Despliega el menú
Zaragoza
#YoComproEnAragón

restricciones por la covid-19

Largas filas para acceder al rastro de Zaragoza tras completar su aforo

El buen tiempo y la resaca del Black Friday llenan de clientes el mercadillo de La Almozara, limitado a 4.500 personas.

El espíritu del Black Friday ha invadido este domingo el parquin sur de la Expo de Zaragoza. Tanto, que el recinto del mercadillo de La Almozara ha visto cómo se completaba el aforo, fijado en 4.500 personas por las restricciones sanitarias, y se producían, en consecuencia, largas filas de personas aguardando su turno para entrar.

“Llevamos más de un cuarto de hora, no tiene sentido porque se ve que dentro está vacío”, lamentaba Julia Muñoz a las puertas del recinto. “Se ha juntado que hace buen tiempo y que la gente está con ganas de salir, llevamos mucho enclaustrados”, apuntaba a su lado Marisa Allué, una “habitual” del rastro de los domingos.

Como consecuencia de la pandemia, y con el ánimo de mantener algo de actividad para los vendedores, el Ayuntamiento de Zaragoza ha adaptado las restricciones a las directrices que marca el departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón. Tras las últimas modificaciones, han podido instalarse el 75% de los puestos del mercadillo y el 50% del rastro.

En cuanto al número de personas permitido en su interior, se ha reducido de los 5.100 de la últimas semanas a 4.500, ya que, al no estar delimitados entre sí, se producían aglomeraciones en la zona del rastro. “Quizá deberíamos dividir el recinto y tener un aforo distinto cada uno. Dicen que lo hemos superado pero en nuestra zona estábamos muy tranquilos”, comentaba este domingo por la mañana la presidenta de los vendedores del mercadillo, Ester Jiménez. “Ha venido mucha gente que no ha podido entrar y se han dado media vuelta”, lamentaba.

"No nos la podemos jugar, tenemos que ser muy estrictos para garantizar que el mercadillo es un lugar seguro", ha manifestado la concejal de Economía, Carmen Herrarte, que ha destacado el estreno esta semana de mejoras en el recinto, como la megafonía o la instalación de toldos. En este caso, se busca dotar de sombras al parquin para, "en cuanto sea posible", introducir la venta de alimentos frescos. "En Puerto Venecia está funcionando muy bien", ha resaltado la edil.

En cualquier caso, la Policía Local ha velado en todo momento por la seguridad en la zona y no se han producido incidentes a lo largo de una jornada en la que, además, pueden abrir las tiendas y centros comerciales. Tras un sábado de aglomeraciones en el centro de la capital aragonesa, este domingo, los zaragozanos están aprovechando para hacer las primeras compras de la incierta campaña de Navidad con los descuentos del Black Friday.

Etiquetas
Comentarios