Despliega el menú
Zaragoza

Reclaman 25.700 euros al dueño del edificio de Juslibol del que desalojaron a 13 vecinos

Los demandantes exigen esa cantidad por daños y perjuicios. El acusado dice que "no es propietario, sino comercial".

Desalojo de un edificio en el barrio de Juslibol, en el número 39 de la plaza Mayor.
Desalojo de un edificio en el barrio de Juslibol, en el número 39 de la plaza Mayor.
Guillermo Mestre

Trece vecinos abandonaron el 11 de febrero, a toda prisa, sus viviendas en un edificio de Juslibol debido al peligro inminente de derrumbe. Diez meses más tarde y en plena pandemia, tres de ellos han comenzado un proceso judicial con el objetivo de que el propietario y arrendador resarza los daños y perjuicios derivados del suceso, en el que los moradores perdieron pertenencias y tuvieron que buscar un techo alternativo, entre otros contratiempos.

La vista previa se celebró este jueves en el Juzgado de Primera Instancia número 9 de Zaragoza. Los tres demandantes, representados por el letrado Mariano Mata, solicitaron un total de 25.700 euros más intereses a Andrés F., propietario del edificio ubicado en el número 39 de la calle Mayor y las empresas inmobiliarias bajo titularidad del propio arrendador, así como a la aseguradora como responsable subsidiaria.

El abogado del acusado lo descargó de toda responsabilidad y planteó que "no es propietario" de las mercantiles inmobiliarias, sino "comercial" de las mismas.

La aseguradora, a través de un representante legal, indicó que "el derrumbamiento de una comunidad de propietarios por vicios constructivos no es objeto del seguro de comunidades".

La empresa también apuntó que el propietario avisó a los inquilinos "del peligro del hundimiento de parte del suelo de la planta baja del inmueble" quince días antes de que se produjera, por lo que no cabría reclamación económica por los muebles y otros bienes y objetos personales que no se pudieron recuperar, ya que "tuvieron plazo suficiente para alquilar otra vivienda y proceder a la mudanza" de sus distintas pertenencias, para lo que solo tuvieron el cuarto de hora que les marcaron los bomberos. El juicio se celebrará el próximo 15 de abril en la Ciudad de la Justicia de la capital aragonesa.

Con lo puesto

Los trece inquilinos, tanto los que tenían un contrato de alquiler como los que habían okupado varias de las viviendas, tuvieron que salir a toda prisa después de que las grietas que se desplegaban por el edificio comenzaran a agrandarse. "Me empecé a preocupar muchísimo porque aquello no era normal, así que grabé un vídeo, lo llevé al Ayuntamiento y me fui a trabajar. Al rato nos comunicaron que se cerraba el edificio y que tenía que abandonarlo todo el mundo", contaba este jueves Natalia Martínez, una de las afectadas y demandantes. "A los cuatro días nos llamaron para decirnos que podíamos ir a nuestra casa a coger los enseres personales, pero apenas nos dieron unos minutos, nos fuimos con lo puesto. Dejamos muchas cosas dentro".

Etiquetas
Comentarios