Despliega el menú
Zaragoza

DEBATE DEL ESTADO DE LA CIUDAD

Azcón anuncia 11 millones para empezar la reforma de la avenida de Navarra y otras seis calles de Zaragoza

Las obras se ejecutarán gracias a un convenio con Ecociudad, que acudirá a los bancos para financiar la inversión. Afirma que las ayudas de urgente necesidad llegarán a los 16 millones en 2021.

El alcalde, Jorge Azcón, en un momento de su intervención esta mañana.
El alcalde, Jorge Azcón, en un momento de su intervención esta mañana.
Daniel Marcos

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha abierto este miércoles el debate sobre el estado de la ciudad con el mensaje de que los 17 meses de coalición de gobierno han supuesto una ruptura profunda respecto al pasado. “El objetivo central de este gobierno es darle la vuelta a la parálisis en la gestión de los gobiernos anteriores”, ha dicho. Y sobre ese cambio de ciclo ha construido un discurso en el que la atención de las urgencias de la crisis de la covid-19, sobre todo de carácter social, la colaboración publico privada como catalizador de la actividad económica y el estímulo público para impulsar la inversión han dominado su propuesta política. Como guinda, un anuncio: 11 millones de euros para iniciar la reforma de la avenida de Navarra y acometer las de otras seis calles de la ciudad.

Calles de Zaragoza
Calles de Zaragoza
Heraldo

En un clima desangelado por las restricciones de la pandemia (solo estaban en el salón de plenos los concejales, sin medios de comunicación e invitados), el alcalde ha abierto su discurso, más sobrio de lo previsto, en clave política. Y no solo por marcar distancias con su antecesor, Pedro Santisteve, con el mensaje de que el bipartito ha llegado para “resolver los problemas de los ciudadanos a través del diálogo y el acuerdo en vez de crearlos”. En un contexto de acercamiento de Cs al PSOE tanto a nivel nacional como autonómico, Azcón ha destacado la “unidad” de la alianza y el trabajo de la formación naranja, que ha llevado a la coalición a “cumplir el 50%” de sus acuerdos de gobierno”. Y no ha olvidado a Vox, partido al que debe la alcaldía y que ha definido como “una formación responsable”, pese a que minutos antes se había desmarcado del resto de grupos en una concentración en recuerdo a las víctimas de violencia de género.

Sentados los principios políticos, la primera parte del discurso ha girado en torno a contexto económico y sanitario que deja la pandemia, “con las peores cifras de contagios y muertes” en Aragón y en España. Y ante una crisis económica “sin parangón desde la Guerra Civil”, la ciudad se encuentra “en peor situación financiera que el resto de ciudades”, con más de 1.000 euros de deuda por habitante, sin remanentes para encarar la crisis y un lastre de sentencias impagadas, revisiones de precios o infradotaciones de partidas. Por eso, ha recordado su lucha (inconclusa) contra el decreto de ayudas estatales a los municipios, un “despropósito” que dejaba a Zaragoza sin recursos.

Todas las medidas anticovid que se han adoptado están siendo asumidas en solitario, pese a la pésima situación económica de las arcas municipales que nos hemos encontrado”, ha afirmado. Y eso, ha explicado en un déficit en la tarifa del transporte urbano de 22 millones de euros y 35 millones en caída de ingresos. “Un panorama devastador”, ha dicho tras enumerar todos los problemas que ha acarreado la pandemia. Como destello de consuelo, se ha referido al pacto con la mayoría de los grupos (salvo Vox y ZEC) para el acuerdo por el futuro de Zaragoza, que reunió 286 medidas para luchar contra la covid, de las que según sus cuentas un 30% están ejecutadas. Y con esa “mano tendida” ha ofrecido a todos los grupos de la oposición iniciar la próxima semana el diálogo para acordar los presupuestos de 2021.

“Han cambiado nuestras prioridades, pero seguimos fieles a nuestros principios”, ha proclamado. El alcalde ha repasado las medidas adoptadas para paliar los efectos de la pandemia, especialmente en materia social: las ayudas a la alimentación, que se presupuestaron en 4,2 millones y que acabaran este año en 8,8, el segundo albergue en Tenerías, el servicio de ayuda a domicilio, que ha crecido un 163%, la atención telefónica a personas mayores, las campañas solidarias, la protección a las personas sin hogar, el aumento de la asignación al Banco de Alimentos… “Nadie en Zaragoza se quedará nunca sin ayudas de alimentación. Vamos a volcar todo nuestro esfuerzo en que nadie pase hambre en nuestra ciudad”, ha afirmado.

