Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Calles y comercios llenos en un día de compras "lo más parecido a la normalidad"

Los zaragozanos aprovechan el buen tiempo y las ofertas del Black Friday con un consumo "moderado".

El efecto llamada del Black Friday se hizo este sábado presente en las calles y centros comerciales de Zaragoza, y miles de vecinos aprovecharon los descuentos de esta iniciativa importada y del tiempo apacible para adelantar las compras de la campaña de Navidad más incierta de las últimas décadas por la pandemia. Puerto Venecia, La Torre Outlet, Gran Casa, el paseo de la Independencia o la calle de Alfonso I se llenaron, una sensación «irreal», según algunos comerciantes, ya que en el interior de los establecimientos se mantuvo el aforo restringido al 25%. Como consecuencia, la facturación final registró un consumo «moderado» a la espera de la jornada de este domingo, en la que volverán a subir la persiana.

«Mis hijos lo compran todo por internet, pero yo necesito probarme las cosas, y parece que hay buenos descuentos», comentaba por la mañana Francisco Alonso agarrado del brazo de su mujer, Fina, en Puerto Venecia, donde se volvieron a reproducir retenciones en los accesos. El centro comercial, que ha reforzado la seguridad, limpieza e información estas semanas para atender la demanda prenavideña, volvió a ser uno de los enclaves de compras preferidos de los zaragozanos.

En cualquier caso, el confinamiento perimetral ha restado afluencia a este centro comercial, que suele atraer a miles de clientes del entorno de la capital, e incluso de otras comunidades autónomas. La restricción, de hecho, también se notó en el centro. «Aquí notamos mucho que no vienen los de fuera, es una zona muy turística», advertía Ana García, dependienta de la zapatería Clarks, en la calle de Alfonso I. «La ventas van muy flojas», lamentaba.

Y eso que esta arteria comercial de la capital aragonesa presentó durante buena parte del día un notable ir y venir de gente. «Si no fuera por tener que guardar fila, es lo más parecido a la normalidad», apuntaba Susana Pérez mientras aguardaba su turno para entrar a Tiger.

No muy lejos de allí, en la calle de Méndez Núñez, Ángel Elipe reconocía tras el mostrador de Shuave Shop que, pese a no ofrecer descuentos específicos por el Black Friday, «la afluencia de gente en las calles con actitud de comprar se está notando». Tanto es así que reforzó su plantilla para controlar que no se superaba el aforo de 10 personas permitido en su local.

«Faltan los clientes de fuera»

«La sensación es de que se ha vendido más con menos margen», apuntaba a última hora José Antonio Pueyo, presidente de la Federación de Empresarios del Comercio y Servicios de Zaragoza (ECOS). Según sus estimaciones, el Black Friday permitirá un incremento de las ventas cercano al 5% pese a la pandemia, aunque el ritmo de crecimiento de esta campaña de origen norteamericana y todavía en fase de expansión en España era de dobles dígitos.

A su juicio, «faltan las compras de la gente de fuera» y las que se canalizan de forma ‘online’, al alza este año, todavía más, porque «muchos clientes huyen de los locales por las restricciones sanitarias». En consecuencia, los barrios son los más afectados por este tipo de campañas. «Toda la gente se ha ido al centro, no podemos competir», comentaba Montse Pérez, al frente de una floristería y presidenta de la asociación de comerciantes de San José. Por ello, buena parte del pequeño comercio optará por no abrir sus locales hoy, por lo que se espera gran afluencia, de nuevo, en los centros comerciales.

La ‘app’ que reintegra el 50% del tique suma 15.000 usuarios

La campaña ‘Volveremos si tú vuelves’ puesta en marcha por el Ayuntamiento para incentivar el consumo en el comercio local de Zaragoza comienza a consolidarse y ya son más de 15.000 los usuarios que se han descargado en su móvil la aplicación para beneficiarse de sus descuentos. En concreto, los clientes inscritos logran el reintegro del 50% del importe de las compras que hagan en los establecimientos adheridos a la iniciativa, dinero que podrán utilizar en nuevas operaciones.

De esta forma, el Consistorio quiere dar un empujón al pequeño comercio, que a las dificultades que ya venía padeciendo se han sumado las restricciones sanitarias y la caída del consumo por la pandemia. Tras unos inicios dubitativos, las cifras de la campaña se han disparado estas últimas semanas después de que el Ayuntamiento ampliara la bonificación. Si hasta el 19 de noviembre se habían registrado 3.642 transacciones en el sistema, el acumulado hasta el día 27 alcanzó las 12.804.

Las arcas municipales aportan un millón de euros a esta campaña que, en cómputo global, aspira incentivar hasta 10 millones en compras en el pequeño comercio. Por ello, cada vez son más los establecimientos que se ponen en contacto para adherirse a la iniciativa. Hasta la fecha, la red cuenta con 1.100 comercios.

Etiquetas
Comentarios