Despliega el menú
Zaragoza

movilidad en zaragoza

"Tenemos bicicletas reservadas para mayo de 2021. 'Stock' hay muy poco"

Las tiendas de venta y reparación de bicis de Zaragoza se enfrentan a un problema de desabastecimiento tras el aumento de la demanda tras el confinamiento.

Carlos Ezquerra, dueño de Gran Vía Bikes, en el paseo de Fernando el Católico de Zaragoza.
Carlos Ezquerra, dueño de Gran Vía Bikes, en el paseo de Fernando el Católico de Zaragoza.
José Miguel Marco

El zaragozano David Elvira estaba acostumbrado a coger cada día el tranvía desde Valdespartera -donde reside- para desplazarse al centro oftalmológico en el que trabaja. Eso era así hasta la irrupción de la covid-19. "Ahora voy en bicicleta cuatro veces a la semana para evitar el transporte público. Es un ambiente cerrado con mucha gente", señala Elvira, que reconoce que lo que realmente le "molesta" es el "condicionante social". "No poder quedar con los amigos ni poder dar abrazos", añade.

La crisis sanitaria ha cambiado los hábitos de movilidad de muchos aragoneses, que han recuperado las bicis olvidadas en sus trasteros para moverse por la ciudad o han comprado una nueva para hacer deporte tras los duros meses de confinamiento. "Los deportes que tienen un contacto físico están restringidos y con la bicicleta vas a un metro y medio de distancia", subraya Darío Pillado, copropietario de Ciclos Aragón.

Los establecimientos de bicicletas experimentaron, tras el estado de alarma, un aumento importante tanto en ventas como en reparación y, en estos momentos, se encuentran con problemas de abastecimiento por parte de los fabricantes ante tanta demanda. Es el caso de Gran Vía Bikes, cuyo dueño, Carlos Ezquerra, habla de una media de tres meses de retraso en la entrega. "En la tienda tengo unas 30-40 bicis, pero tiene que coincidir que te guste ese color y sea de tu tamaño. Si la tengo que pedir se retrasa varios meses. Tenemos bicicletas reservadas hasta para mayo de 2021; 'stock' físico hay muy poco. No llegan ni a la tienda para generar ventas. Por suerte, el sector está bastante saneado porque el deporte en sí es algo que está en auge. No obstante, es una venta que en tienda física a veces pierdes por esa falta de existencias", afirma.

A cuenta gotas

Por su parte, Diego Tamé, propietario de Adrenalina Bikes, también resalta que los fabricantes no dan abasto en el suministro de bicicletas y componentes para la reparación. "Llegan a cuenta gotas y están vendidas a clientes que las reservaron con tres meses de media. Y depende del modelo, nos vamos hasta cuatro meses. En cuanto al suministro de piezas y accesorios, nos ha fallado incluso lo básico", dice.

Mientras, Darío Pillado hace hincapié en que el 80% de las bicis que le llegan a su tienda tienen nombre y apellidos y augura un panorama a medio plazo "bastante pesimista" a nivel de ventas ante la posibilidad de que se agoten existencias. "Ahora mismo, es muy difícil que alguien venga y tenga una bici para llegar y coger. Tenemos en lista de espera a muchos clientes. En octubre, todas las que me llegan menos una están vendidas. En diciembre, la mitad están vendidas y en enero, también. Esto no lo habíamos vivido nunca. Lo que se produce está vendido y los fabricantes tienen que repartir entre todas las tiendas a nivel mundial. En todos los sitios pasa lo mismo", sostiene.

"Lo que se produce está vendido y los fabricantes tienen que repartir entre todas las tiendas a nivel mundial. Esto no lo habíamos vivido nunca"

La bicicleta más demanda es la de montaña, cuyo valor oscila entre los 500 y 1.200 euros. A juicio de Carlos Ezquerra su versatilidad la convierte en la favorita para desplazamientos por la ciudad los días laborales y para salir con los amigos a hacer deporte los fines de semana. Asimismo, en Gran Vía Bikes han registrado un incremento del 30% en las ventas de bicis eléctricas (su precio se mueve entre 2.000 y 6.000 euros).

"A nosotros nos solicitan más bicis para deporte; para moverse por la ciudad son de tipo paseo. Tienes que dejarla en algún sitio aparcada y el problema es el robo. No compras una bici de mil y pico euros para dejarla aparcada en medio de la ciudad.  Mucha gente tiene una de deporte y para desplazarse en la urbe, una más antigua", sostiene, por su parte, el copropietario de Ciclos Aragón.

"Desbordados" ante tanta reparación

En cuanto a la otra línea de negocio, la reparación, los establecimientos están "desbordados". De hecho, en Adrenalina Bikes es lo que más ha aumentado, tal y como apunta Diego Tamé. "Las bicis necesitan una actualización o ponerlas en funcionamiento después de mucho tiempo aparcadas", aclara.

Ahora bien, el problema es de nuevo el suministro de piezas. "Hay desabastecimiento de pedales, cadenas... Accesorios en general. Incluso cubiertas de 26 pulgadas de las bicis que se fabricaban hasta ahora son prácticamente imposibles de conseguir", añade Darío Pillado.

Etiquetas
Comentarios