Tras recordar la política de bajada de impuestos (en 2021 se reduce el tipo del IBI un 0,71%), ha subrayado como méritos las bonificaciones fiscales a los colectivos más afectados por la crisis, que en total suponen una merma de ingresos de más de 5 millones, o los 10 millones que se están repartiendo en microcréditos a pymes y autónomos. Y ha asumido que la situación económica hará “imposible” cumplir el objetivo fijado antes de la pandemia de reducir el porcentaje de endeudamiento hasta el 90% de los ingresos corrientes.

Colaboración público privada

Ha hecho hincapié en los esfuerzos desarrollados este año en materia de vivienda, con 6,8 millones para rehabilitación, un acicate para recuperar la inversión y el empleo en tiempos de crisis. También se ha referido con insistencia a la colaboración público privada, “que la izquierda radical demonizó”, con proyectos como La Torre Outlet, Averly o el hospital privado, que ha defendido sin ambages. En este sentido, ha subrayado la labor desarrollada en Urbanismo, con el plan especial de Pignatelli, que el lunes se presentará a los grupos políticos.

Las políticas medioambientales, con la mejora de las infraestructuras de saneamiento o el proyecto piloto del barrio solar, que empezará sus obras en 2021, fueron lo más llamativo. Quedó fuera de su intervención, eso sí,  el proyecto estrella de producción de energía, prioritario antes de la pandemia. También aludió a la captación de fondos europeos, que permitirá impulsar las políticas de rehabilitación y la estrategia verde.

Sin grandes novedades

No ha sido un discurso de grandes novedades. Al margen del proyecto de hacer de Zaragoza la capital de Goya con la Lonja como centro expositivo permanente, que se presentó el martes, solo se anunciaron otros dos planes nuevos que se incardinan en dos de los pilares de su gestión presente: la mejora de la escena urbana y la acción social. Respecto al primer asunto, ha hecho pública una ‘operación calles’ que habilitará 11 millones de euros que permitirán romper la sequía en renovación de viarios de los últimos años. Los fondos, que se activarán a través de un convenio con la sociedad municipal Ecociudad, que buscará financiación bancaria, permitirán iniciar la primera fase de la reforma integral avenida de Navarra, entre la avenida de Madrid y el paseo de Calanda.

Además, se transformarán las calles de San Miguel (entre Arquitecto Magdalena y Comandante Ripollés), Ricla, Reina Fabiola, Latassa, Sixto Celorrio (entre el paseo de la Ribera y plaza de San Gregorio) y Camino de Cuarte (entre la plaza de las Canteras, la calle Alicante y la calle Cabañera). Al margen de este plan, también ha anunciado la reforma de un tramo de la avenida de Cataluña, Predicadores o la plaza de Salamero o la prolongación de Tenor Fleta.

Más ayudas sociales urgentes

El segundo anuncio se ha referido a la acción social, que seguirá siendo prioritaria. Ha confirmado que el conjunto de las ayudas de urgente necesidad, que este año tenían un presupuesto de 9,5 millones, que  cuando acabe el ejercicio alcanzarán los 12,8. No obstante, esta cifra crecerá en 2021 hasta 16 millones. “Nunca el ayuntamiento había destinado tantos recursos a quienes son más vulnerables”, ha dicho.

Si el alcalde ha iniciado el debate en clave política, con mensajes a sus socios, lo ha cerrado con un llamamiento al consenso, tanto con el resto de grupos como con otras instituciones. En este sentido, informó de la próxima bilateral para el primer trimestre de 2021, con el objetivo de desbloquear cuestiones como la financiación de Zaragoza, la Plataforma Logística o el conflicto con los juzgados de la plaza del Pilar. También ha avanzado que próximamente se cerrará un nuevo convenio con la Diputación Provincial para impulsar obras en los barrios rurales.

Azcón se ha despedido pidiendo perdón “por los errores cometidos” y con el agradecimiento a la oposición por “su adecuado comportamiento” en lo más duro de la pandemia. “Zaragoza la construimos entre todos”, ha afirmado. Pero es de suponer que el ánimo de consenso llegará hasta ahí. Mañana jueves, con las intervenciones de los portavoces de los grupos y la réplicas y dúplicas, comenzará el combate dialéctico. Y se acabarán las buenas palabras.

Etiquetas
Comentarios