tren, con cerca de 200 metros cuadrados en los que se han habilitado cuatro salas, una oficina, un pequeño almacén y los servicios, anexo a la gran mole que acoge la sede de la Oficina Comarcal Agraria (OCA) del Gobierno de Aragón.

«La asociación lleva 25 años realizando sus actividades de forma dispersa en varios locales alquilados y cuando quedó vacío empezamos a hablar con el Ayuntamiento para saber la propiedad y solicitar la cesión para centralizar todo aquí y dar más calidad», recuerda la presidenta de la entidad Isabel Renieblas. El primer planteamiento se hizo en 2017, pero fue en 2019 cuando recibió el impulso definitivo: el Adri Calatayud-Aranda -la asociación de desarrollo rural de la zona- les concedió una ayuda para financiar el 70% de las obras de acondicionamiento, cuyo presupuesto inicial ascendía a 45.000 euros.

Para cubrir el resto de la inversión necesaria, la asociación está preparando el lanzamiento de una campaña de recogida de fondos abierta a toda la ciudadanía. «Con la pandemia todo se ha visto retrasado por el tema burocrático, pero conseguimos arrancar la reforma en octubre y ya la tenemos acabada a falta de la luz», explica Renieblas, también integrante de la entidad. A eso se añadirán varios retoques decorativos para acabar de darle «calidez». Por el momento, ya están habilitada su zona de administración, dos salas -incluidos juguetes y mobiliario- para dar el servicio de centro de tiempo libre para 58 niños desde los 3 a los 12 años y otras dos salas de reuniones, de las que una se equipará con ordenadores. «Damos apoyo escolar para niños de primaria y secundaria y también clases de español, para conseguir la nacionalidad, de uso de tecnología y labor de gestoría con temas burocráticos y de certificado digital», detalla Sergio Enguita, miembro de la junta de la asociación.

Pero ahí no queda todo, en mente tienen la idea de habilitar una parte para llevar a cabo talleres de bricolaje básico (fontanería, carpintería y electricidad) y su particular joya de la corona: un espacio ‘coworking’. «Lo teníamos previsto desde hace años, pero el coronavirus nos ha dado el empujón. Queremos hacer ver que se puede facilitar la vuelta de la ciudad al pueblo ofreciendo un servicio de calidad, con fibra óptica, y un espacio acogedor», subraya Enguita.

Además de lo que organizan en la localidad, su labor se extiende a pueblos cercanos como Bordalba, Cabolafuente, Torrehermosa, Cetina, Alconchel y Monreal de Ariza. «Hacemos talleres de mejora y estímulo cognitivo con personas mayores y nos desplazamos a los pueblos. Hay 47 usuarios y últimamente nos piden que les ayudemos a manejarse con Whatsapp y con las videollamadas», reconoce Renieblas.

Memoria viva

El libro ‘Historias para el recuerdo, memoria de nuestros mayores’ es otro de los proyectos puestos en marcha por la Asociación Alto Jalón y está a la venta por 19 euros. Esta obra recoge los talleres de memoria realizados entre 2000 y 2005 con varias personas mayores de la localidad y que plasmaron editando la revista «Protagonistas».

Para ello han rodado un vídeo y han habilitado un formulario para reservar los ejemplares. Todo lo recaudado se destinará a proyectos de interés social.

Etiquetas
Comentarios