Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza Vivienda cumple su función, aunque identifica incumplimientos de legalidad y de gestión

Un informe de fiscalización de la Cámara de Cuentas de Aragón sobre la sociedad municipal Zaragoza Vivienda valora que cumple satisfactoriamente su función de proporcionar vivienda social, aunque 

Las ayudas a la rehabilitación de viviendas gestionadas por a Sociedad Municipal Zaragoza Vivienda han recibido 283 solicitudes.
Las ayudas a la rehabilitación de viviendas gestionadas por a Sociedad Municipal Zaragoza Vivienda han recibido 283 solicitudes.
José Miguel Marco

La sociedad municipal Zaragoza Viviendacumple satisfactoriamente su función de proporcionar vivienda social, según un informe de la Cámara de Cuentas de Aragón, que no obstante ha identificado incumplimientos de gestión y de legalidad y hace once recomendaciones generales de mejora y del programa de vivienda social en Zaragoza, en particular.

La Cámara de Cuentas de Aragón ha aprobado el informe de fiscalización de la sociedad municipal Zaragoza Vivienda de los ejercicios 2017 y 2018 y ha concluido que cumple "satisfactoriamente" con la principal misión de su objeto social: proporcionar una vivienda digna de alquiler a un precio asequible a personas con escasos recursos.

Sin embargo, advierte de varios incumplimientos de legalidad, entre ellos en materia de gestión de personal por la elevada temporalidad de sus trabajadores, el 49 % de los 102 con los que contaba la sociedad en 2018, superando algunos contratos temporales el plazo máximo previsto legalmente.

Por otro lado, el análisis de los contratos de la sociedad revela, entre otros incumplimientos, un gasto de 2,75 millones de euros contraído sin haber seguido los procedimientos legales que regulan la contratación pública, en los dos ejercicios revisados.

La actividad de la sociedad se divide en cuatro áreas: atención a situaciones de emergencia habitacional, ampliación del parque de vivienda social, fomento de la rehabilitación de vivienda privada y gestión del parque de vivienda social.

Para desarrollar estas actuaciones incluidas en su objeto social, el Ayuntamiento de Zaragoza aportó a la sociedad municipal 13,4 millones de euros en 2017 y 15,2 en 2018.

Los auditores señalan que los retrasos en la ejecución de inversiones presupuestadas han generado "abultados saldos de tesorería" por importes de 9,7 millones en 2017 y 12,7 millones en 2018.

Según se recoge en el Informe de la Cámara, en 2018 Zaragoza Vivienda gestionaba 2.385 viviendas, la mayoría, situadas en los distritos Actur-Rey Fernando, Casco Histórico, Torrero y Oliver-Valdefierro, de las cuales, 596 estaban cedidas por particulares o entidades financieras a través del programa de captación de vivienda vacía.

En los años fiscalizados, el precio medio del alquiler por una vivienda de 70 metros cuadrados era de 260 euros al mes, un 30 por ciento inferior al precio medio de mercado de viviendas de similares características y ubicación.

Ninguna persona o familia paga más del 30 % de sus ingresos y, en todo caso, existe una renta mínima de 85 euros al mes.

La diferencia entre el precio oficial y estos límites se cubre mediante una subvención directa en el recibo del alquiler financiada por el Ayuntamiento de Zaragoza.

En 2018, el importe total concedido ascendió a 1,7 millones y el número de personas beneficiadas fue 2.687.

Perfil del arrendatario

El perfil medio del arrendatario es de una mujer española, de entre 41 y 60 años, con estudios primarios, trabajadora, que vive sola y con unos ingresos inferiores a 10.000 euros al año.

A 31 de diciembre de 2018, 3.261 personas estaban en lista de espera para acceder a una vivienda de alquiler social.

Faltan herramientas de contabilidad

Según el Informe de la Cámara, Zaragoza Vivienda carece de una herramienta de contabilidad analítica que permita asignar correctamente los costes directos e indirectos de las actividades que realiza.

La sociedad tampoco dispone de indicadores para medir la evolución del coste de actividades concretas y comparar con otras entidades de similar objeto social.

La Cámara ha calculado este coste y ha determinado que el coste de una mediación de emergencia sería de 2.527 euros y el de la gestión del alquiler de una vivienda o local social, de 3.635 euros.

Los auditores llaman la atención sobre el uso de distintas bases de datos (viviendas, inquilinos, recibos de alquiler y ayudas) que ofrecen información útil sobre el número de viviendas gestionadas, sus características, el perfil del inquilino, la lista de espera o la morosidad, pero que no están conectadas entre sí, lo que obliga a realizar operaciones manualmente con el consiguiente riesgo de errores y pérdida de información.

Además de las recomendaciones para corregir los incumplimientos señalados, la Cámara indica que la sociedad debe modernizar sus herramientas de gestión para ser más eficiente y recomienda a Zaragoza Vivienda mayor coordinación y colaboración con otras entidades públicas aragonesas para optimizar recursos y unificar criterios en la prestación de este servicio.

También le sugiere un estudio sobre la necesidad real de vivienda social de alquiler, el establecimiento de un registro único de vivienda en Aragón y reforzar el programa de captación y movilización de vivienda vacía.

Etiquetas
Comentarios