Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Gastronomía

negocios en la era covid

Bar Riga, en Alagón, pasión y arte para afrontar la pandemia: "En tiempo de crisis toca agudizar el ingenio"

El establecimiento de Alagón abrió sus puertas hace 21 años. Hoy, Mariano Ríos, trata de hacer frente a la crisis sanitaria con una amplia oferta gastronómica y cultural: "Es mejor abrir y perder que quedarse en casa dándole vueltas a la cabeza".

Mariano Ríos, en el bar Riga de Alagón
Mariano Ríos, en el bar Riga de Alagón
Camino Ivars

Corría el año 1999 cuando Mariano Ríos (54) decidió cumplir el sueño de su vida y abrir su propio establecimiento hostelero, el bar Riga, ubicado en el número 8 de la avenida de Zaragoza de Alagón. “Era la profesión a la que me había dedicado toda la vida -desde los 13 años-, quería dedicarme a lo que me apasiona, para mí era un sueño hecho realidad”, afirma el hostelero.

Sin embargo, la llegada de la crisis sanitaria ha puesto contra las cuerdas a los profesionales del sector de la hostelería, también en el medio rural. “Desde el pasado mes de marzo es inviable mantener un negocio de estas características. No salen las cuentas. La mayoría de los que seguimos adelante lo hacemos por amor a lo que hacemos y porque es mejor abrir y perder que quedarse en casa dándole vueltas a la cabeza”, admite Ríos.

En su opinión, más que sobrevivir, el objetivo de estos meses ha sido “perder lo menos posible”. “Un nuevo aumento de casos y la adopción de nuevas restricciones podría suponer el cierre de muchos negocios, no solo bares y restaurantes”, recuerda.

En su caso, tras haber enviado al 50% de su plantilla al ERTE, limitar aforos y adoptar las medidas sanitarias marcadas en cada una de las fases, Ríos ha decidido apostar por dos de sus grandes pasiones: la gastronomía y la cultura, para diferenciarse y tratar de capear la crisis sanitaria. “En tiempos de crisis toca agudizar el ingenio, y qué mejor manera de hacerlo que uniendo fuerzas con otro de los sectores más castigados por la pandemia como es el de la cultura”, afirma el hostelero.

Exposición de pintura en el bar Riga de Alagón
Exposición de pintura en el bar Riga de Alagón
Camino Ivars

Aunque el hecho de que el Riga se convierta en punto de encuentro cultural en el municipio zaragozano no es una novedad pues es algo por lo que Mariano apuesta desde el momento en el que abrió las puertas de su local hace más de dos décadas. En los últimos años, en este establecimiento se han llevado a cabo recitales de poesía, presentaciones de libros, conciertos, conferencias y cenas con charlas literarias: “En un bar, el negocio se lleva de barra para adentro; fuera se pueden hacer muchas cosas”.

Además, visto que en tiempos de pandemia cualquier detalle puede convertirse en un hecho diferenciador y, sobre todo, en un plus para los residentes de la zona, el Riga ha querido mantener esta apuesta más viva que nunca, reivindicando la importancia de la oferta cultural también en el medio rural. “Alagón es cabecera de la comarca de la Ribera Alta del Ebro y damos cobertura en muchos aspectos a los otros 16 municipios. Para quienes vivimos aquí, el hecho de ir a una exposición o una obra de teatro requiere ir de propio a la ciudad. Se trata de traer esta oferta cultural hasta la puerta de casa”, asevera.

De hecho, el pasado lunes, 28 de diciembre, inauguraba una completa exposición de arte organizada por Montse Navarro, de la Galería A del Arte, que cuenta con más de una veintena de obras de artistas aragoneses como José Beulas, Eva Armisen, Severino de Llanza o Natalia Bayo, entre otros.

Exposición de pintura en el bar Riga de Alagón
Exposición de pintura en el bar Riga de Alagón
Camino Ivars

La importancia de apoyarse entre los pequeños

En cuanto a la oferta gastronómica, además de adaptarse al formato ‘take away’ -que, en un pueblo, tampoco da para mucho, admite-, Ríos ha optado por mantener su carta de tapas, raciones, bocadillos y platos combinados, así como su menú del día. “Hacemos comida tradicional, la de la abuela de toda la vida. Es lo que nos gusta y lo que sabemos hacer”, reivindica.

“Antes de marzo nos habría parecido impensable cerrar los bares un viernes a las 8 de la tarde. Estamos atravesando una situación precaria y económicamente no da para cubrir gastos. La devolución de los ICO en marzo, sin ayudas, podría ser un descalabro”, opina. Y aunque admite que es mejor poder ir trabajando, “aunque sea poco”, reconoce que siente una gran incertidumbre en torno a lo que pueda ocurrir los próximos meses.

Mariano Ríos, en el bar Riga de Alagón.
Mariano Ríos, en el bar Riga de Alagón.
Camino Ivars

Además, recuerda que el pequeño comercio está sufriendo tanto o más que el sector de la hostelería, por eso aboga por el apoyo mutuo y la solidaridad en tiempos de pandemia. “Todo lo que necesito lo compro en el comercio de siempre. Yo no conozco al dueño del supermercado, conozco al carnicero, al frutero y al pescatero. Ahora más que nunca tenemos que apoyarnos en todo lo que podamos”, reivindica. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión