Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus en aragón

Los presupuestos del Estado dejan a Zaragoza sin fondos extraordinarios frente a la pandemia

Las entregas a cuenta a la ciudad solo crecen un 2,8% frente al 13,8% de incremento del gasto estatal.

El alcalde, Jorge Azcón, y la concejal de Hacienda, María Navarro, en el pleno municipal de este miércoles
El alcalde, Jorge Azcón, y la concejal de Hacienda, María Navarro, en un pleno municipal
FRANCISCO JIMENEZ

Después del fallido intento de negociación del pasado verano, que sigue varado en el Congreso de los Diputados, los Presupuestos Generales del Estado (PGE) no van a convertirse en un bálsamo para los problemas económicos que atraviesa el Ayuntamiento de Zaragoza. Las cuentas estatales no incluyen ninguna de las reivindicaciones municipales, como un fondo incondicionado de 70 millones de euros y otros 20 para atender el agujero del transporte urbano, en línea con las ayudas pactadas en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Aunque el Gobierno central ya ha abierto la puerta a que los ayuntamientos puedan relajar sus limitaciones de gasto y disponer de sus remanentes presupuestarios, Zaragoza no tendrá esa opción dado que los 40 millones que ahorró en 2019 ya están comprometidos para el pago de facturas en los cajones. Las posibilidades de contar con un real decreto estatal que fije aportaciones extraordinarias para los ayuntamientos están atascadas en el Congreso y hasta ahora siempre se han condicionado a la entrega de los ahorros, algo que la capital aragonesa no puede hacer, según el gobierno municipal.

Gastos de personal

Los responsables del Ayuntamiento tendrán que apañarse con los PGE. De momento, los técnicos municipales ya han previsto el incremento de la participación de los ingresos del Estado, que ronda el 2,8% (8,2 millones de euros más). Este aumento está vinculado al incremento de la recaudación de determinados tributos estatales en la ciudad. No obstante, la subida salarial del 0,9% que tendrán los funcionarios ya consumirá unos 2,5 millones de euros. El porcentaje, en cualquier caso, está lejos del incremento presupuestario respecto a 2020, que es del 13,8% en el conjunto del Estado.

El único con suelo que le puede quedar al Ayuntamiento es el reparto de los fondos de recuperación europeos. Según los PGE, las administraciones públicas contarán en 2021 con un total de 34.634 millones de euros, de los que 18.793 millones de euros serán gestionados por las comunidades autónomas, es decir, el 54%. Sin embargo, los 8.131 municipios de España se tendrán que repartir un total de 1.483 millones de euros. Una traslación por población podría implicar unos 20 millones a la capital aragonesa, pero en este momento se desconocen los criterios de distribución.

Para el Ayuntamiento, se trata de un reparto «injusto» que «compromete» la financiación de los municipios. Hay que tener en cuenta que esos 1.483 millones suponen el 4% del total, cuando las entidades locales representan el 15% del gasto público. Hay que tener en cuenta que el Consistorio se encuentra en este momento en los prolegómenos de la tramitación del presupuesto de 2021, que debería presentarse a principios de diciembre para entrar en vigor en enero. Hoy por hoy, fuentes municipales tienen dudas de que Zaragoza pueda contar unas cuentas expansivas para hacer frente a los efectos económicos de la crisis de la covid, en consonancia con las cuentas que ha planteado el Estado o la DGA.

«Es la venganza de Sánchez»

«Los presupuestos del Estado son la plasmación de la venganza política de Pedro Sánchez contra los alcaldes que decidimos plantarle cara y exigir un trato justo para los ayuntamientos y nuestros vecinos», opina el alcalde, Jorge Azcón.

Para el Ayuntamiento, si los presupuestos no se modifican, Zaragoza quedará en «una situación muy complicada». «Pedro Sánchez puso 16.000 millones de euros en los presupuestos a fondo perdido para rescatar la sanidad y la educación en las comunidades autónomas, pero ha decidido no poner un solo euro para rescatar las ayudas de alimentación o el transporte público. No puede ser», declara Azcón.

Sin fondos presupuestarios extraordinarios, el Ayuntamiento aguarda al convenio de financiación que debe firmar con la DGAantes de que acabe el año y a una sorpresa de última hora: la sentencia judicial que condena al Gobierno de Aragón a abonar 33,5 millones de euros, de los que a Zaragoza le quedan por percibir 24,5 millones. No obstante, un recurso judicial al Supremo demoraría el pago al menos dos años.

Etiquetas
Comentarios