Despliega el menú
Zaragoza

tribunales en zaragoza

La cuidadora juzgada por engañar a una anciana con alzhéimer no será desheredada

La DGA acusaba a la cuidadora de estafa y pedía 8 años de prisión por aprovecharse de la enfermedad de la octogenaria para obligarla a dejarle todos sus bienes

La acusada, junto a su abogado, Javier Osés, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza.
La acusada, junto a su abogado, Javier Osés, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza.
Guillermo Mestre

La Audiencia de Zaragoza acaba de absolver a Damaris N. A. del delito de estafa por el que fue acusada por, presuntamente, aprovecharse de la demencia que sufría la anciana a la que cuidaba para obligarla a dejarle todos sus bienes declarándola heredera universal en su testamento. El Instituto Aragonés de Servicio Sociales (IASS) –que se hizo cargo de la octogenaria cuando un juez decretó su incapacidad– acusaba también a la asistenta de valerse de su condición de autorizada en las cuentas bancarias de la anciana para apoderarse de más 180.000 euros. De ahí que durante el juicio celebrado a mediados de mes solicitara para ella una condena de hasta ocho años de prisión, así como la devolución del dinero presuntamente distraído.

Sin embargo, el tribunal no ha encontrado pruebas «ni directas ni indiciarias» que permitan concluir que la acusada –que llevaba seis años trabajando como interina en casa de Martina, en el barrio de Las Fuentes– engañó a la anciana, que según la sentencia sufre alzhéimer y «tiene anulada su capacidad de autogobierno, tanto de sus bienes como de su persona». Por ello, tal y como pedía la defensa, a cargo del letrado Javier Osés, los magistrados han decidido exonerar a la encausada. Y ello significa que, ni entrará en prisión, ni tendrá que devolver cantidad alguna.

«No ha quedado acreditado que cuando la denunciante formalizó el testamento no tuviera la capacidad legal necesaria"

El IASS pretendía que la Audiencia Provincial declarara nulo el testamento, que se firmó el 16 de agosto de 2016.Pero la Sección Tercera es tajante al respecto: «No ha quedado acreditado que cuando la denunciante formalizó el testamento no tuviera la capacidad legal necesaria, ya que así lo dice el notario. Por tanto, en forma alguna procede declarar nulo dicho testamento».

Absuelta también de abandono

«Yo no saqué nunca ni un solo euro de sus cuentas. No sabía ni que figuraba como titular», declaró Damaris N. S. durante el juicio. Sin embargo, fue precisamente el director de una de las entidades donde la anciana tenía sus ahorros quien puso al tanto a los servicios sociales de la presunta estafa. Cuando compareció como testigo, el responsable de la sucursal dijo que le extrañó que Martina hiciera tantas retiradas de efectivo. Reconoció, eso sí, que él habló una vez con la octogenaria y no la vio desorientada ni le pareció incapacitada. De hecho, sería bastante tiempo después cuando le diagnosticaron la enfermedad.

El IASS también acusó a la cuidadora de abandono por dejar a Martina cada tarde, de las 14.00 a las 19.45, en un centro de convivencia de mayores que no contaba con personal de atención o sanitario. Sin embargo, el tribunal no aprecia delito, ya que la propia directora de la instalación reconoció que eso «lo hacían todos los cuidadores».

Etiquetas
Comentarios