Despliega el menú
Zaragoza

TRIBUNALES

Un violento altercado sienta en el banquillo a dos manteros y un policía

Uno de los inmigrantes asegura que el agente le golpeó en la cabeza con la culata de su pistola, pero él lo niega

Un grupo de manteros, por la calle Alfonso de Zaragoza
Un grupo de manteros, por la calle Alfonso de Zaragoza
José Miguel Marco

La Audiencia Provincial juzgará el próximo 13 de enero a dos manteros y a un agente de la Policía Local de Zaragoza por el violento altercado que se produjo el 13 de octubre de 2017, en pleno centro de la capital aragonesa, que celebraba las Fiestas del Pilar. Por aquellos hechos, que fueron investigados por el Juzgado de Instrucción número 6, la Fiscalía solo ha presentado cargos contra los dos inmigrantes, a los que acusa de un delito de atentado y para los que solicita sendas penas de 16 meses de prisión, así como varias multas y la consiguiente indemnización. Sin embargo, el colectivo Derechos Civiles 15M Zaragoza se personó también en la causa y ha logrado sentar en el banquillo a uno de los policías, para el que pide prisión por un delito de lesiones y otro contra la integridad moral.

"Los investigados no solo ofrecieron resistencia tratando de huir en todo momento, sino que también les acometieron provocando con ello lesiones de carácter leve en los agentes", decía la magistrada encargada de las pesquisas en un auto fechado el 5 de octubre de 2018. Sin embargo, los manteros, Souleymane y Serigne, dieron una versión completamente opuesta sobre lo sucedido.

Revuelo en la plaza de Paraíso

Según los investigados, los dos agentes implicados en el altercado vestían "de paisano" e iban persiguiendo a un grupo de manteros desde los soportales de la sede de Ibercaja, en la plaza de Paraíso. Los encausados aseguran que se produjo tal revuelo que varias motos y alguna viandante acabaron en el suelo. Según Souleymane, fue entonces cuando uno de los funcionarios de la Policía Local de Zaragoza utilizó la culata de su arma reglamentaria para golpearle con ella en la cabeza.

Durante la fase de instrucción, la jueza dijo que no existían "indicios racionales" que permitieran atribuir al agente la agresión. Sin embargo, los letrados que defendían los intereses de los manteros presentaron un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial y la Sección VI mantuvo la acusación contra el policía, que acabará sentándose también la próxima semana en el banquillo.

Dado el número de implicados y de testigos, el tribunal ha previsto celebrar el juicio en dos sesiones, los días 12 y 13 de enero.

Etiquetas
Comentarios