Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

aragón

La crecida del Ebro llega hoy a la ribera baja sin provocar daños en Zaragoza

El agua solo rebasó un dique, en Boquiñeni. Los alcaldes de las riberas alta y baja piden que se limpie el cauce.

Crecida del río Ebro a su paso por Zaragoza
Crecida del río Ebro a su paso por Zaragoza
Oliver Duch

La punta de la crecida ordinaria del Ebro llegará hoy a la ribera baja después de pasar por la capital aragonesa, donde ayer llegó a registrar 1.133 metros cúbicos por segundo sin provocar daños ni incidencias. Ni el cuerpo de Bomberos ni Protección Civil intervinieron en achiques, rescates u otro tipo de actuaciones derivadas de la riada.

Tampoco los bomberos de la Diputación Provincial acudieron a los municipios de la ribera alta, donde la ‘puntada’, como popularmente se conoce en la zona al momento álgido de las crecidas, no provocó complicaciones, más allá de la anegación de los terrenos de cultivo más cercanos al cauce.

Solo un dique fue rebasado en Boquiñeni, donde se inundaron unas choperas. «Pero el casco urbano ha estado seco todo el día», matizó el alcalde, Juan Manuel Sanz. Su homólogo en Cabañas, Pedro Sanz, comparte balance de daños: «unas choperas y unas veinte hectáreas de cultivo».

En Pradilla también pasaron una jornada «tranquila», en palabras del regidor, Raúl Moncín. «Hemos amanecido con el Ebro a 5,4 metros de altura, pero poco a poco ha ido bajando. Se ha inundado, como siempre, el campo de fútbol y el parque, y unas 50 hectáreas recién sembradas», dijo.

Gallur, Novillas,... la normalidad reinó en toda la ribera alta, a excepción de las tierras en las que entra agua a la mínima riada.

Aguas abajo de Zaragoza capital se mostraban tranquilos. El portavoz de Asafre, Alfonso Barreras, auguró que los daños «no serán mayores que los de la ribera alta» y explicó que «se estaban cerrando las tomas de desagüe de las comunidades de regantes».

Desde Protección Civil en la comarca de la Ribera Baja dijeron estar «preparados para lo que ocurra». «Vamos siguiendo los niveles a través de la aplicación de la Confederación y estamos coordinados, pero esta riada, que recordemos es ordinaria, debería pasar sin pena ni gloria», matizaron.

La alcaldesa de Pina de Ebro, Mercedes Abós, espera que «únicamente se aneguen las zonas consideradas inundables».

Todos los regidores coincidían ayer a la hora de pedir la limpieza del cauce fluvial y el refuerzo de las motas y diques en sus pueblos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión