Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

Inquietud en Delicias por la ampliación que multiplicará el aforo de la discoteca Dubai

Los propietarios han conseguido la licencia para anexionar un local de la calle Rioja y poder quintuplicar el aforo, una ampliación que los vecinos rechazan de plano y contra la que ya preparan movilizaciones.

Fachada de la discoteca Dubai.
Fachada de la discoteca Dubai.
L. R.

El historial de quejas vecinales que ha generado la discoteca Dubai, en el barrio de Delicias, es largo y se remonta a su apertura en el año 2017. Incluso ahora que el establecimiento permanece cerrado por las restricciones sanitarias vuelve a ser noticia. En esta ocasión, debido a las obras que se están llevando a cabo para anexionar un local de la calle Rioja y que permitirán a la discoteca quintuplicar su aforo. Los trabajos comenzaron hace aproximadamente tres semanas y está previsto que finalicen dentro de cuatro o cinco meses.

Las reacciones de los vecinos de la zona no se han hecho esperar, incluso preparan movilizaciones para mostrar su descontento. “Es una vergüenza. Somos cientos de vecinos los que no lo entendemos. Tendrían que darnos una explicación”, lamenta un residente de la calle Celanova, la vía en la que está ubicado el local. En un futuro, esta parte del establecimiento se utilizará como almacén mientras que la sala propiamente dicha se ubicará en el antiguo Mamá María, un local al que se accedía por la calle Rioja y que abría inmediatamente después de que cerrara la discoteca. Con la anexión de este establecimiento, la Dubai alcanzará un aforo para 476 personas, cuando antes era de 99.

“Estamos recopilando todos los altercados que se han producido en la discoteca o su entorno para volver a remitir un escrito al Ayuntamiento de Zaragoza”, explica el vecino, que teme que se vuelvan a producir escenas como las ya vividas estos años: suciedad en los alrededores, clientes ebrios, peleas e incluso apuñalamientos. Altercados que ya llevaron al Ayuntamiento a decretar el cierre temporal de la sala a finales del año pasado.

El ‘after’ Dubai de la calle de Celanova lleva cerrado desde que enero por quejas vecinales.
El ‘after’ Dubai de la calle de Celanova ha acumulado múltiples quejas vecinales.
Guillermo Mestre

“Es contradictorio que se les impongan sanciones y ahora se les conceda este premio que es todo un caramelo”, lamenta este afectado, que prefiere mantenerse en el anonimato. No obstante, desde el consistorio aseguran que la ampliación se ajusta a la legalidad porque es “un proceso reglado sobre el que el Ayuntamiento no tiene potestad” y que sería ilegal paralizar.

En este sentido, fuentes municipales explican que una vez realizada la ampliación, Urbanismo pasará una inspección “con lupa, de manera estricta” para comprobar que la obra se ajusta a la licencia concedida. Después, los propietarios deberán solicitar la licencia de funcionamiento y si todo está correcto, no quedará más remedio que concedérsela.

Además, el Ayuntamiento recuerda que al haber tenido ya varios expedientes sancionadores, en caso de futuros incumplimientos de la normativa por parte del local, las sanciones serían más graves.

Desde la gerencia de la discoteca aseguran que su compromiso es “evitar todos los problemas posibles” y que el nuevo local se está acondicionando para conseguir “una insonorización total”. El encargado de la Dubai cree que “el 90% de los inconvenientes desaparecerán” porque los generaba el antiguo Mamá María y dice entender los recelos de los vecinos. “A nadie le gusta una actividad como esta bajo su casa, pero estamos abiertos al diálogo para solucionar cualquier tipo de problema que surja”, afirma.

Pero las palabras de los responsables del establecimiento no han servido para calmar los ánimos en el vecindario. Las protestas de los residentes cuentan con el apoyo de la Asociación de Vecinos Manuel Viola, a la que ya han acudido numerosos ciudadanos a trasladar sus quejas. “La gente tiene miedo de lo que pueda suceder. En una zona residencial no se entiende una discoteca tan grande, no parece el sitio adecuado”, consideran desde el colectivo.

Y es que, la asociación advierte de que las afecciones no se limitan a la calle Celanova o Rioja, sino que se extienden hasta la avenida de Madrid, Vía Universitas o las calles Lastanosa y Arias. “Si la discoteca cumple con todas las normativas, no hay problema. El problema es todo lo que acompaña a esa actividad”, concluyen.

Etiquetas
Comentarios